Un exitoso abogado le achaca sus logros a una dura infancia

EFE | Oct 08, 2013 | 5:25 PM
Recientemente nombrado "El abogado latino del año" por el Colegio Nacional de Abogados Hispanos, Juan José Domínguez llegó al país siendo un niño, época en la que conoció la pobreza de primera mano, por lo que se ha centrado en la comunidad y en tener un profundo sentido de servicio a los más necesitados.
“¿Cómo celebras tu hispanidad? Comenta esta Noticia en los Foros.”
Para Domínguez, una de las claves para lograr este premio, uno de los reconocimientos más importantes para los abogados hispanos, ha sido siempre tener "ganas" de hacer las cosas, a pesar de que las circunstancias no sean siempre las mejores.
Otro aliciente fue el ver de primera mano las necesidades de la comunidad hispana en California.
"Tenía como 17 años cuando empecé a trabajar en hospitales: estuve 12 años en el Saint Francis en Lynwood y en el de UCLA, que son dos de los más grandes hospitales de trauma en California", recordó en entrevista con Efe.
Allí vio cómo muchos hispanos llegaban accidentados, sin hablar inglés, sin seguro médico y sin quien los ayudara. "Eso me abrió mucho los ojos y vi mucha tristeza", señaló Domínguez.
El objetivo de ayudar a estas personas llevó a este abogado a trabajar duro hasta tener actualmente uno de los bufetes más grandes de atención a hispanos del sur de California y ser reconocido varias veces como "Súper Licenciado", "Abogado Máximo" y "Abogado del Año".
Domínguez asegura que existe una gran necesidad de que la comunidad hispana reciba buenos servicios en su propio idioma, idea que surge desde la escuela, donde, con frecuencia, lo llamaban para que tradujera pues en aquella época era uno de los pocos que hablaba español.
"Hay una necesidad grande de un servicio competente para los latinos en su idioma", afirmó el letrado, al destacar la importancia no solamente de entender la cultura, "que es muy importante en la actividad de todos los seres humanos", sino de "tratar a todas las personas con respeto".
Los recuerdos de años atrás
Domínguez recordó que llegó procedente de Cuba con sus padres y sus cinco hermanos cuando tenía 10 años, hace más de cuatro décadas, y, traspasar unos días en Miami, se trasladaron a California
"Mi papá vino de 42 años a los Estados Unidos con seis hijos y tuvo que trabajar desde el primer día en que llegó, pues siempre se negó a aceptar beneficios del gobierno", dijo.
Domínguez explicó que 25 años después, cuando los hijos ya habían crecido, su padre, que era farmacéutico en Cuba, fue a la Universidad del Sur de California y revalidó su licencia, para posteriormente abrir "su primera farmacia cuando tenía 68 o 69 años".
Este ejemplo es una muestra de que en la familia Domínguez siempre ha "habido ganas" de hacer las cosas, virtud que el abogado intenta inculcar en los que le rodean.
"Hace poco fui a entregar una beca a la escuela donde me gradué de preparatoria, la South Gate High School (al sureste de Los Ángeles), y al hablar vi un mar de latinos", contó.
"Les dije, si tienen ganas pueden llegar a cumplir sus metas, aunque no tengan raíces favorables y aunque la situación económica no sea buena o aunque estén en escuelas que no son óptimas", indicó.
Para Domínguez, es importante que los jóvenes hispanos, especialmente en el sur de California, tengan buenos ejemplos de profesionales latinos "para que la juventud tenga otras aspiradores que no sean solamente ser boxeadores o jugadores de fútbol", concluyó.
©EFE
Commentarios