Conrado Juárez, el detenido por el caso de 'Baby Hope', no se presentó en la Corte

ImpreMedia Digital, LLC | Oct 22, 2013 | 3:20 PM

Fue arrestado el 12 octubre y confesó a la policía que mató en 1991 a la niña de cuatro años, quien era su prima

Conrado Juárez, quien dijo haber asesinado a "Baby Hope" 22 años después del crimen, no se presentó ante la Corte para declarar su versión de los hechos luego de haberse retractado de de su confesión, alegando coacción policial.
“De acuerdo lo informado por su abogado en una conferencia de prensa, Conrado Juárez se presentará”
De acuerdo lo informado por su abogado en una conferencia de prensa, Conrado Juárez se presentará hasta el 21 de noviembre. 
Juárez, de 52 años, fue arrestado el 12 octubre y confesó a la policía que mató en 1991 a la niña de cuatro años, quien era su prima, indicando que la violó y para acallar sus gritos le tapó la cabeza con una almohada, asfixiándola.
Sin embargo en una entrevista la semana pasada con el New York Times Juárez denunció que confesó bajo presión. Según la nueva versión que tratará de defender ante el juez, la niña murió al caer por las escaleras de su casa de Queens, y su difunta hermana, Balbina Juárez-Ramírez, le llamó al celular para decírselo, deshaciéndose entre ambos del cadáver. Pero, como apunta el New York Times, esto indicaría que Juárez era uno de los pocos que en 1991 tenía celular.
"Es algo un poco raro dar una entrevista a un periódico mientras uno está preso", dijo el abogado criminalista Barry Deonarine. "Normalmente los abogados queremos controlar todas las declaraciones de nuestros clientes porque se pueden usar en su contra".
Deonarine, que estuvo a cargo de la defensa de otro asesinato de cobertura mediática —el de la niña Nixzmary Brown en 2006—, indicó que podría tratarse de "una estrategia del abogado de la defensa, porque parece ser que lo único que tienen en su contra es su propia declaración".
Si la defensa puede demostrar que la declaración fue hecha bajo promesas falsas, "podrían anularla y la fiscalía no tendría caso", afirmó Deonarine. "Pero aún así es un problema porque aunque a veces la policía dice: 'Tenemos otro testigo… y nos dice que lo has hecho'. Aún obteniéndose con engaño, la confesión es igualmente válida".
El 23 de julio 1991 se descubrió el cuerpo desnutrido de la niña, que pesaba la mitad de lo que debería, en el interior de una nevera portátil en una zona boscosa de Henry Hudson Parkway. Sin nadie que denunciase su desaparición y desconocedores de su nombre, los detectives la llamaron "Baby Hope".
Fueron ellos los que pagaron su tumba y, por 22 años, realizaron periódicas llamadas al público en busca de una pista.
Ahora se sabe que la niña se llamaba Anjélica Ramírez Castillo, que sus padres Margarita Castillo y Genaro Ramírez se encontraban en proceso de separación y que él se llevó a Anjélica y a su hermana Maribel a la casa de sus primos. "Las dejó y nunca regresó", dijo Juárez.
La madre nunca denunció la desaparición de sus hijas alegando en unas ocasiones temor al padre y otras desconocimiento del inglés.
En entrevista con el New York Post declaró que Juárez le pidió dinero "por el tiempo que las he cuidado", y cuando fue a la casa donde la niña fue asesinada y pidió verlas antes de pagarle, éste le dijo que estaba muerta. "Cuando volví de México sólo había una muchacha y la otra se había muerto", aseguró que le dijo.
Preguntado si podrían presentarse cargos contra la madre, Deonarine dijo que ella no cometió un delito."No denunciar la desaparición de la hija es un acto de omisión", explicó. "Ella falló en su obligación moral pero no legal. Aunque ella se enterase del asesinato, el delito ya se había cometido cuando ella lo supo.
Sin embargo si la fiscalía puede probar que la omisión fue para encubrir, entonces sí pueden presentarle cargos".
©ImpreMedia Digital, LLC
Comentarios