Activistas evitaron la deportación de indocumentados

Univision.com | Oct 11, 2013 | 8:19 PM

SIGUIENTE:

Estos manifestantes del movimiento “Ni una deportación más” se amarraron a autobuses llenos de inmigrantes indocumentados.

Fue una jornada intensa, al rayo del sol en Tucson, Arizona. Esta mañana, doce activistas se encadenaron a las ruedas de dos autobuses de deportación para evitar que un grupo de indocumentados fueran enviados de regreso a sus países contra su voluntad.
“Activistas de Phoenix y Tucson bloquearon el paso de buses que transportan indocumentados a la Cor”
Activistas de Phoenix y Tucson bloquearon el paso de buses que transportan indocumentados a la Corte Federal para ser procesados bajo el programa "Streamline", que permite agilizar la deportación de los detenidos en menos de 48 horas. Un proceso exprés. "El día de hoy estamos parando la operación Streamline. Es un operativo que ya tiene seis años y que criminaliza a las personas que vuelven a entrar a este país", señaló Carlos García, uno de los organizadores del acto. Pusieron alma y cuerpo literalmente. Usaron sus físicos para detener los camiones del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, sus siglas en inglés). Deborah González y otros 11 manifestantes obstruyeron el paso de los dos autobuses que transportaban a unos 80 indocumentados. Streamline es una iniciativa del Departamento de Seguridad Nacional y el Departamento de Justicia que se ha implementado para procesar a inmigrantes indocumentados a quienes se les imponen sentencias de meses y años en cárceles federales por violar leyes de inmigración. “Estamos aquí por que todas las personas en este autobús son humanos. Son madres, padres, hijos, hijas, gente de familia que están tratando de venir a este país por un mejor futuro”, explicó Deborah González a Noticias Univision. Carlos Garcia, activista de la Organización Puente, lo dejó muy claro: “Estamos aquí parando operación Strealime. Si el Congreso y el presidente (Barack Obama) no actúan, nosotros vamos a actuar. Vamos a parar las deportaciones, arriesgando nuestras vidas, para que vean lo que significa esto para nosotros”. Poco antes de las 8 de la mañana, cuando los autobuses se encontraban llegando a la Corte Federal, estos doce activistas, miembros de diversas organizaciones civiles a favor de los derechos de los inmigrantes, bloquearon el paso de los buses y se ataron a las llantas delanteras. Los vehículos llevaban a inmigrantes detenidos durante las últimas horas para ser juzgados en una audiencia y luego ser deportados, la mayoría de ellos a México. "Se criminaliza a 70 hombres y mujeres en un proceso completo que dura una hora", indicó la abogada Isabel García, presente en la protesta en nombre de la organización Derechos Humanos. A dos calles de allí, otro grupo de personas se encadenaron a unos postes del estacionamiento de la Corte Federal para impedir el paso de los vehículos. "Lo que queremos es que no puedan entrar los abogados, ni los jueces, que no se pueda llevar a cabo el proceso, porque si pasan las 48 horas y no son deportados esto sería inconstitucional", explicó García. Bajo la normativa del programa Streamline los inmigrantes no pueden estar detenidos más de 48 horas y deben ser deportados o puestos en libertad antes de ese plazo de tiempo. Tras la acción de los activistas, que impidió que hoy viernes se desarrolle el proceso, los detenidos deberán esperar hasta al martes para que un juez resuelva su situación. Una de las mujeres que se encontraba atada al bus, quien prefirió no identificarse, dijo que lo hacía porque los detenidos "están siendo separados de sus familias, ellos están siendo llevados a un proceso que es inhumano", enfatizó. Al grito de la consigna "Ni uno más" –que le da nombre a la campaña que han lanzado- los manifestantes pidieron que ya que el gobierno está en cierre temporal, por la falta de acuerdo presupuestario en el Congreso, se detengan los procesos de deportación que cuestan millones de dólares y, según afirman, "no son esenciales". Durante la acción de desobediencia civil, que duró más de tres horas, oficiales de la Policía de Tucson, agentes de la Patrulla Fronteriza y de US Marshall intentaron controlar a los participantes y arrestaron a 19 personas que enfrentan cargos de obstrucción de la vía publica. "Bajo la administración del presidente Obama, casi dos millones de familias han sido destrozadas por la detención y la deportación", explicó Marisa Franco de la Red Nacional de Jornaleros, otra organizadora del evento.
"Nuestras comunidades ya no pueden esperar a que el Presidente redescubra su brújula moral, o que el Congreso haga realmente su trabajo. Vamos a hacer lo que cualquier madre o padre haría para mantener a nuestras familias unidas ante la posibilidad de que ICE los separe”, agregó.
Los grupos han planeado acciones similares el lunes en otras localidades de Arizona, como Phoenix, Eloy y Nogales. Los organizadores planean llegar hasta la sede de ICE en Phoenix para hacerse oír, cueste lo que cueste. 
Con información de Efe y reporte de Dulce Mascareño
©Univision.com
Commentarios