Liberan a siete dreamers que intentaron cruzar la frontera

EFE | Oct 01, 2013 | 7:21 PM

SIGUIENTE:

Estos ‘dreamers’ podrán quedarse en Estados Unidos con ciertas condiciones.

El grupo ahora se hace llamar "Dream30"

Siete miembros del grupo de los 35 soñadores que trataron de reingresar desde México a Estados Unidos a través de la garita de entrada de Laredo en Texas fueron dejados en libertad, según se informó este martes.
“Opina sobre esta noticia en los Foros de Univision.”
La primera en recibir permiso de entrada, del grupo conocido como "Dream30", y que ahora se llama "Dream35" por sus cinco nuevos integrantes, fue Elsy Núñez, una inmigrante indocumentada hondureña que tiene una niña de cuatro años de nombre Victoria Núñez, y quien fue dejada en libertad anoche, debido a que su hija padece epilepsia, parálisis cerebral y un problema de los tobillos que le impide caminar. A Núñez se le había negado reingresar al país en tres ocasiones, a pesar de que su hija es ciudadana estadounidense. "Me presenté varias veces en este mismo puerto de entrada y me dijeron que mi niña no tenía derechos porque es hija de una ilegal", aseguró Núñez en una entrevista telefónica con Efe, después de haber sido liberada. La inmigrante hondureña se encontraba sumida en la desesperación cuando conoció al grupo de soñadores que trataban de reingresar a Estados Unidos, en un albergue en Laredo, Tamaulipas (México) y al hablar con ellos, decidió unirse al grupo según explicó. Un total de 31 jóvenes indocumentados, vistiendo sus batas de graduación y sus mochilas en la espalda, acompañados por cuatro menores de edad, llegaron al medio día de ayer hasta el puente de Laredo que conecta a México con Estados Unidos gritando "vamos a casa, somos indocumentados y no tenemos miedo". Algunos de ellos previamente habían sido deportados y otros se autodeportaron debido a las dificultades que enfrentaban en este país para seguir sus estudios superiores o para trabajar e inclusive para obtener una licencia de conducir. El equipo legal que representa al grupo mencionó que ha solicitado visa humanitaria para todos ellos y queda en manos del servicio de inmigración evaluar cada una de sus peticiones y tomar una decisión caso por caso. El representante de la Alianza Nacional de Jóvenes Inmigrantes (NIYA), Mohammed Abdolahi, detalló a Efe que en total siete miembros del grupo ya fueron dejados en libertad. El activista indicó que además de la hondureña Elsy Núñez y su hija, fueron puestos en libertad en el día de hoy los cuatro menores de edad y sus padres. NIYA desconoce por el momento la situación legal del resto del grupo o si ya han sido trasladados a algún centro de detención. Uno de los menores puestos en libertad hoy, es Javier Cortez, de 16 años de edad, originario de Michoacán, México. "Esta ha sido una experiencia que cambió mi vida. Agradezco mucho la ayuda de NIYA y de la comunidad", dijo el joven indocumentado a Efe, quien llegó a Estados Unidos cuando sólo tenía tres años de edad. Javier Galván, padre de Cortez, quien lo acompañó en todo este proceso, dijo que a principios de este año, la familia que vivía en Florida decidió regresar de forma voluntaria a México debido a problemas familiares. "Esperaremos el proceso legal, tendremos que ir a corte y nuestros abogados nos dirán cuales son los pasos a seguir", detalló el padre. Indicó que su labor ahora se centra en el apoyo de su hijo quien espera algún día poder graduarse como médico. "Acérquense a la comunidad, busquen ayuda, como padres, nosotros queremos lo mejor para nuestros hijos", aseveró. Las desafiantes acciones del grupo de soñadores, quienes son apoyados por NIYA han sido fuertemente criticadas por algunas organizaciones que los acusan de "explotar" a menores de edad mexicanos. En un comunicado de prensa, la organización Somos Independientes, conocida antes como El Movimiento Nacional del Tequila Party, indicó que los menores de edad no deben de ser utilizados para promover la agenda de un grupo. Ante estas críticas, Abdolahi respondió que los únicos "comentarios" que les interesan son los de los inmigrantes indocumentados y que hasta el momento ninguno de ellos los han criticado. No obstante, este tipo de acusaciones se podría convertir en un obstáculo ante el grupo y la posibilidad de obtener apoyo de un congresista para pedir la liberación del resto del grupo. 
©EFE
Commentarios