Aumenta la presión al gobierno de Obama para que frene las deportaciones

Univision.com | Oct 14, 2013 | 10:32 AM

Activistas pro inmigrantes voltean las miradas hacia la Casa Blanca tras inacción del Congreso con la reforma migratoria

La falta de una reforma migratoria eleva las preocupaciones de los activistas que defienden los derechos de los inmigrantes en Estados Unidos.
“¿Cómo podrían frenar las deportaciones? Opina en nuestro Foro.”
La decisión del liderazgo republicano de no debatir el plan aprobado por el Senado en junio, la discusión de una reforma por partes, el cierre del gobierno y ahora el debate sobre el techo de la deuda, postergaron la legalización de los 11 millones de indocumentados y la atención volvió a fijarse en la política de deportaciones del presidente Barack Obama.
Al 9 de septiembre la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE) había deportado 311,387 inmigrantes, un promedio de 991.3 diarios. De ellos, 198.436 tenían antecedentes criminales y el resto no.
"Queremos que el presidente suspenda las deportaciones sistemáticas, particularmente de personas que cumplirían los requisitos de una legalización" en caso de que el Congreso cree un nuevo sistema de inmigración, dijo al diario The Wall Street Journal (WSJ) Chris Newman, director legal de la National Day Laborer Organizing Network (Red nacional de organizaciones de jornaleros), el grupo al frente de una campaña nacional para que el gobierno ordene un alto a las expulsiones.
La campaña incluye movilizaciones y jornadas de desobediencia civil. Este lunes se llevará a cabo una jornada en Phoenix; el viernes hubo protestas en Tucson, Arizona.
Recientemente Obama dijo a una cadena hispana que su administración no podía congelar las deportaciones de indocumentados y que una decisión en ese sentido no tenía respaldo jurídico.
La Casa Blanca advierte que es el Congreso la única instancia que puede cambiar la ley. Además, urge al liderazgo republicano de la Cámara para que envíe un proyecto de reforma migratoria comprensivo y asegura que en el pleno existen votos suficientes para aprobarlo de inmediato.
Pero la agenda del Congreso sigue ocupada con otros temas de interés nacional y nada indica, por ahora, que la reforma a la leyes de inmigración regresará al centro de las discusiones.
No se rendirán
"El presidente tiene la autoridad de detener las deportaciones. Hasta que use esa autoridad, las vamos a detener nosotros", dijo al diario Edna Monroy, líder de la California Immigrant Youth Justice Alliance (Alianza de California para la justicia de jóvenes inmigrantes).
Los activistas también buscan que el gobierno apruebe algún tipo de beneficio para indocumentados sin antecedentes criminales como el DACA, que en junio de 2012 suspendió temporalmente las deportaciones de 1.7 millones de dreamers y les concedió un permiso de trabajo.
El DACA o Acción Diferida beneficia a jóvenes indocumentados que ingresaron siendo niños al país, tienen menos de 31 años de edad y carecen de antecedes criminales.
La petición de ampliar el DACA forma parte del denominado Plan B, instancia que la Casa Blanca desestima e insiste en que la única opción para reparar el problema de los indocumentados es la vía legislativa.
Detractores de la reforma migratoria advierten que cualquier medida para otorgar algún tipo de estatus provisional se saltaría la autoridad del Congreso para legislar, resaltó el WSJ.
Dan Stein, presidente de la Federation for American Immigration Reform (Federación para una reforma migratoria estadounidense), una organización que ha hecho lobby contra el programa de legalización, lo considera "inconstitucional", agregó.
Las deportaciones en cifras
Durante el año fiscal 2012 ICE deportó a 409,849 extranjeros de los cuales, aseguró, 55% (225,390) fueron declarados culpables de cometer faltas criminales graves y menores.
Organizaciones nacionales que defienden los derechos de los inmigrantes, entre ellos el Consejo Nacional de La Raza (NCLR), la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA), America’s Voice, el Foro Nacional de Inmigración (NIF) y el Centro de Orientación del Inmigrante (CODI), entre otros, reiteraron que entre seis a siete de cada 10 expulsados por el gobierno no tenían antecedentes criminales serios que pusieran en riesgo la seguridad nacional de Estados Unidos.
Durante el año fiscal 2009 (del 1 de octubre de 2008 al 30 de septiembre de 2009) -el primero del primer mandato de Obama-, el gobierno deportó a 389,834 indocumentados. En el año fiscal 2010 la cifra de expulsados subió a 392,862.
Al año siguiente, 2011, la cifra alcanzó los 396,906 con un average de 33,330 expulsados por mes.
Del número total de expulsados a la fecha el gobierno insiste en que la mayoría tenía antecedentes criminales.
©Univision.com
Commentarios