Las mujeres son quienes más perderán si el Congreso no aprueba la reforma migratoria

Univision.com | Oct 14, 2013 | 2:20 PM

Más del 50 por ciento de los inmigrantes en Estados Unidos son mujeres

Un reporte publicado por el sitio www.colorlines.com advirtió que si el Congreso no aprueba la reforma migratoria, las mujeres serán el grupo que más perderá entre la comunidad inmigrante.
“Las organizaciones no se quedarán pasivas y seguirán batallando por la reforma.”
La página digital cuenta la historia de Juanita Flores –cuya identidad la mantuvo en reserva por miedo a represalias-, una inmigrante latina que hace 10 años era indocumentada, madre de dos hijos pequeños y vivía bajo el constante temor de abuso físico, sexual y emocional por parte de su esposo.
Colorlines.com relata que Flores batalló durante una década para encontrar un escape y que la última vez que vio a su esposo, hace cinco años, terminó en un hospital con una fractura en el cráneo.
Flores se marchó de Dallas, Texas, y no fue sino hasta este año que ella pudo conseguir una visa U –para víctimas de este tipo de crímenes- y quedarse a vivir legalmente en Estados Unidos.
Flores es una de las miles de mujeres que viven en situaciones peligrosas debido a la falta de protecciones que encaren la violencia contra las mujeres. Y el hecho de vivir indocumentadas complica el escenario.
El plan del Senado
El reportaje de colorlines.com señala que el plan de reforma migratoria S. 744 aprobado a finales de junio por el Senado y que está en manos de la Cámara de Representantes, incluye disposiciones para necesidades específicas de mujeres y familias víctimas de este tipo de abusos. Pero la Cámara está debatiendo su propia iniciativa de ley.
Añade que estudios demuestran que las mujeres inmigrantes tienen las tasas más altas de violencia de género que los nacidos en Estados Unidos, pero advierte que este tipo de estadísticas son difíciles de conseguir porque las mujeres indocumentadas suelen vivir en las sombras y no denuncian los casos por temor a ser deportadas.
Según Breakthrough, una organización defensora de mujeres abusadas, las inmigrantes tienen de tres a seis veces más probabilidades de sufrir violencia doméstica que las mujeres nacidas en Estados Unidos. Y que entre 34 a 49 por ciento de las mujeres que no son ciudadanas experimentan la violencia doméstica en sus vidas.
También reporta que la violencia aumenta a 60% entre mujeres casadas y a 77% en aquellas cuyo estatus migratorio depende de sus cónyuges.
Pramila Jayapal, una de las presidentas de la campaña We Belong Together, que recientemente organizó una jornada pacífica de desobediencia civil en Washington DC y donde fueron arrestadas más de 100 mujeres, dijo que los esfuerzos hechos hasta ahora en este debate como en anteriores, ha sido crítico y que el Congreso no ha abordado adecuadamente las necesidades de las mujeres.
Más de la mitad
"El 51 por ciento de los inmigrantes en Estados Unidos son mujeres y tres cuartas partes de ellos son mujeres y niños”, dijo. “Y el debate sobre la inmigración durante todo este tiempo no se ha definido como un problema de las mujeres y los niños. Usted ve un montón de imágenes tradicionales de los inmigrantes, hombres escalando un muro fronterizo. Pero eso es un pequeño porcentaje de las personas llegan aquí. Nosotros queremos asegurarnos de que la gente sepa que este debate es realmente acerca de las mujeres".
Jayapal estima que muchas de las disposiciones incluidas en el plan de reforma migratoria del Senado son pasos importantes hacia la creación de vías para acceder a la ciudadanía a mujeres que son vulnerables a la violencia doméstica y sexual, mujeres que sufren abusos en el trabajo, víctimas de tráfico humano y la separación de sus familias. Y que a pesar de las escasas posibilidades de que se apruebe la reforma –sumida en el debate del cierre del gobierno y el techo de la deuda- se mantiene optimista.
Indicó que las organizaciones no se quedarán pasivas y que seguirán batallando porque se lo deben a millones de personas “que van a seguir siendo manipuladas, maltratadas, explotadas, que viven en las sombras, que no son parte de nuestra democracia y no forman parte de nuestra sociedad".
