Murió Erich Priebke, uno de los nazis más terribles

EFE | Oct 11, 2013 | 4:58 PM

Tenía 100 años y vivía en Italia, donde cometió, en nombre de Adolf Hitler, la peor masacre de la II Guerra Mundial. Lo enterrarán en un país de América Latina.

Fue uno de los peores criminales de guerra. Y pasara a la historia por su crueldad. El oficial nazi Erich Priebke murió hoy a los cien años en su domicilio de Roma en el que se encontraba bajo arresto domiciliario, desde que fuera extraditado desde Argentina en 1995.
“Priebke, berlinés de nacimiento, fue capitán de las SS nazis y destinado a Italia en el año 1943 d”
Priebke, berlinés de nacimiento, fue capitán de las SS nazis y destinado a Italia en el año 1943 donde participó en la "Matanza de las Ardeatinas".
La matanza de la Fosas Ardeatinas ocurrió el 24 de marzo de 1944 cuando 335 italianos -en su mayoría presos políticos recluidos en la cárcel romana de Regina Coeli y 75 judíos escogidos al azar- fueron fusilados por los nazis en represalia por la muerte de 33 soldados alemanes en un atentado cometido el día anterior por los partisanos en la Via Rasella, donde se encontraba la sede romana de la Gestapo.
Los fusilamientos se ejecutaron en las Fosas Ardeatinas, a 14 kilómetros al sur de Roma, y la operación estuvo dirigida por el teniente coronel Herbert Kappler, jefe de la Gestapo en Roma durante la ocupación, y en la misma participaron el capitán de las SS Erich Priebke y el mayor Karl Hass. Fue la mayor masacre perpetrada en Italia por los nazis.
Finalizada la II Guerra Mundial (1945) Priebke fue internado en un campo británico de prisioneros, del que se escapó en 1946, y huyó a la Argentina, como otros muchos centenares de nazis.
Tras permanecer cinco años en Buenos Aires con su esposa, en 1951 se trasladó a la ciudad de Bariloche, en el sur del país, donde permaneció hasta ser descubierto por la prensa en 1994 lo que le valió su extradición a Italia, donde fue condenado a cadena perpetua en 1998, fecha desde la que permanecía bajo arresto domiciliario dada su avanzada edad.
Según anunció su abogado, la última voluntad de Priebke es ser trasladado a la Argentina y enterrado allí.  Paolo Giachino explicó que el oficial de Adolf Hitler pidió ser enterrado en Bariloche, al lado de su esposa. "Murió de vejez y estaba lúcido hasta el final", aseguró el abogado que siempre aseguro que el nazi era un perseguido.
“Soportó con dignidad años de persecución, convirtiéndose en ejemplo de coraje y coherencia", dijo Giachino. Priebke, que figuraba entre los últimos nazis con vida, jamás pidió perdón por sus crímenes. Se calcula que quedan al menos 60 de ellos, según el centro Simon-Wisenthal.
"No lo lloraremos. Murió un asesino que mató a más personas que un asesino en serie. Alguien que no se arrepintió y que vivió una vida larga, en parte feliz", se lamentó Francesco Polcaro, presidente de la Asociación Nacional Partisanos Italianos.
©EFE
Comentarios