El caso de un sacerdote argentino sacude al Vaticano

Univision.com | Sep 24, 2013 | 2:42 PM

Julio Grassi había sido condenado por abuso de menores y estaba en libertad, pero ahora un tribunal lo mandó a la cárcel.

La llegada del argentino Jorge Bergoglio a lo más alto de la Iglesia católica puso a su país y a su estructura eclesiástica en el ojo del Vaticano y del mundo. A seis meses de su llegada a la Santa Sede amaneció conmocionada por el caso de un sacerdote argentino que acaba de ser encarcelado por abuso de menores.
“Un tribunal de Argentina resolvió ayer enviar a una cárcel común al sacerdote Julio César Grassi,”
Un tribunal de Argentina resolvió ayer enviar a una cárcel común al sacerdote Julio César Grassi, condenado por abuso de menores, tras revocar el beneficio de la prisión domiciliaria bajo libertad vigilada del que gozaba. El Tribunal Oral Criminal 1 de la localidad bonaerense de Morón resolvió por unanimidad que el sacerdote, que se encontraba en la sala a la espera de la decisión, fuera trasladado de inmediato a una cárcel federal de la localidad bonaerense de Ituzaingó. Horas antes de la decisión judicial, Grassi, quien dirigía un centro benéfico de asistencia a niños sin hogar, aseguró ante el tribunal oral que su "vida es trabajar por los chicos más necesitados" y que las pericias que le han realizado dicen "claramente" que no tiene "ningún rasgo de pedófilo". Grassi fue sentenciado en 2009 a 15 años de prisión por dos de los 17 cargos en su contra relacionados con abuso de menores luego de que un canal de TV revelara una serie de denuncias en su contra. El sacerdote apeló esa condena y, a la espera de un fallo, se le permitió permanecer en libertad con ciertas restricciones, entre ellas, no ingresar a su fundación, no permanecer a solas con niños ni referirse a los menores que lo habían denunciado. La Fiscalía había denunciado que el sacerdote violó estas condiciones y la semana pasada la Cámara de Casación de la provincia de Buenos Aires determinó que Grassi no había cumplido con los términos de la libertad provisional otorgada. A esto se sumó la decisión, el pasado miércoles, de la Suprema Corte de la provincia de Buenos Aires de ratificar la condena a 15 años de prisión de Grassi por abuso sexual agravado y corrupción de un menor que asistía a la Fundación Felices los Niños, el centro benéfico que el religioso dirigía. Grassi, quien proclama su inocencia, aseguró que en este caso ha habido un "cúmulo de mentiras" que "se les van introduciendo a la sociedad como si fueran verdades de fe" y que todo se debe a una lucha por el poder de su fundación. "Lo que se trata de hacerme a mi es una pintura de mi rostro y de mi alma que no es mía", afirmó el sacerdote ante los jueces. La investigación que involucró a Grassi comenzó en 2002, cuando el programa Telenoche Investiga, de Canal 13, difundió un informe con denuncias contra el religioso por supuesto abuso de menores a los que debía proteger, mientras ocupaba el cargo de director de la Fundación Felices los Niños. El cura era muy famoso y se paseaba por canales de TV y radios argentinas promoviendo la ayuda para su entidad hasta que la denuncia lo hizo caer en desgracia. “Esta es una cruz que tengo que llevar”, dijo antes de ser enviado a la cárcel en las últimas horas.
La prisión efectiva de Grassi sacude a su compatriota Jorge Bergoglio. Pero no es la primera vez. A los pocos días de haber sido electo como Sumo Pontífice, el caso de Grassi golpeó  a Jorge Bergoglio. Un artículo publicado en el diario The Washington Post, a los 5 días de asumir,  señalaba que nunca había condenado al sacerdote.
El caso Grassi cruzó las fronteras debido al llamado de atención de la organización católica estadounidense Bishop Accountability (Rendición de Cuentas de Obispos), que rastrea casos de menores víctimas de abusos. Según la entidad, el papa Francisco se demoró en tomar medidas contra Grassi y otro sacerdote argentino condenado por abuso sexual y le pidió una disculpa por la supuesta protección de la Iglesia católica argentina les habría dado a los clérigos y solicitó que haga público los expedientes de ambos casos.
Sin embargo, hay que destacar que Grassi nunca estuvo bajo el mando ni dependía de la Archidiócesis de la Ciudad Buenos Aires, a cargo de Bergoglio, sino de la Diócesis de Morón, en la provincia de Buenos Aires, una jurisdicción diferente.
De todos modos, el Papa siempre estuvo pendiente del caso. El viernes 5 de abril, recibió al arzobispo Gerhard Ludwig Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y entre varios asuntos tratados en esa reunión abordaron el caso Grassi.
El sitio InfoCatolica, recordó que ese día El Vaticano emitió una nota para dejar constancia de que Francisco seguirá la línea de transparencia en casos de abusos a menores cometidos por clérigos católicos, establecida por Benedicto XVI quien hoy dijo que nunca encubrió a pederastas.
©Univision.com
Comentarios