Una entre miles
Maria Hernández perteneció a este grupo de personas vulnerables. Ella fue una de las mujeres detenidas en la capital estadounidense durante la jornada de desobediencia civil. Es una sobreviviente de violencia doméstica. Cruzó la frontera entre México y Estados Unidos cuando tenía 17 años. Ella llegó con un primo que era alrededor de su misma edad y poco después conoció a su marido. El problema comenzó después de que ella quedó embarazada.
"Él me obligó a tener un aborto", explica. "Y fue aún peor para mí porque crecí católica y supe que había cometido uno de los peores pecados. Fue terrible. Yo no tengo a nadie con quien hablar de ello", cuenta el reportaje de colorlines.com.
Hernández sufrió 15 años con su marido. Durante todo ese tiempo él siguió siendo abusivo y a menudo en presencia de sus hijos. Ella señala que sabía que se arriesgaba a ser deportada cuando participó en la reciente manifestación y que había preparado a sus tres hijas en San Francisco para la posibilidad de que no regresara a casa. Y dijo que se sentía obligada a asumir el riesgo en honor a las mujeres que, como ella, luchaban por escapar de sus cónyuges abusivos debido a su estatus migratorio.
"Es mi pasión", dice. "Es importante que las mujeres inmigrantes sean vistas y oídas. Somos una parte muy importante de este país y apoyamos este país".
El primer paso
El proyecto de reforma migratoria S. 744 incluye disposiciones que ayudarían a mujeres como Hernández y Flores a regularizar sus permanencias, pero el proyecto está detenido en la Cámara de Representantes. Una de las recomendaciones aumenta el número de visas tipo U reservadas cada año para aquellas personas víctimas de delitos y que colaboren con las autoridades en el proceso de llevar a la justicia a quienes cometen este tipo de crímenes.
Casa año el gobierno emite 10 mil de estas visas y la cuota se acaba antes de finalizar el año fiscal.
Lisa Koop, directora asociada de Servicios Legales del Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes, dice que el gobierno ha alcanzado el límite visas U durante tres años consecutivos y se cree que éstas sólo llegan a una fracción de las mujeres inmigrantes maltratadas. "No hemos visto una reducción en el número de sobrevivientes de violencia doméstica", apuntó.
Koop indica que las mujeres que no son ciudadanos corren más riesgo de sufrir violencia doméstica, y que las parejas abusivas a menudo amenazan con retirar su solicitud de patrocinio o reclamar su matrimonio. Y que las mujeres no llaman a la policía por miedo a ser deportadas. "Las mujeres indocumentadas son a menudo aterrorizadas”, subrayó.
Vías alternas
Si la reforma migratoria es aprobada de acuerdo al plan del Senado, la cuota anual de visas U se duplicaría de 10 mil a 20 mil. Los requisitos para recibir una visa U también se ampliarán a los que han experimentado abusos en el trabajo, explica el reportaje de colorlines.com.
Flores recibió una visa U en enero y ahora tiene un permiso de trabajo. "Mi visa fue una bendición. Si yo hubiera sido enviada de vuelta a México, probablemente estaría muerta”.
Otra recomendación contenida en el proyecto de reforma migratoria del Senado es ayudar financieramente a las víctimas o permitirles que califiquen para ciertos beneficios públicos asistidos tales como vivienda.
Gracia Huang, directora de Políticas Públicas para la Coalición del Estado de Washington contra la violencia, dijo que la reforma del Senado tiene muchas cosas buenas, pero que no es la única manera de crear sistemas para ayudar a las mujeres que han sufrido violencia doméstica.
"Tenemos varias estrategias que suceden al mismo tiempo, incluyendo una amplia promoción administrativa", dijo. "Estamos tratando de incluir estas piezas en el proyecto de ley integral, pero si no pasa, vamos a tratar a través de otros vehículos", concluyó el reportaje publicado en la página digital www.colorlines.com.
©Univision.com
Comentarios