El cierre del gobierno puso en peligro las cosechas de California y Arizona

EFE | Oct 22, 2013 | 12:50 PM

Agricultores advierten alza en los precios de los vegetales en todo el país

SAN DIEGO, California - El reciente cierre parcial del Gobierno podría tener como consecuencia escasez de mano de obra para recoger la próxima cosecha, lo que provocaría pérdidas de ingresos y daños a las economías de California y Arizona, según la Asociación de Campesinos del Oeste.
“De no contar con suficientes trabajadores migratorios, las economías de ambos estados se verán afe”
De no contar con suficientes trabajadores migratorios, las economías de ambos estados se verán afectadas al perder no sólo por el producto que no se pueda recoger sino también por la falta de inversión en equipo e insumos, dijo la vocera de la asociación, Wendy Fink-Weber.
Agregó que "una de las consecuencias puede ser que a nivel nacional se dé un alza en el precio de los vegetales", ya que el 90 por ciento de las cosechas de temporada de invierno a nivel nacional proceden de Arizona y California, donde cerca del 30% de la fuerza de trabajo depende de estas visas (tipo H-2).
"Muchos de nuestros granjeros en el desierto, en Yuma, Arizona, y en las regiones Imperial y Coachella en California, dependen del programa H-2A, pues son cosechas que necesitan manos (de obra), no hay máquinas que puedan hacer este trabajo del que dependen las frutas y verduras frescas en Estados Unidos", detalló Fink-Weber.
Proceso lento
Una de las razones por las cuales esas visas son lentas en su implementación, dijo la vocera, es que pocos estadounidenses quieren trabajar en los campos.
"El propio programa H-2A nos obliga a anunciar estas posiciones y ofrecerlas a residentes legales de Estados Unidos. Si nadie hace las solicitudes, entonces podemos traer a trabajadores foráneos", explicó.
El viernes pasado, autoridades de inmigración anunciaron que ofrecerán una excepción que beneficiará a solicitantes de visa que puedan comprobar que sus solicitudes fueron retrasadas debido al cierre parcial del gobierno.
Esto, de acuerdo al abogado de inmigración de San Diego, Jacob Sapochnik, no será suficiente pues el proceso es complicado e involucra no sólo a individuos sino también a los empleadores.
"Ambas partes necesitan someter documentos en el caso de las visas H-2. El proceso ya era complicado de antemano, y otra complicación es el intentar probar que si hay retrasos estos son consecuencia del cierre parcial de gobierno", indicó Sapochnik.
Los cultivos en riesgo
Entre los cultivos cuya cosecha es sensitiva, debido a que la fecha exacta en que deben de ser recogidos depende del clima, de acuerdo con la asociación, se cuentan las espinacas, lechuga y apio, por lo cual son los que tienen una probabilidad mayor de riesgo de sufrir pérdidas.
En contraste, otros cultivos como los cítricos tienden a ser más flexibles respecto al momento de su cosecha, de acuerdo con la asociación que ha solicitado a representantes en Washington que les ayuden a presionar al Departamento del Trabajo para resolver el problema y acelerar al proceso que normalmente toma ocho semanas y que beneficia a cerca de 66 mil trabajadores a nivel nacional.
"No estamos incluso contando a los trabajadores agrícolas indocumentados que trabajan en esas zonas. En el invierno, por las dificultades de cruzar la frontera, incluso sus números se han reducido", dijo Wendy Fink-Weber.
La reforma migratoria
Por ello la asociación también ha cabildeado para que el Congreso apruebe una reforma de migración integral que contemple las necesidades de la industria agrícola.
"Pedimos en la (iniciativa de) ley S. 744, que aprobó el senado en junio, que trabajadores agrícolas no tengan que regresar a sus países para regularizarse, que quienes están ya en Estados Unidos puedan permanecer aquí, que puedan volverse ciudadanos si así lo desean en 10 años, y que cuenten con una tarjeta azul para trabajar".
La vocera declaró que también están pidiendo que se implemente un nuevo programa agrícola para sustituir a los trabajadores que van envejeciendo o los que deseen cambiar de industria que permite contratos de tres años renovables a otros tres, además de salarios competitivos.
©EFE
Comentarios