Un joven argentino logró cruzar nadando el Canal de la Mancha

Univision.com | Sep 25, 2013 | 9:23 PM
El joven Damián Wachowicz, de 28 años, se convirtió este lunes en el noveno argentino en cruzar nadando las aguas frías del Canal de la Mancha, informó el diario El Clarín.
“Todo comenzó como un desafío con dos de compañeros de la maestría en Administración de Empresas qu”
Todo comenzó como un desafío con dos de compañeros de la maestría en Administración de Empresas que estudia en Londres. El primero el australiano Phil Kearney, guardavidas, y el danés Jesper Ludolph, miembro del equipo nacional de nado.
Un desafío para un nadador amateur
La experiencia de Wachowicz era la de un aficionado; ya que nunca había nadado profesionalmente. Sin embargo logró cruzar las 21 millas de costa a costa que separan Inglaterra de Francia.
“Pensé que había dicho que sí a algo que no podría concretar”, dijo Wachowicz quien después de darse cuenta del tamaño del compromiso que había adquirido y del trayecto que tenía que cruzar con aguas a temperaturas de hasta 10 grados centígrados.
“Nada de eso me venció. Organicé un plan de entrenamiento, hice una dieta de engorde y busqué una inspiración, algo me que impulsara a hacer lo que hice: nadar sin parar 15 horas y 18 minutos”, añadió Damián para El Clarín.
Buscó una inspiración
Su inspiración fueron quienes viven en asentamientos precarios a los que la organización “Techo” les construye viviendas. Cuando todavía vivía en Argentina, hace cuatro años, fue voluntario en la ONG y levantó casas en las villas. Aún instalado en Londres, seguía en contacto con la organización.
Cumplida la hazaña, recaudó dos mil 800 dólares para la entidad. Su inspiración, entonces, fue “un papá que se levantaba a las 4 de la mañana para ir a trabajar. Cuando volvía a su casa, ayudaba a sus hijos con la tarea. La miseria y la fuerza por salir adelante. Yo tuve que nadar, agotado, muerto de frío. Pero ellos la pasan mal todo el año”, en eso se inspiró Damián.
Entrenamiento físico y mental
Junto a sus compañeros Phil y Jesper alquiló por dos mil dólares un barco de apoyo que los acompañó en todo el trayecto. Pagaron una cuota de 20 dólares para asociarse a un club. Entrenaron durante un año: primero tres veces por semana, una hora al día para afianzar la técnica, después en albercas al aire libre para ajustar la resistencia.
“Nunca pude empatar a mis compañeros, ellos siempre me sacaron ventaja. Eran rápidos. Pero a mí me costaba menos el frío”, recuerda Damián.
En mayo pechearon el Canal de la Mancha: pasaron de nadar 45 minutos a la prueba de fuego, que consistía en bracear siete horas seguidas un día y seis, al siguiente.
El gran día
“Hasta que llegó el día de cruzar de un tirón. Me acompañaron mis padres, mi novia y mi mejor amigo. Me tiraban una botellita con carbohidratos y un chocolate cada media hora. Les pedí que no me hablasen. Sólo podían decirme ‘seguí nadando’”, cuenta Damián.
El día anterior al australiano lo sacaron del agua después de doce horas de haber arrancado: el mal tiempo no lo dejó seguir. El argentino salió con el danés, que no soportó el frío y desertó a las ocho horas de iniciar el cruce.
Después de más de 15 horas de nado constante, Damián por fin logró ver la intensa luz del faro de la costa francesa.
©Univision.com
Commentarios