¿Quién ganará la guerra civil republicana?

Univision.com | Oct 17, 2013 | 4:39 PM

Como dijo el presidente, la reforma migratoria “puede y debe lograrse” antes de que finalice el año

Si alguien dudaba que el Partido Republicano está librando una guerra civil por su identidad, el penoso espectáculo de la batalla presupuestaria lo demostró en su máximo esplendor.
“La mayoría republicana que controla la Cámara de Representantes fue tomada como rehén por una mino”
La mayoría republicana que controla la Cámara de Representantes fue tomada como rehén por una minoría extremista sin claro líder –con la excepción del senador republicano de Texas, Ted Cruz, desde el Senado-, pertenecientes al movimiento del Tea Party. Durante 16 días la “estrategia” de esta minoría dictó las acciones del presidente cameral, John Boehner, y su terca insistencia de utilizar el presupuesto para revocar la Ley de Cuidados Médicos Asequibles, popularmente conocida como Obamacare.
Ciertamente las diversas opiniones dentro de un caucus deben escucharse y respetarse, pero en este caso la Cámara ha votado más de 40 veces para revocar, sin éxito, el Obamacare. Cuando la estrategia pasó de castaño a oscuro para tratar de frenar el presupuesto, incluso con la amenaza de que por primera vez Estados Unidos no pagará sus deudas, se requería liderazgo para poner un hasta aquí, sobre todo cuando lo que se afectó con el cierre gubernamental no fueron únicamente los porcentajes de aprobación de los disfuncionales políticos en Washington.
Al final, han sido los republicanos los que cargan con la mayor parte de la culpa política del cierre y de la intransigencia ante el pueblo estadounidense. La minoría del Tea Party, claro está, continúa feliz porque regresa a sus distritos a fanfarronear de lo conseguido. Recordemos que muchos de estos congresistas provienen de distritos en donde fueron electos con la promesa de revocar el Obamacare.
A esta minoría le importa poco la imagen nacional del Partido Republicano porque se aferra al precepto de que toda la política es local. Lo es, pero hasta cierto punto. Cuando un partido es expuesto nacionalmente controlado por un grupo de extremistas, afecta sin duda sus probabilidades de apelar a un sector más amplio de votantes fuera de su base y que necesita para ganar la Casa Blanca.
Y con esto en mente llegamos a la inmigración.
Nuevo escenario
El presidente Barack Obama indicó que superado el tranque presupuestario, es su intención presionar por un voto para un plan de reforma migratoria en la Cámara de Representantes. Apeló a los republicanos a proponer mejoras al plan que aprobó el Senado el 27 de junio y a no dejar que el tema se siga postergando en el Congreso.
Muchos consideran una locura que en un escenario legislativo tan polarizado y en una atmósfera política tan envenenada, la reforma migratoria –un tema que levanta pasiones– tenga posibilidades reales de avanzar en la Cámara. Sin embargo, hay motivos para pensar lo contrario.
El espectáculo ha reforzado a los demócratas y los hace más competitivos en su lucha por arrebatar la mayoría cameral a los republicanos en los comicios de medio término de 2014. Es algo que el liderazgo republicano debe sopesar en su plan de rehabilitación.
Para fortalecer su imagen, republicanos y demócratas deben evidenciar bipartidismo y el tema migratorio ofrece esa vía, siempre y cuando Boehner no vuelva a permitir que un grupo de extremistas antiinmigrantes liderados por el congresista republicano de Iowa, Steve King, vuelva a tomar el caucus republicano como rehén, esta vez para frenar una reforma migratoria que beneficia a la economía, al país, a la unidad familiar y que supondrá en algún momento ganancias políticas para los republicanos.
El mal manejo y buen manejo del tema migratorio afecta a los políticos republicanos. George W. Bush defendió una reforma migratoria y ganó la reelección en 2004 con 44% del voto latino. El senador republicano de Arizona, John McCain, defendió, junto a Bush, la reforma migratoria, pero le dio la espalda en 2008 cuando fue el nominado presidencial republicano y su porción del voto latino bajó a 31%. Y en 2012, el nominado republicano, Mitt Romney , propuso el concepto de autodeportación como plataforma migratoria y logró sólo el 27% del voto latino.
La Regla Hastert
Boehner, quien ha insistido en que sólo llevará al pleno un plan de reforma que tenga el apoyo de la mayoría de su mayoría, demostró en la batalla presupuestaria la falacia de la extraoficial Regla Hastert. Una minoría controló su caucus con nefastos resultados.
Hay votos para aprobar una reforma migratoria con una simple mayoría en la Cámara de Representantes, así sea con una mayoría de votos demócratas y una minoría de republicanos realmente interesados en rehabilitar la imagen nacional de su partido.
La reforma migratoria ofrece a los dos partidos la oportunidad de demostrar que pueden gobernar.
Los demócratas pueden demostrar que pueden ir más allá de las promesas y los republicanos pueden, de una vez y por todas, iniciar la ruta de la recuperación mirando más allá de su base y de extremistas que sólo contribuyen a la irrelevancia de este partido en la esfera nacional.
El calendario legislativo es corto en lo que resta de este año, pero la voluntad política no debería serlo.
Como dijo el presidente, la reforma migratoria “puede y debe lograrse” antes de que finalice el año.
Maribel Hastings es asesora ejecutiva de America’s Voice.
©Univision.com
Commentarios