Los "Ángeles de la Frontera" siguen ayudando a los inmigrantes

EFE | Sep 30, 2013 | 1:53 PM

El trabajo de la organización no cesa de atraer a múltiples voluntarios de varios puntos del país

SAN DIEGO, California - El grupo Ángeles de la Frontera realiza desde hace más de 25 años viajes semanales a localidades fronterizas para colocar agua, alimentos y ropa a fin de aumentar las posibilidades de sobrevivencia de los inmigrantes en el desierto.
“El grupo se dirigió también a un grupo de jornaleros, la mayoría de ellos indocumentados.”
"Empezamos en el 1996 a poner agua. Es importante porque aunque ha bajado el flujo de los inmigrantes, todavía siguen cruzando", señaló a Efe el fundador del grupo, Enrique Morones.
Formalizado en 2002, hoy en día la organización se ha visto replicada a través de otros 25 grupos, como es el caso de Ninguna Muerte Más (No more deaths), en Arizona, que a juicio de Morones, "es el más importante, tanto colocando agua como rescatando a gente".
La agrupación suele realizar su actividad en el Valle Imperial, cerca de la frontera, zona que frecuentemente es transitada por los inmigrantes en su afán de concluir con éxito el salto a la frontera.
Hérores anónimos
Una de las estaciones en donde se coloca agua y víveres es en la propiedad de María Amaya, en el pueblo de Boulevard, que falleciera en el año 2001 luego de un accidente automovolístico, cuando fue impactada por un vehículo que huía de un retén de la Patrulla Fronteriza, durante un incidente que dejo cinco inmigrantes muertos.
Morones señaló que en toda el área se ven historias de heroísmo por parte de personas que brindan su apoyo a inmigrantes, una realidad que incluiso ha inspirado a la película "Detenidos en el Desierto", basada en la obra de Josefina López y que se estrenará el 11 de octubre en el Festival de Cine de Los Angeles.
De igual manera, el trabajo de la organización no cesa de atraer a múltiples voluntarios, como el grupo de 20 personas que ayer acompañó a Morones en su labor, provenientes de las ciudades de Los Angeles y Reedlands.
"Cada semana, al menos uno o dos de los voluntarios se enamora del proyecto y participa con nosotros aquí, o lo extienden a sus comunidades", dijo Morones.
La ayuda continúa
Una de ellas es Sofía Lawson, quien relató a Efe que se enteró del trabajo de Ángeles de la Frontera cuando era estudiante de la Universidad de California, hace cuatro años.
"Aunque me mudé a Filadelfia, sigo trabajando con la organización, al punto de planear volver a la zona fronteriza para hacerme cargo de un albergue para inmigrantes, en los canales de Tijuana, que honra a Micaela Saucedo, quien murió recientemente y me inspiró", manifestó.
El grupo se dirigió también a un grupo de jornaleros, la mayoría de ellos inmigrantes indocumentados, quienes estaban apostados ante una tienda de materiales de construcción en San Diego.
El jornalero José Segura señaló que, además de la comida y ropa que la organización les ofrece, también son importantes las sesiones de consejería legal de los días martes, realizadas en la base del grupo en San Diego, durante las cuales reciben asesoría en casos de abuso laboral.
©EFE
Commentarios