Obama dice que presionará la reforma cuando se resuelva la disputa presupuestaria

Univision.com | Oct 15, 2013 | 7:46 PM
Obama presionará por ... Obama presionará por ...
3 Pausar Auto Play

El presidente dijo a Univision que tan pronto termine la crisis presupuestaria presionará a los republicanos para votar por la reforma migratoria.

El mandatario urgirá al presidente del Congreso para que envíe un plan comprensivo al pleno y someterlo a votación

En una entrevista exclusiva al canal 34 de Univision en Los Angeles, California, el presidente Barack Obama dijo el martes que, una vez el Congreso resuelva la disputa presupuestaria, al día siguiente le insistirá al liderazgo republicano de la Cámara de Representantes que vote la reforma migratoria.
“¿Ves cercano un acuerdo sobre el cierre del gobierno y el techo de la deuda? Opina en nuestros for”
Obama habló también de la crisis por el cierre parcial del gobierno que obligó el 1 de octubre enviar a casa a unos 800 mil empleados federales sin goce de sueldo.
Es el primer cierre parcial que afecta al gobierno federal causado por una disputa entre demócratas y republicanos desde 1996, durante la administración del presidente Bill Clinton.
El mandatario dijo que "vamos a tener que sobrellevar esta crisis que fue innecesaria, creada debido a la obsesión de una pequeña facción del Partido Republicano sobre la Ley de reforma de salud".
El freno
El presidente también reiteró sus críticas al presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner (republicano de Ohio), quien advirtió en junio que sólo enviará al pleno proyectos de ley que cumplan con la Regla Hastert, es decir aquellos que tengan el respaldo de la mayoría de la mayoría (118 de los 234 votos republicanos).
Es "lo único que nos está reteniendo", dijo Obama.
A finales de junio el Senado aprobó el proyecto de reforma migratoria S. 744 que incluye un camino a la ciudadanía para indocumentados que están en Estados Unidos desde antes del 31 de diciembre de 2011 y carecen de antecedentes criminales.
A la regla señalada por Boehner se suma el rechazo del ala ultraconservadora del Partido Republicano a debatir una reforma migratoria como la aprobada por el Senado.
El Tea Party, además, exige debatir una reforma migratoria por partes con énfasis en la seguridad fronteriza y no garantiza un camino a la ciudadanía para sin papeles.
Aseguran votos
Tanto la casa Blanca como los demócratas de la Cámara de Representantes aseguran que tienen los 218 votos necesarios para aprobar una reforma migratoria en cualquier momento.
A su vez, el 5 de octubre un grupo de demócratas presentó una versión modificada del plan de reforma migratoria que aprobó el Senado. El proyecto suaviza una dura enmienda de seguridad que asigna $30 mil millones para la contratación de 21 mil nuevos agentes de la patrulla fronteriza, ordena la construcción de 700 millas de muro fronterizo, autoriza un muro digital en la frontera con México y pide vigilancia con aviones no tripulados (drones), entre otros.
La versión demócrata disminuye el presupuesto contenido en la Enmienda y recomienda la creación de un consejo para supervisar el gasto del presupuesto y verificar el cumplimiento de las medidas de seguridad.
Menos importante, por ahora
La reforma migratoria perdió el lugar en la lista de temas importantes tras el cierre parcial del gobierno y el debate sobre el techo de la deuda.
Si el Congreso no llega a un acuerdo este jueves 17 de octubre, el gobierno federal dejará de pagar sus créditos a tiempo. El Banco Mundial y el Foro Monetario Internacional han advertido que si el Congreso no actúa las consecuencias serán catastróficas.
El gobierno federal estadounidense alcanzó el límite de endeudamiento en mayo y, desde entonces, ha apelado a medidas extraordinarias para aumentar el cupo del crédito valorado en $300 mil millones.
La inacción del Congreso con la reforma migratoria generó el 5 de octubre una jornada de protestas y marchas en al menos 60 ciudades de 39 estados. Organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes pidieron al Congreso que apruebe una reforma migratoria como la del Senado y al gobierno que frene las deportaciones.
Obama ha dicho que no existe argumento jurídico para parar las deportaciones y que la solución al problema se encuentra en la aprobación en el Congreso de una reforma migratoria comprensiva que permita legalizar a millones de indocumentados.
©Univision.com
Commentarios