Murió Emilio Vallina, el "pastor de los inmigrantes"

EFE | Oct 21, 2013 | 12:52 PM

Emilio Vallina tenía 87 años y dedicó su vida a luchar por los inmigrantes.

El sacerdote Emilio Vallina, considerado un defensor de los inmigrantes y de los exiliados cubanos, falleció este sábado a los 87 años en Miami, tras una prolongada enfermedad, informó hoy la web de noticias Café Fuerte. Vallina "fue un verdadero santo, un hombre entregado a Dios y al servicio de las mejores causas de esta comunidad. El exilio cubano ha perdido a una de sus figuras más virtuosas", señaló a este portal el abogado Rafael Peñalver.
“Vallina "fue un verdadero santo, un hombre entregado a Dios y al servicio de las mejores causas de”
Vallina murió el sábado en el Centro de Atención St. Anne en el suroeste de Miami-Dade, luego de una prolongada enfermedad, anunció la Arquidiócesis de Miami en un comunicado el domingo. Fundador de la parroquia de San Juan Bosco, en la Pequeña Habana de Miami, el sacerdote cubano era conocido como el "pastor de los inmigrantes" por su solidaridad y comprensión hacia los problemas que enfrentan. Nacido en 1926 en Pinar del Río (Cuba), quedó huérfano de madre a los seis años y fue criado por su abuela materna en La Habana. Con 18 años ingresó en el seminario de San Carlos de La Habana y fue ordenado sacerdote en 1952. "Vallina fue expulsado por Fidel Castro en medio de la campaña anticlerical del régimen comunista y embarcado rumbo a Miami, adonde llegó en 1961", recordó Café Fuerte. Ejerció su ministerio en la iglesia de San Juan Bosco durante 43 años, hasta su jubilación en 1986. Durante este tiempo, la iglesia se convirtió en refugio de inmigrantes centroamericanos y cubanos, principalmente. Con el respaldo del Hospital Mercy de Miami, Vallina abrió una clínica para inmigrantes pobres e indocumentados en un local aledaño a la parroquia de San Juan Bosco. 
©EFE
Commentarios