Inmigrantes de Arizona presionan al presidente del Congreso por la reforma migratoria

Univision.com | Oct 24, 2013 | 9:11 AM

Le piden que envíe al pleno un plan de reforma migratoria que saque de las sombras a millones de indocumentados

Un grupo de 44 inmigrantes y activistas viajó 43 horas en un bus desde Phoenix, Arizona, hasta Washington DC con la esperanza de reunirse con el presidente del Congreso, el republicano John Boehnr, para hablar de la reforma migratoria. Pero fueron rechazados.
“Cuando les dijeron que no los iban a recibir, permanecieron en el pasillo “cantando y orando.”
Cuando les dijeron que no los iban a recibir, permanecieron en el pasillo “cantando y orando. Y juraron que esperarían una semana para hablar con el legislador de Ohio, reportó el sitio Cronkitenews.
"Estamos interesados en hablar en cualquier momento del día que tenga para nosotros, incluso si son cinco minutos. Aceptamos cualquier momento, absolutamente”, dijo Ian Danley, director de los programas de juventud del Neighborhood Ministries con sede en Phoenix.
Danley, quien encabeza el grupo, dijo aseguró que se quedarán en Washington hasta que Boehner los reciba.
El viaje
El grupo salió de Phoenix el sábado y llegó a Washington el lunes. “Lo integran madres, padres, niños y varios dreamers y estudiantes, quienes tienen fe en el movimiento”, dijo dijo Reyna Montoya. Agregó que viajaron para pedirle a Boehner un voto para la reforma migratoria".
El Senado aprobó en junio una ley de reforma migratoria integral que incluye visas, la implementación de severas medidas de seguridad en la frontera y un posible camino a la ciudadanía para los aproximadamente 11 millones de inmigrantes que están ilegalmente en este país, señala Cronkitenews.
Pero el proyecto de ley se estancó en la Cámara, donde Boehner ha dicho que no se apresurará a considerar el proyecto de ley del Senado. En su lugar, considera una serie de medidas pequeñas cada una de las cuales incluye una parte del paquete del Senado.
Plan alterno
A principios de mes, los demócratas de la Cámara trataron de forzar la situación introduciendo una versión mejorada del plan del Senado con cambios a una enmienda de seguridad. Pero para aprobarlo debe ser enviado al pleno y Boehner hasta ahora no ha cambiado de postura.
"El Speaker of de House (Presidente del Congreso) mantiene su compromiso con un proceso paso a paso para arreglar nuestro sistema roto de inmigración", dijo Michael Steel, portavoz de Boehner.
El grupo de activistas de Arizona tenía la esperanza de convencer a Boehner para permitir un voto en el pleno sobre algunos de los proyectos de ley de reforma migratoria que incluye un camino a la ciudadanía. Sin embargo, fueron recibidos en su oficina por un ayudante que se ofreció a entregar sus preocupaciones, pero dijo que la agenda del legislador estaba llena para el martes y que la oficina era demasiado pequeña para dar cabida al grupo integrado por 44 personas.
Tras la negativa, el grupo rezó durante 20 minutos por Boehner y para proteger a sus familias de la deportación. Luego cantaron en el pasillo frente a la oficina del presidente del Congreso.
La policía del Capitolio les pidió bajar la voz y el grupo obedeció la solicitud.
No se rendirán
"Queremos irnos con mucha esperanza, con mucha fe. Queremos que él (Boehner) sepa que estas familias no pueden esperar más", dijo Montoya. "Creemos que como un hombre de Dios, como católico, él puede hacer lo correcto para el país."
Montoya explicó que el viaje a Washington fue un esfuerzo de base y se financió con donaciones de $5 y $10 de amigos y familiares, y que durante la caravana se han alimentado con burritos hechos por sus madres.
El grupo planea dormir en el suelo de la iglesia episcopal de San Esteban mientras permanece en Washington.
Entre los activistas se encuentra Jesús Magaña, un veterano de la Fuerza Aérea quien dijo que "el mismo país que al yo serví y arriesgué mi vida, es el país que está destrozando a mi familia”. La hermana de Magaña se encuentra en medio de un proceso de deportación.
"Me encanta el ejército, amo a mi país", dijo Magaña, quien planeaba luchar "hasta que me echen".
Magaña dijo que tras servir en la Fuerza Aérea regresó a casa para librar una “batalla más grande”.
"Hay un montón de gente que le gustaría hablar con Boehner y contarle sus historias", dijo Magaña martes. "Incluso si nos da 30 segundos”. Pero no pudieron hacerlo el martes. La puerta de la oficina estaba cerrada con llave.
La hermana de Montoya se graduó el año pasado de la Universidad Estatal de Arizona. "Soy una mujer de fe", dijo. "Vamos a estar aquí todos los días".
©Univision.com
Commentarios