Iglesia apoya sanciones a sacerdotes que pacten con narcos

Univision.com y Agencias | Nov 02, 2010 | 11:10 AM

Justicia terrenal

MEXICO - Si las autoridades pueden comprobar que un sacerdote católico aceptó donaciones de dinero proveniente del narcotráfico para la construcción de una iglesia, debe enfrentar la ley. El padre Hugo Valdemar vocero de la Arquidiócesis de México dijo que desde hace más de una década los sacerdotes de las iglesias católicas tienen prohibido recibir limosnas cuantiosas cuando no se sabe su procedencia y en caso de recibirlas, están obligados a entregarlas a las autoridades. De esta manera se pretende evitar el lavado de dinero "y de conciencias", cuando narcotraficantes buscan hacer buenas obras con dinero producto de negocios ilícitos, agregó. "Si el (sacerdote implicado) o cualquiera saben de esas limosnas, deben pagar ante las autoridades civiles, no sólo ante las eclesiásticas. Eso nos haría bien, a la iglesia, porque todos se darían cuenta de que están expuestos a la ley", aseguró ante consultas de la AP sobre denuncias de una capilla construida con dinero donado por narcotraficantes.
Narco construyó capilla La semana pasada el diario Reforma reveló la existencia de una placa que lee: "Centro de Evangelización y Catequesis Juan Pablo II, donada por Heriberto Lazcano Lazcano" y que fue ubicada en la parte posterior de la capilla de la Parroquia San Cayetano ubicada en la ciudad de Pachuca, a unos 50 minutos de la capital mexicana. Según la Procuraduría General de la República (PGR), Heriberto Lazcano Lazcano es el jefe del cártel de Los Zetas, considerado uno de los grupos criminales más violentos del país. El gobierno mexicano ofrece una recompensa equivalente a $2.1 millones por el narcotraficante. "La iglesia no puede entrar en ese jueguito porque le da a entender que está bien lavar sus culpas de esa manera", declaró Valdemar.
Apenas el domingo, el cardenal Norberto Rivera Carrera admitió que la iglesia católica ha recibido narcolimosnas, las cuales condenó y aseguró que no hay justificación para que los jerarcas religiosos las acepten, ya que es el dinero más sucio que haya, además de que está manchado de sangre.
Desconocen origen de donación Humberto Franco Carrasco sacerdote de la Parroquia San Cayetano que llegó un mes después de que se inaugurara el templo dijo que se presentó a declarar ante la (PGR) y aseguró que no se trató de una donación directa a la iglesia. "Ni conocemos pues, a la persona que concluyó eso". Dijo que nunca conoció a Lazcano, y que no tenía idea de quién era. A la pregunta de si debía continuar usándose el templo si el donante fue el líder de Los Zetas, no mostró reparo. "Se debe de seguir usando el templo, fue donado para la gente de allí y es dónde se prestan los servicios que ellos requieren... la eucaristía dominical porque los bautismos y todo eso se realizan en la Parroquia", indicó. Para Valdemar, este caso "es un indicador que no se debe generalizar... Ha habido casos aislados, muy lamentables con lo cual damos a entender que ningún sector de la sociedad esta a salvo de la seducción de la tentación de la corrupción del dinero mal habido del narcotráfico, incluida la iglesia".

Investigar los recursos

Sin embargo, aclaró que primero las autoridades tienen que demostrar la complicidad de los párrocos que podrían estar implicados y que no han sido identificados. "El párroco, a través de otro padre, me mandó a decir que no tenía nada que ver. Que no lo conocía (a Lazcano). Yo quiero creer que el padre no tiene nada que ver", declaró. Valdemar descartó que el párroco encargado de la capilla esté en peligro ahora que está en el ojo público por el caso.
¿Narcocapilla?
El vocero religioso indicó que el sacerdote, del que no dio su nombre, comenzó a ser investigado hace un par de semanas cuando un diario mexicano publicó que en una placa conmemorativa sobre la construcción de una capilla estaba el nombre de Heriberto Lazcano, el jefe del temible cartel de las droga de Los Zetas.
La Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía) tiene abierta una averiguación previa contra el sacerdote y también le investiga la Arquidiócesis de Tulancingo (centro de México), a la que pertenece la comunidad de El Tezontle, donde fue erigida la capilla.
Valdemar dijo que el sacerdote en cuestión "no está ejerciendo" pero tampoco está detenido.
El tema tomó vuelo este fin de semana cuando la Arquidiócesis de México arremetió contra los gobernantes, políticos, policías, empresarios y comunidades religiosas que han sido beneficiados por el crimen organizado y pidió a todos los sectores sumarse a rescatar al país de la violencia.
Cardenal condenó narcolimosnas
En su publicación semanal "Desde la fe", la Arquidiócesis de México admitió que "para vergüenza de algunas comunidades católicas, hay sospechas de que benefactores coludidos con el narcotráfico han ayudado con dinero, del más sucio y sanguinario negocio, en la construcción de algunas capillas, lo cual resulta inmoral y doblemente condenable, y nada justifica que se pueda aceptar esta situación".
"Basta ya de complicidades, basta ya de impunidad, basta ya de una sociedad indiferente y complaciente; basta ya de nuestros analistas políticos que con un sentido derrotista abogan por la legalización de las drogas y por hacer público el negocio", clamó la Arquidiócesis, encabezada por el cardenal Norberto Rivera Carrera.
Señaló que grandes sectores de la sociedad mexicana están involucrados con el "poder corruptor del narcotráfico y la delincuencia".
"Podemos comenzar por políticos de gran altura -sin duda alguna desde gobernadores de distintos estados hasta corporaciones policíacas enteras-, pasando por militares y policías federales", señaló el medio de difusión de la Iglesia.
También incluyó a los "ambientes empresariales, periodistas y medios de comunicación y, desafortunadamente, algunos ambientes religiosos".
Afirmó que personas de todos los niveles circulan el dinero del narcotráfico tanto en las grandes ciudades como en las poblaciones más aisladas.
©Univision.com y Agencias
Comentarios