Polémica boda entre dos primos de 15 y 14 años en Gaza

EFE | Oct 01, 2013 | 5:45 PM
La reciente boda celebrada en Gaza entre dos primos de 15 y 14 años ha desatado sentimientos encontrados en la franja palestina, donde la legislación islámica permite estos enlaces, hoy en día anacrónicos y repudiados por gran parte de la sociedad.
“Opina sobre esta noticia en los Foros de Univision.”
Ahmed, de 15 años, contrajo matrimonio la semana pasada con su prima Tamara, de 14, en la localidad de Beit Lahia, en el norte de Gaza, un acontecimiento que reunió, como suele ser costumbre, a padres, hermanos, familiares y amigos. El matrimonio entre los adolescentes, una práctica común en otras regiones económicamente desfavorecidas del mundo, es poco habitual en la Franja de Gaza, donde ha encendido la polémica en la población y despertado el rechazo de activistas de derechos humanos. Tanto Ahmed como Tamara son miembros del clan Sobeh, vecinos de una zona rural donde tradición y pobreza se mezclan a partes iguales. La historia del matrimonio de la joven pareja de Beit Lahia ha corrido como la pólvora y en pocos días ha avivado el debate a lo largo y ancho de Gaza, bajo el control del grupo islamista Hamás, que tomó el territorio violentamente en junio de 2007. “El casamiento de niños es un fenómeno que había desaparecido hacía tiempo. Creo que los padres de los dos adolescentes carecen de educación”, afirmó Salma Abu Hajjar, una palestina de 52 años y madre de cinco hijos con edades comprendidas entre los 30 y 20 años. Enad Sobeh, padre del flamante esposo, dijo sentirse feliz de ver a su primogénito casarse a una edad tan temprana. “Estaba deseando ver a mi hijo casarse, y pese a que vivimos una situación muy difícil, he vendido dos burros para lograr el dinero para la dote y el coste del convite”, afirmó. La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA), que provee asistencia a los refugiados en la Franja de Gaza, señaló recientemente en un comunicado que más de un millón de palestinos vive por debajo del umbral de la pobreza.
©EFE
Commentarios