Dos senadores del Grupo de los Ocho divididos sobre el futuro de la reforma migratoria

Univision.com | Oct 21, 2013 | 9:57 AM

SIGUIENTE:

Marco Rubio y Michael Bennett tiene opiniones distintas sobre las posibilidades de una reforma migratoria antes de 2014.

Mientras uno culpa al presidente Obama por el estancamiento del debate, otro asegura que hay tiempo para que se apruebe en el 2013

La batalla por la crisis del presupuesto acusó el domingo una nueva división en el Congreso. Dos legisladores del Grupo de los Ocho emitieron opiniones contrarias sobre el futuro de la reforma migratoria y el futuro de los 11 millones de indocumentados que viven en el país.
“El senador republicano Marco Rubio (Florida), acusó al presidente Barack Obama de "socavar" los es”
El senador republicano Marco Rubio (Florida), acusó al presidente Barack Obama de "socavar" los esfuerzos para sacar adelante una reforma migratoria. Y dijo que ahora es "más difícil" de lograr que se apruebe en la Cámara de Repreentantes que hace tres semanas.
Rubio dijo a la cadena Fox que los republicanos han perdido confianza en Obama durante la reciente crisis presupuestaria que mantuvo a la Administración federal parcialmente paralizada durante 16 días y puso al país al borde de la suspensión de pagos, y que esto complica las opciones de llegar a un consenso bipartidista sobre la reforma migratoria.
El Presidente ha socavado los esfuerzos" para aprobar la reforma, aseguró.
Opinión contraria
Pero otro lado, el senador demócrata Michael Bennet (Colorado), también integrante del Grupo de los Ocho, dijo ante los delegados de la 69 Asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) que se celebró el Denver que la reforma migratoria puede aprobarse antes de finales de año, a pesar de la "disfuncionalidad" del Gobierno, si la Cámara de Representantes del Congreso "se decide a actuar".
El 27 de junio el Senado aprobó por 68 votos a favor y 32 en contra el plan S. 744 que redactó el Grupo de los Ocho. La iniciativa incluye un camino a la ciudadanía para indocumentados que están en el país desde antes del 31 de diciembre de 2011 y carecen de antecedentes criminales.
La Cámara de Representantes respondió que trataría su propia iniciativa y que debatiría una reforma migratoria por partes con énfasis en la seguridad nacional sin garantizar la ciudadanía para los indocumentados, tema que se convirtió en el Talón de Aquiles de la reforma.
A su vez, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner (Ohio), recordó la vigencia de la Regla Hastert que sólo permite enviar al pleno iniciativas que tengan el respaldo de la mayoría de la mayoría (118 de los 234 votos).
La última crisis
Tras el regreso del receso de verano, el 9 de septiembre, el Congreso se centró en los debates del presupuesto y el techo de la deuda, dejando de lado la reforma migratoria. El 1 de octubre el gobierno federal cerró parcialmente porque demócratas y republicanos no se pusieron de acuerdo para aprobar el nuevo presupuesto.
El 16 de octubre y a pocas horas del vencimiento del plazo para elevar el techo de la deuda, los republicanos cedieron en su postura y aceptaron un plan temporal del Senado que permitió reabrir el gobierno y elevar el techo de la deuda hasta enero.
En ese contexto el presidente Obama pidió en tres ocasiones al liderazgo de la Cámara de Representante que vuelva a utilizar el bipartidismo y apruebe la reforma migratoria, que para la Casa Blanca forma parte de la lista de temas nacionales de alta importancia.
Guerra de posturas
Rubio respondió el domingo que la Cámara "merece tiempo y espacio para elaborar su propia solución" al problema migratorio. La solución propia mencionada por el senador de Florida es la reforma por partes como sugiere el ala ultraconservadora.
Hasta ahora la Cámara ha aprobado al menos cinco enmiendas en esa dirección y una de ellas criminaliza la estadía indocumentada, un acto que por ahora constituye una falta de carácter civil no criminal.
Bennet, en cambio, dijo que "si la Cámara de Representantes puede escuchar a la gente y si es racional (en el debate de la propuesta), entonces podrá mejorar el proyecto de ley del Senado".
Tanto la Casa Blanca como los demócratas aseguran que tienen los votos suficientes en el pleno para aprobar un plan de reforma migratoria como el del Senado en cualquier momento, pero que la Regla Hastert detiene el proceso.
Beneficios de la reforma
Según el senador de Colorado, la reforma migratoria generaría un aumento de cinco puntos en el crecimiento de la economía del país en la segunda década después de su implementación, con un aporte de $9,000 millones a la economía estadounidense.
Además de la propuesta del Senado, un grupo de demócratas de la Cámara encabezados por la líder de la minoría, Nancy Pelosi (California), entregaron una versión mejorada del plan S. 744 que suaviza una dura enmienda de seguridad que otorga $30 mil millones para la frontera, fondos que serán usados en la contratación de 21 mil nuevos agentes de la Patrulla Fronteriza y la construcción de 700 millas de vallas fronterizas y un muro digital, entre otros.
La nueva versión disminuye el presupuesto, exige mayores controles para su utilización y demanda supervisión permanente para medir resultados y logros.
Los demócratas insisten en que la nueva versión tiene respaldo de suficientes republicanos y que cuentan con los 218 votos mínimos necesarios para aprobar la reforma migratoria.
Si la Cámara aprueba una versión distinta a la del Senado, será convocado un Comité de Conferencia para que armonice ambos planes. Una vez finalizado el trabajo, deberá ser aprobado por ambos plenos luego enviado al escritorio de Obama para que lo promulgue.
©Univision.com
Commentarios