Pandilleros hispanos se declaran culpables de odio racial hacia afroamericanos

EFE | Oct 18, 2013 | 1:16 AM

Atacaron a un joven de 17 años

Dos hispanos vinculados por las autoridades a una pandilla de Compton, al sur de Los Ángeles, se declararon culpables por el delito federal de odio racial, por el ataque violento contra un joven afroamericano y la amenaza a otro, informó la fiscalía.
“Opina sobre esta nota en nuestros foros .”
Jeffrey Aguilar, apodado "Terco", de 20 años, y Efrén Márquez Jr., conocido como "Stretch" o "Junior", de 22, se declararon culpables el jueves ante el juez de Distrito Terry J. Hatter Jr. por el ataque a un joven afroamericano de 17 años el 31 de diciembre del 2012 amenazando con dispararle a otro que estaba presente.
"Quienes cometen crímenes de odio no solamente hieren a las víctimas que atacan, sino también toda la sociedad", afirmó el fiscal del Distrito Central de California, André Birotte Jr.
Confesaron que el ataque fue motivado por su raza y color
"Por esta razón estamos dedicados a trabajar con nuestros aliados de control de la ley para asegurar que la justicia se aplique a aquellos que eligen cometer estos crímenes atroces", agregó.
Aguilar admitió que tras seguir al joven afroamericano que caminaba por una calle, le golpeó la cabeza con un tubo metálico. Durante el incidente Márquez amenazó con dispararle a otro joven, también afroamericano, que estaba presente y reconoció el jueves ser el conductor del vehículo en el que huyeron después del ataque.
Los dos pandilleros admitieron que su ataque al joven de 17 años fue "sustancialmente motivado por su raza y color".
Podrían ser condenados a 10 años de prisión
El Alguacil del condado de Los Ángeles, Lee Baca, aseguró que "el éxito de esta investigación conjunta envía el mensaje de que los crímenes motivados por la raza no serán tolerados".
La investigación convocada por la fiscalía fue realizada con el apoyo del FBI y el Departamento del Alguacil de Los Ángeles.
En la sentencia, programada por el juez para el 6 de enero, cada uno de los dos hispanos puede ser condenado hasta un máximo de 10 años en una prisión federal.
©EFE
Commentarios