Janet Napolitano se fue sin reforma migratoria y con nivel récord de deportaciones

EFE | Oct 04, 2013 | 3:58 PM

La hasta ahora jefa del Departamento de Seguridad acaba de dejar su puesto. Apoyó la reforma migratoria, pero deportó a 400 mil al año.

En medio del cierre del gobierno, Janet Napolitano acaba de dejar el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, sus siglas en inglés) tras cuatro años y medio de mandato con un nivel récord de deportaciones de indocumentados y decepcionada por no haber logrado ver aprobada una reforma migratoria.
“Comenta esta Noticia en los Foros de Univision.”
Comenta esta Noticia en los Foros de Univision. De 55 años y exgobernadora de Arizona, Napolitano asumió esta semana su nuevo cargo como presidenta de la Universidad de California. Fue la primera mujer en encabezar el DHS y el presidente Barack Obama todavía no ha nombrado a su sustituto al frente de una cartera que se ocupa de asuntos tan dispares y fundamentales como el manejo del terrorismo doméstico, la gestión de emergencias y la inmigración. Napolitano ha sido una acérrima defensora de la reforma migratoria durante su etapa en el DHS y respaldó públicamente el proyecto de ley al respecto aprobado en junio pasado por el Senado, que incluye una vía para la legalización de los indocumentados –con camino a la ciudadanía- y un aumento de la seguridad fronteriza. Y que hoy se encuentra frenada en la Cámara de Representantes por los republicanos. Aprobar una reforma "integral" es "la única manera de enfrentar los problemas de larga duración de nuestro sistema de inmigración", enfatizó en su discurso de despedida en Washington. Ella "dio la bienvenida" al debate y "ha sido una poderosa defensora de la reforma migratoria", según el director ejecutivo del Foro Nacional de Inmigración, Ali Noorani. De hecho, se encargó personalmente de supervisar y coordinar las mejoras en la seguridad fronteriza, reclamadas fundamentalmente por los republicanos, con visitas in situ a zonas de la frontera con México. Además, en 2012 le tocó poner en marcha el programa conocido como "acción diferida", que suspendió durante dos años la deportación de cientos de miles indocumentados que llegaron a Estados Unidos cuando eran menores de edad. Pero durante su gestión se batió también un récord en el número de deportaciones de indocumentados, con unas 400,000 por año, aunque ella defendió que en su mayoría fueron de criminales o de personas con antecedentes. La organización Presente.org celebró la renuncia de Napolitano y dijo que pasará a la historia como la persona que implementó "las políticas antilatinos y antiinmigrantes más represivas que la nación haya visto". Es tarea del DHS trabajar en la prevención de ataques terroristas y a Napolitano le tocó vivir, en la Navidad de 2009, el intento del joven nigeriano Umar Farouk Abdulmutallab de volar un avión en ruta desde Ámsterdam a Detroit (EEUU) con explosivos que llevaba ocultos en su ropa interior, un plan atribuido a la filial de Al Qaeda en Yemen. También los atentados del pasado 15 de abril en la maratón de Boston, perpetrados presuntamente por los hermanos Tsarnaev, de origen checheno, y que causaron tres muertos y más de 280 heridos. Dado que atacar al sistema de aviación de EEUU es una de las estrategias preferidas por Al Qaeda, según las autoridades, durante el mandato de Napolitano se pusieron en marcha nuevas medidas de seguridad en los aeropuertos, entre ellas los polémicos escáneres corporales. Uno de los objetivos de Napolitano fue relajar las restricciones a la introducción de líquidos en los aviones, pero finalmente no pudo hacerlo por las preocupaciones sobre sus efectos en la seguridad. La exgobernadora también tuvo que gestionar más de 300 desastres naturales, entre ellos el huracán Sandy y devastadores tornados en estados del sur y el medio oeste. En su discurso de despedida, Napolitano alertó precisamente que las principales amenazas para el país en materia de seguridad son la "creciente probabilidad" de severos desastres naturales debido al cambio climático y los ciberataques. Justo, cuando la tormenta Karen amenaza con convertirse en huracan y pegar en la costa este el fin de semana. Su pasado en Washington y al frente del DHS ha despertado algunos recelos entre los alumnos de la Universidad de California y preocupación ante una posible "militarización" de la institución, donde estudian miles de indocumentados, muchos de ellos hispanos. No obstante, nada más llegar a la Universidad, Napolitano dijo en una reunión con estudiantes que apoya un proyecto de ley que busca limitar en California el programa "Comunidades Seguras", gestionado precisamente por el DHS y diseñado para identificar a extranjeros criminales. Ese proyecto fue aprobado por la legislatura de California y espera la firma del gobernador estatal, Jerry Brown que ayer promulgó la ley que otorga licencias de conducir a miles de inmigrantes sin papeles.
©EFE
Comentarios