Fue liberado luego de 41 años en prisión y tres días después murió

Univision.com | Oct 07, 2013 | 8:05 PM
Herman Wallace, un ciudadano estadounidense que pasó 41 años en prisión por un crimen que no cometió, falleció a causa del cáncer que padecía tan solo tres días después de ser puesto en libertad, del Centro Penitenciario del Estado de Louisiana, mejor conocido como “Angola”, informó este viernes Amnistía Internacional USA.
“Opina sobre esta noticia en los Foros de Univision.”
"Hoy es un día triste para la familia y amigos de Herman Wallace y para aquellos que pasaron muchos años trabajando por su libertad", ha señalado el director de AI USA, Steven Hawkins, en un comunicado.
"Herman falleció tres días después de que un juez revocara su condena y el estado de Louisiana le pusiera en libertad al cuidado de un hospicio, ya que padecía cáncer de pulmón", ha relatado Hawkins, que ha denunciado que "el estado sometió a este hombre al infierno".
El presidente de AI ha subrayado que "aunque murió sabiendo que era libre, esto no mitiga las injustificables décadas que padeció el cruel e inhumano confinamiento en solitario".
Según Hawkins, desde su "defectuosa condena en 1974" pasando por los "más de 41 años de confinamiento en condiciones degradantes", no se respetaron sus Derechos Humanos.
Amnistía Internacional hizo campaña durante años por que Wallace saliera del confinamiento en solitario y posteriormente, tras ser diagnosticado de cáncer, para reclamar su puesta en libertad para que pudiera pasar sus últimos días con sus seres queridos, informó Europa Press.
Toda una vida en prisión
Herman Wallace era uno de los llamados “Tres de Angola”, junto a Robert King, que fue liberado de prisión en 2001, y Albert Woodfox, que permanece en confinamiento solitario a pesar de que su condena fue revocada en tres ocasiones.
En 1972, Wallace y Woodfox fueron hallados culpables del asesinato de un joven guardia de la prisión llamado Brent Miller. No existen pruebas que los vinculen con el crimen.
Wallace, fue condenado en 1974 por el asesinato del guardia de la prisión por un jurado compuesto totalmente por hombres blancos, sin que hubiera ninguna prueba de ADN le relacionara con el crimen, ni tampoco el cuchillo ni las huellas de sangre encontradas en el lugar de los hechos.
Además, después se supo que el testimonio del testigo clave había sido comprado por el estado a cambio de favores, incluido un indulto.
Ante estas circunstancias, un comisario judicial estatal recomendó en 2006 que se revocara su condena, pero el Tribunal Supremo de Louisiana rechazó la apelación. En 2009, Wallace pidió la revisión de su caso por los tribunales federales.
Este martes, un tribunal revocó su condena sobre la base de la exclusión sistemática de mujeres del gran jurado que le condenó inicialmente. Sin embargo, según Hawkins, "el jueves por la noche, el estado solo agravó los errores de la justicia volviendo a imputar a Herman por asesinato". "Nada puede deshacer el sorprendente trato de las autoridades a este hombre", ha lamentado.
Según AI, Wallace pasó 41 años en confinamiento en solitario 23 horas al día, sin acceso a ningún programa de rehabilitación o reinserción y saliendo solo siete horas a la semana de su celda, que aprovechaba para ducharse principalmente. "En virtud del Derecho Internacional, estas condiciones equivalen a trato cruel, inhumano y degradante", ha denunciado la ONG.
©Univision.com
Commentarios