La madre de Baby Hope cuenta qué le dijo al asesino de su hija

Univision.com | Oct 15, 2013 | 6:18 PM
Madre de ‘Baby Hope’ ... Madre de ‘Baby Hope’ ...
3 Pausar Auto Play

Margarita Castillo siente impotencia por no haber podido defender a su hija asesinada hace 22 años.

Margarita Castillo se armó de valor y habló. La mujer, madre de la pequeña conocida como Baby Hope y asesinada hace más de 20 años, dio un reportaje a Noticias Univision. La conversación telefónica que tuvo con Conrado Juárez, el hombre acusado de violar y asesinar a su hija en Nueva York y los momentos en que se perdió el rastro de la niña fueron algunas de las revelaciones de esta mexicana.
“Vea aquí la entrevista completa.”
Castillo vive hace 18 años en la misma casa, un humilde hogar en la ciudad de Nueva York, donde cuida niños para ganarse la vida.
Luego de ser identificada por las autoridades la semana pasada como la madre de Baby Hope, la mujer decidió guardar silencio. El miedo la ha acompañado desde que vive en Estados Unidos, adonde llegó indocumentada.
Pero luego de que la Policía capturara al asesino de su hija y de un primer intento ayer, Margarita decidió hablar con la periodista Blanca Rosa Vílchez, corresponsal del Noticiero Univision en Nueva York, para compartir su profundo pesar por no haber podido intervenir a tiempo para salvar la vida de su hija.
La última vez que Castillo vio a Baby Hope la pequeña tenía un año y tres meses de edad.
“Mucho dolor, señorita, mucho dolor, mucho arrepentimiento de dejar que me las quitaran en ese entonces. Porque me sentía tan impotente para hacer algo, para defenderme y defender a mis hijas”, dijo la mujer.
Mundo desconocido
Castillo no habla inglés y dice que sólo ve fotos de su pequeña hija en los titulares de los diarios que ella guarda hasta la noche, para que su hija mayor se los traduzca.
Lleva más de dos décadas en Estados Unidos, un país que aún no logra entender del todo y un sistema que, según contó, la intimidó tanto que no reportó la desaparición de su hija.
“Por miedo que no me hicieran caso porque no hablaba inglés”, dice. “Entonces la gente no ayudaba. Espérate, que tú no hablas inglés”, recuerda.
Margarita relata que ella intentó en varias oportunidades recuperar a sus hijas que se habían quedado bajo el cuidado de su ex pareja, quien se mudó a México. Fue en ese país, después de averiguar con los vecinos, que se enteró de que vivían en la casa de la hermana de Conrado Juárez, a quien confrontó cara a cara sobre el paradero de sus hijas.
“Es que yo solo tengo una, dime qué pasó con la otra. Y me dice, pues, no sé, porque cuando regresé de México ya solo había una. Y mi hermana me dijo que había muerto y le dije cómo, cuándo, dónde está enterrada. Y me dice, no sé”.
El crimen
Margarita no lo sabía. Pero ya para entonces Conrado Juárez, familiar de su ex pareja, había violado y asesinado a la pequeña que tenía cuatro años. Y en complicidad con la hermana de él, escondieron el cadáver en una nevera portátil que luego arrojaron en una carretera de Nueva York en 1991.
“Que me perdonara si pudiera, por haber dejado que me las arrebataran. Pero yo traté de buscarlas y nunca supe dónde estaba la gente”, dice Castillo al recordar a sus hijas.
Señaló además que no quiere vivir con odio ni rencor hacia quien mató a su hija y que sólo quiere hacer espacio en su corazón para un profundo arrepentimiento hacia su niña que el mundo conoce como “Baby Hope”, pero que para ella siempre fue Anjélica Castillo.
“Que la quiero mucho y que la llevo en mi corazón”, dijo la mujer cuando se le preguntó por Anjélica, sumida en el miedo y una tristeza que la acompañarán por el resto de su vida.
©Univision.com
Commentarios