El largo camino de una joven indocumentada para estudiar en el MIT

Univision.com | Oct 11, 2013 | 1:28 PM

¿Cómo le hizo una indocumentada para llegar a la mejor escuela tecnológica del mundo?

Sofía Campos nació en Lima, Perú. La mayor de tres hermanos, cuando solo tenía seis años sus padres decidieron traerlos a Estados Unidos, en busca de un mejor futuro para ellos. Llegaron como turistas y se quedaron en el país.
“Los hermanos Campos se criaron en Estados Unidos y asistieron a la escuela como todos los niños de”
Los hermanos Campos se criaron en Estados Unidos y asistieron a la escuela como todos los niños de su edad.  Su estatus nunca fue, para ellos, una preocupación. Pero cuando cumplió sus 17 años, estando en el último año de high school, Sofía se enteró de que era indocumentada. Y comenzó, entonces, una gran odisea. Una odisea que te presentamos en detalle en el especial El cielo es el límite de La Huella Digital. 
A pesar de que no existe ninguna ley federal que les prohíba a los indocumentados ingresar en una institución de educación superior, el hecho de no tener papeles les impide ser elegibles para recibir ayudas oficiales.
Sofía se las ingenió, sin embargo, para entrar a la Universidad de California en Los Angeles, UCLA, y conseguir cuanta beca encontró disponible para financiar sus estudios. “Me negaron muchas, pero me dieron otras”, dice con orgullo.
El dinero de las becas era insuficiente y tenía que trabajar para complementar sus ingresos. En una ocasión, incluso, se tuvo que retirar de la universidad durante tres trimestres, para ahorrar el dinero que le faltaba para pagar sus estudios.
“Ir a UCLA como estudiante indocumentado es muy duro. No podía manejar, entonces me tocaba tomar el autobús. Cuatro autobuses por trayecto, en realidad. Cada trayecto tomaba más de dos horas”, asegura.
Sofía confiesa que muchas veces no tenía dinero para comer, porque se lo tenía que gastar en los autobuses. Pero asumió todos los sacrificios para salir adelante.
Para ello, contó con la ayuda de grupos de apoyo a los indocumentados al interior de la universidad, que fueron muy importantes para ayudarle a concluir sus estudios. “Fue duro”, dice, “pero valió la pena”.
Su perseverancia y esfuerzo le sirvieron a Sofía no solo para terminar sus estudios de pregrado en UCLA, sino para obtener ayuda financiera de MIT con el fin de continuar sus estudios.
En ese proceso, las redes de apoyo que encontró en UCLA fueron fundamentales, ya que le ayudaron en todo el proceso que tuvo que seguir para poder llegar a MIT.
Le dieron recomendaciones, revisaron su ensayo, la guiaron en el proceso de selección de su programa de posgrado, le hablaron de los costos y le ayudaron a conseguir ayuda financiera.
MIT cubre el 75 por ciento del costo de la matrícula de Sofía y le paga su estadía en Boston. Tiene, además, un beca que cubre el resto de sus gastos.
Hoy, a sus 23 años, Sofía se prepara para ser una planificadora urbana exitosa y retornar a la comunidad todo  lo que ha recibido.
Sofía vive muy agradecida con toda la gente que ha contribuido a su formación.  “Hay mucha gente que te quiere ayudar, pero no vas a recibir ayuda si no la pides”, dice.
Por encima de todo, sin embargo, Sofía destaca el apoyo de sus padres, que trabajaron duro para sostenerla a ella y sus hermanos y les enseñaron a ser perseverantes y a luchar por un mejor futuro.
La historia de Sofía, y la de once jóvenes hispanos más que estudian hoy en las mejores universidades del país, las puede seguir en el informe El cielo es el límite, en la sección La Huella Digital de NoticiasUnivision.com.
©Univision.com
Commentarios