Joe Arpaio rechaza pagar $7.3 millones a abogados tras una demanda por discriminación

EFE | Oct 25, 2013 | 7:30 PM
El alguacil del condado Maricopa, Joe Arpaio, se negó a pagar los gastos de representación de los abogados de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), quienes estimaron en 7.3 millones de dólares los costes judiciales durante la demanda que entablaron contra el alguacil por un caso de discriminación racial.
“En los documentos presentados por los representantes judiciales del alguacil ante el juez, la cifr”
En los documentos presentados por los representantes judiciales del alguacil ante el juez, la cifra es calificada de "exagerada, irracional y redundante" y señala que Arpaio no está dispuesto a pagar esa cantidad.
Debido a que la oficina del alguacil perdió la demanda es responsable de cubrir parte de los gastos de los demandantes, pero los abogados de Arpaio alegan que no han desglosado los costes que atribuyen al caso.
Tras varios años de lucha legal, el mes de mayo el juez federal Murray Snow, declaró culpable a la oficina del alguacil de la acusación presentada en su contra en el año 2007 por discriminar a residentes hispanos, tras una demanda interpuesta por ACLU.
Diversas críticas contra el alguacil
Los demandantes no pidieron ningún tipo de compensación monetaria, sino la presencia de un observador independiente que vigile las acciones de los aguaciles y su relación con la comunidad hispana.
El mes pasado, Snow concedió esta petición a los demandantes y ordenó que cada patrulla cuente con una cámara y lleve un detallado registro de cada detención que efectúa.
Las acciones del alguacil Arpaio han merecido diversas críticas por activistas y defensores de los derechos de inmigrantes, debido a sus continuos operativos en contra de negocios locales y la detención de trabajadores "sin papeles", amparado en la ley estatal de sanciones de empleadores.
Señalan que con frecuencia, los alguaciles decomisan la información de todos los trabajadores y si no son arrestados en el lugar van hasta sus hogares para detenerlos.
©EFE
Commentarios