Sacerdote José Landaverde suspende temporalmente la lucha inmigrante

Univision.com | Oct 18, 2013 | 1:04 PM

El religioso dijo que la reforma migratoria agoniza y la culpa la tienen tanto demócratas como republianos y los grupos que la defienden

Un destacado sacerdote anglicano que lucha por los derechos de los inmigrantes en Chicago, Illinois, anunció que se retira temporalmente de sus actividades por razones de salud.
““El obispo de mi diócesis decidió que tengo que permanecer fuera de las misiones para poder restab”
“El obispo de mi diócesis decidió que tengo que permanecer fuera de las misiones para poder restablecer mi salud”, dijo Landaverde a NoticiasUnivision.com. “Padezco una diabetes bien severa y una úlcera que me está afectando. Decidieron que me tengo que tomar mi tiempo fuera del ministerio y en verdad lo necesito”, agregó.
La separación de Landaverde ocurre cuando la Cámara de Representantes tiene frenado el debate de la reforma migratoria luego de la aprobación, el 27 de junio, de un plan bipartidista en el Senado que incluye una vía hacia la ciudadanía para millones de indocumentados.
Dijo que el momento que vive la reforma es “bien critico” y una de las causas del fracaso en el avance del debate es la falta de un trabajo coordinado entre las organizaciones.
“Directamente nosotros no nos hemos podido poner de acuerdo en trabajar todos juntos y eso ha afetado para ayudar a la comunidad”, señaló.
Landaverde explicó que su trabajo en defensa de los derechos de los inmigrantes “es mi vida” pero reconoció que el retiro temporal es necesario para poder enfrentar su enfermedad.
Dijo que las huelgas de hambre que ha llevado a cabo durante su misión le han pasado factura y han afectado su salud, algo que preocupa y alarma a sus superiores.
“Pero no estoy yendo para ninguna parte”, dijo. “Pronto regresaremos. Pienso estar fuera un año, así me dijo mi obispo, hasta que me recupere. Estoy muy afectado de salud. Dios dirá”.
Divisiones peligrosas
Al ahondar sobre el debate de la reforma migratoria que se libra en el Congreso y que en el último mes se vio afectado por el conflicto en Siria y la crisis fiscal, dijo que los principales responsables de haber llegado hasta este punto “son los demócratas, los republicanos y las propias organizaciones y grupos, nosotros mismos, que no hemos podido ponernos de acuerdo en trabajar todos juntos. Todo esto ha afectado para ayudar a nuestra comunidad”.
“Mientras no resolvamos nuestras divisiones por querer agarrar protagonismo, nuestra gente continúa siendo deportada”, aseguró.
El 9 de septiembre, tres semanas antes de finalizar el año fiscal 2013 (cerró el día 30), el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) había deportado a 343,020 indocumentados, el 56% con antecedentes criminales y el resto no.
“Toda esta división ha permitido que nuestro tema no sea una prioridad para los políticos en Washington, pero sí para las agencias de policía a nivel local. No hemos tenido un trabajo ni una estrategia contundente para frenar las redadas y las deportaciones de inmigrantes”, añadió.
Sobre el futuro de la reforma y las probabilidades de que sea aprobada en lo que resta de 2013, Landaverde dijo que “este tema se quedó muerto. Puede ser que haya discusiones, pero en 2013 es prácticamente imposible. Es muy difícil”.
“Lo que nosotros (las organizaciones grupos y activistas) tenemos que hacer, es poner las diferencias y la arrogancia de cada grupo y trabajar juntos. Y llevar al Congreso hacia una discusión firme por la reforma migratoria justa y comprensiva”, señaló.
El religioso también dijo que mientras el Congreso decide cómo resolver el tema, el gobierno del presidente Barack Obama debería decretar una “moratoria de las deportaciones, algo tan necesario. Todos los días recibo gente con sus penas y sus llantos. Es el pan de cada día, las separaciones familiares”.
Durante la primera administración de Obama se rompieron cuatro récords sucesivos de deportaciones, la última -año fiscal 2012- con casi 410 mil expulsados.
Agenda única
“Debemos promover una agenda común entre todas las organizaciones y grupos. Debemos tener la capacidad para mover la reforma en la Cámara y que el gobierno pare las deportaciones. No lo hemos podido hacer”, dijo.
Preguntado si el principal responsable del estancamiento del debate en la Cámara recae sobre el ala ultraconservadora del Partido Republicano, Landaverde reiteró que “es una combinación donde no solo está la ultraderecha. Los grupos capitalistas también figuran en el escenario con los debates sobre el E-Verify y el argumento engañoso de que la reforma dejará a tanta gente sin empleo”.
“Los demócratas también tienen responsabilidad en todo esto por manejar lo que les conviene y en eso se han dedicado a la agenda doméstica. Hablan mucho de la economía, para los ciudadanos primero, y eso nos ha llevado a este punto. Pero la reforma migratoria también se trata de un tema nacional”, puntualizó.
También dijo que en esta demora por aprobarla “hay todo un negocio” y que “muchos están haciendo dinero con la gente que están deteniendo. Y para las organizaciones que están cabildeando por la reforma migratoria. Todos están ganando con esto porque reciben muchos recursos. La pregunta es qué pasará si aprueban la reforma. ¿Seguirán recibiendo las mismas ayudas?”
Del número de inmigrantes en los centros de detención regulados por la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE), el sacerdote anglicano dijo que “el meter a la cárcel a los inmigrantes está produciendo dinero. No sólo los centros carcelarios ganan, las agencias federales también se aprovechan. Es una esclavitud profunda que todos debemos erradicar. Eso lo tenemos que hacer”.
Landavrde dijo que sus problemas de salud empeoraron con las huelgas de hambre al punto que comenzó a tener una peligrosa pérdida de peso complicada con una úlcera. El sacerdote de 42 años es originario de El Salvador.
©Univision.com
Commentarios