Europa teme un éxodo sirio, pero no logra coordinarse

AFP | Sep 20, 2013 | 1:14 PM

La guerra civil y la posibilidad de un posible ataque militar al país árabe desataron la huída de miles de civiles

Los países europeos temen un éxodo de refugiados sirios provocado por la guerra o por una eventual intervención militar, pero no logran coordinar una respuesta para hacerle frente y responden de manera improvisada a la situación desde que empezó el conflicto.
“"Por el momento la situación es controlable desde el punto de vista de las llegadas a la Unión Eur”
"Por el momento la situación es controlable desde el punto de vista de las llegadas a la Unión Europea", aseguró este viernes un responsable europeo que indicó además que de los más de 2 millones de personas que huyeron de los combates y se refugiaron en los países vecinos de a Siria "la gran mayoría no quiere partir por el momento ya que esperan regresar a sus hogares".
No obstante, este responsable europeo indicó que la Comisión pidió a los países miembros que prepararan sus sistemas de asilo para una llegada masiva de refugiados sirios en caso de una intervención militar, impulsada por Estados Unidos y Francia.
Los últimos meses las llegadas a Bulgaria, Grecia e Italia aumentaron significativamente, hasta el punto que los dirigentes de esos países ya no esconden su preocupación. Desde que empezó el año más de 4,500 sirios llegaron por mar a Italia, de los cuales más de 3,000 lo hicieron en agosto, según los datos de la oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).
El presidente del Consejo Italiano, Enrico Letta, denunció recientemente la ausencia de una acción coordinada para enfrentar el problema.
Poco solidarios
Italia puede hacer frente a esas llegadas, pero lamenta la falta de solidaridad de sus socios europeos. Las reglas europeas estipulan que el país de llegada administre solo a los demandantes de asilo y su alojamiento, y se excluye que esta carga se reparta en la Unión Europea (UE).
Bulgaria volvió a poner el problema en el tapete, y suplicó a sus socios que le ayudaran a administrar el flujo de refugiados sirios. Sus tres centros están desbordados con más de 4,000 demandantes de asilo, de los cuales 1,500 son sirios que esperan una decisión. La Comisión prometió apoyos financieros y una asistencia técnica, pero Sofía no obtendrá nada más.
Francia, Alemania, Suecia, Gran Bretaña y Bélgica se niegan a que no se respete la regla. Estos cinco países recibieron en 2012 el 70% de los 330,000 pedidos de asilo. En lo que va del año se registraron unos 13,000 pedidos de asilo por ciudadanos sirios, de los cuales 4,700 fueron para ir a Suecia, 4,500 para Alemania y 700 para Francia, según datos de la oficina de estadísticas europea.
Suecia, que anunció que otorgaría asilo a todos los ciudadanos sirios que lo pidieran, tuvo que precisar que las demandas debían ser presentadas en su territorio y no en sus embajadas o consulados.
La solidaridad europea también fluye a cuentagotas para la reinstalación de los refugiados sirios más vulnerables. ACNUR pidió que se recibieran 10,000, y solo tres países de la UE hicieron propuestas concretas. Alemania se comprometió a recibir 5,000, Austria 500 y Finlandia 500. Suiza, que no es miembro de la UE, propuso recibir a 500 personas.
Generosidad con límites
Francia, que es muy activa en el tema sirio, se mostró en cambio muy discreta sobre sus intenciones con respecto a los refugiados y no respondió al llamamiento del ACNUR. Por su parte, el primer ministro británico, David Cameron, hizo saber que su país no tiene "ningún plan para recibir a ciudadanos sirios o para ofrecerles protección temporal", aunque ofrece un apoyo financiero.
Sin embargo, la generosidad de la UE tiene sus límites. Los recortes en el gasto comunitario impuesto por Londres y Berlín dejaron las arcas vacías para la ayuda humanitaria. La Comisión se vio obligada a recurrir a fondos no utilizados para responder en junio a un pedido del ACNUR, ofreciendo 400 millones de euros.
A principios de septiembre Alemania pidió la organización de una conferencia europea destinada a los refugiados provenientes de Siria. El tema será analizado en una reunión de ministros de Interior de la UE el 7 y el 8 de octubre, pero de momento los países europeos están a la defensiva.
Antes que un plan coordinado para recibir refugiados en caso de un éxodo, los europeos se pusieron de acuerdo para restablecer, de manera temporal y "en última instancia", controles dentro de las fronteras nacionales en caso de un flujo masivo de inmigrantes al territorio de un Estado que no podría controlar la situación.
©AFP
Comentarios