Se disuelve el Grupo de los Siete que redactaba una reforma migratoria en la Cámara

Univision.com | Sep 20, 2013 | 2:23 PM
Se disuelve el grupo ... Se disuelve el grupo ...
3 Pausar Auto Play

Dos republicanos dejaron el grupo bipartidista que negociaba una reforma migratoria integral en la Cámara de Representantes.

Dos de los tres republicanos que negociaban un proyecto de ley anuncian su retiro

Dos de los tres republicanos que integraban el Grupo de los Siete que redactaba un plan de reforma migratoria en la Cámara de Representantes anunciaron su retiro el viernes, propinando un duro golpe al esfuerzo por legalizar a los 11 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos.
“Los congresistas John Carter y Sam Johnson, ambos de Texas, publicaron en la página web de Carter”
Los congresistas John Carter y Sam Johnson, ambos de Texas, publicaron en la página web de Carter que continuarán trabajando a favor de una reforma migratoria que "comience con una frontera genuinamente segura, implementación completa del E-Verify, aplicación efectiva de leyes actuales y futuras y un compromiso de que cualquier propuesta contribuya a una economía saludable".
El tercer republicano que integra el grupo, Mario Díaz- Balart, dijo el viernes al programa Al Punto de la Cadena Univision que “pase lo que pase, tarde lo que tarde, seguiré trabajando en eso (una reforma migratoria) con mis colegas”.
Con el retiro de Carter y Johnson se desvanecen las esperanzas para millones de indocumentados que aguardan una oportunidad para legalizar sus permanencias en Estados Unidos, posibilidades que se habían incrementado a finales de junio cuando el Senado aprobó un plan que incluye una vía a la ciudadanía.
El congresista Javier Becerra (demócrata de California), presidente del Caucus Demócrata de la Cámara y miembro del Grupo de los Siete, dijo estar triste por no haber sido "capaz de introducir legislación. Pero eso no disminuye la necesidad de aprobar una reforma migratoria".
Becerra dijo que en la Cámara hay votos suficientes par aprobar la reforma mgratoria y "necesitamos que el Speaker (John) Boehner nos permita un voto. No más excusas, no más retrasos, es hora de votar".
Tres años de esfuerzo
El Grupo de los Siete llevaba más de tres años trabajando un proyecto de reforma que, como el plan del Senado, incluiría un camino de legalización para los millones de sin papeles.
Politico, el sitio de internet que sigue de cerca todo lo que pasa en  el Congreso en Washington, dijo que los representantes Johnson y Carter, republicanos de Texas, anunciaron este viernes que abandonaban el grupo, y responsabilizaron de su decisión al presidente Barack Obama.
Minutos antes, el el diario The Washingron Post escribió en su página web que Luis Gutierrez, representante demócrata y uno de los líderes del Grupo, había dicho que “no parece que podamos avanzar más con el Grupo de los siete”.
El grupo había anunciado la presentación de un proyecto que –a pesar de ser mucho más duro que el aprobado a finales de junio por el Senado de la República– tendría un camino a la ciudadanía para los más de 11 millones de indocumentados que viven en el país.
"Que se hayan decidido separar otros dos republicanos del Grupo de los Siete (Raúl Labrador abandonó en junio), indica que hay presión desde arriba para que no ejerzan liderazgo en un tema tan importante como una reforma migratoria con via a la ciudadania", dijo a NoticiasUnivision.com Jorge Mario Cabrera, director de comunicaciones de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigramtes de los Angeles (CHIRLA) . "Pero que quede claro que quienes están en contra de una reforma migratoria están en contra de los inmigrantes, en contra del progreso y arriesgan mucho en las próximas elecciones".
Por qué se fueron
“Queremos ser claros. El problema es político. En lugar de hacer lo que es bueno para América, el presidente Obama ha desconocido una y otra vez la Constitución de Estados Unidos, la letra de la ley, y ha pasado por encima del Congreso, con el fin de sacar adelante su agenda política”, dijeron los dos representantes de Texas en un comunicado emitido este viernes.
La decisión de los dos representantes republicanos, según señala Politico, se produjo pocos días después de que uno de los grupos de línea más dura con respecto a la política de migración, Americanos por una Inmigración Legal (ALIPAC, por sus siglas en inglés) retirara el respaldo a Johnson y Carter.
Según le dijo Gutierrez a The Washington Post, “el grupo bipartidista no ha logrado conseguir el apoyo del liderazgo republicano de la Cámara de Representantes. Y eso no va a suceder ahora”. Sin ese apoyo, según dijo el representante por Illinois, es muy difícil pensar en una aprobación de la reforma.
Con la disolución del Grupo de los Siete, se hace cada vez más claro que la Cámara de Representantes no discutirá un proyecto integral de reforma, y que lo más seguro es que se limite a estudiar tema por tema, comenzando por el de la seguridad fronteriza.
Aunque no faltan ya algunos analistas que digan que con la disolución del Grupo de los siete, la Reforma Migratoria ha exhalado su último suspiro. “La muerte del plan del Grupo de los siete parece subrayar dicha posibilidad”, dice la nota de The Washington Post.
América's Voice dijo que con las salidas de los dos congresistas republicanos, los demócratas Gutiérrez, Xavier Becerra (California), Zoe Lofgren (California) y John Yarmuth (Illinois) "se liberan" y podrán utilizar "su formidable influencia para presionar directamente liderazgo de la Cámara de Representantes para tomar medidas".
La primera baja
El Grupo de los Siete originalmente lo integraban ocho congresistas. A principios de junio el legislador Raúl Labrador (republicano de Idaho) abandonó la instancia porque, argumentó, los demócratas amenazaron con no cumplir acuerdos previos alcanzados con los republicanos, entre ellos incluir a los indocumentados en la reforma de salud.
El plan que redactaba el Grupo de los Siete incluía una vía de legalización para indocumentados que carecen de antecedentes criminales quienes deberían primero declararse culpables de violar leyes estadounidenses y luego entrar en un estado de libertad condicional por cinco años. Al término de ese plazo podrán pedir la residencia por la que deberán esperar cinco años.
Cinco años después de recibir la residencia los favorecidos podrán pedir la ciudadanía estadounidense.
Antes del receso de verano de cinco semanas que inició el 5 de abril, algunos legisladores del grupo anunció que entregaría el plan después del 9 de septiembre, pero con las salidas de Cartar y Johnson la iniciativa de desploma.
Recientemente Labrador advirtió en el programa Al Punto de la cadena Univision que la reforma migratoria no tiene votos suficientes para ser aprobada en la Cámara y que, de no aprobarse este año, el debate podría postergarse hasta después de 2015. El demócrata de Texas Henry Cuellar dijo al Noticiero Univision que la fecha incluso puede prorrogarse hasta 2017.
"La reforma migratoria debe seguir siendo elevada como la defense a los derechos civiles del siglo 21", agregó Cabrera. "No es posible que en Estados Unidos estemos dispuestos a seguir esclavizando a todo un sector de la sociedad y creyéndonos fuera de culpa.  El congreso representa al pueblo y el pueblo ha dicho ya basta. ¿Será que los Republicanos estan dispuestos a exponer el pellejo solo por que una minoria tirana no quiere otorgarnos legalizacion?", se preguntó. "Por su bien, espero que no".
©Univision.com
Commentarios