Alud en Veracruz deja huérfanos a 17 menores

Univision.com | Sep 18, 2013 | 11:06 PM
Un deslave en la comunidad de Xaltepec, en el estado de Veracruz dejó huérfanos, de padre o madre al menos a 17 menores, de entre ocho meses y 12 años, informó el diario La Jornada.
“Los hechos ocurrieron este lunes cuando los pasajeros de un camión de redilas, se toparon con un d”
Los hechos ocurrieron este lunes cuando los pasajeros de un camión de redilas, se toparon con un deslave en la carretera rumbo a Altonga que impedía el paso de los vehículos, por lo que la gente decidió despegar el camino para continuar con su trayecto, cuando fueron sorprendidos por el alud.
En el deslave fallecieron 11 personas de las cuales siete, seis hombres y una mujer, provenían del poblado de Xoampolco y al momento del accidente se trasladaban a la cabecera municipal, donde los varones trabajaban como albañiles y la mujer en el ayuntamiento local.
“Mi hijo se murió cuando estaba ayudando, y qué le vamos a hacer, uno siente feo cuando pierde algo así, pero así es la vida”, dijo Agustín Eligio Julián, campesino de 50 años en entrevista para el diario La Jornada.
El cuerpo de Javier Eligio Domínguez; dejó viuda a María Elena Tranquilino y huérfanos a tres menores: Daniel, Fabiola, y David Eligio Tranquilino, de seis, cuatro y año y medio.
Xoampolco es un poblado de aproximadamente 700 habitantes, ubicado en la sierra de los límites de Veracruz y Puebla. La mayoría de las familias que ahí viven son pobres, que habitan casas humildes, con techos de cartón y pisos de tierra.
La mayoría de los pobladores son jefes de familia, trabajan en el campo o se emplean como ayudantes de albañilería en la ciudad, empleos por los que no reciben más de 100 pesos al día. Las mujeres en su mayoría se dedican al hogar, aunque algunas se emplean en las maquiladoras de Altotonga.
Leticia Justo Balcón y su madre Catalina Justo Alarcón, en el deslave de Xaltepec, perdieron cuatro familiares directos o indirectos, y dos conocidos más.
Un caso más es el de Ana María Domínguez Justo, quien tras la muerte de su esposo Fernando Justo Lorenzo, se quedó a la deriva con sus hijos de dos años y ocho meses: “esperamos que nos ayuden, como lo prometieron, pero también desde hace un año, que hubo un deslave en la misma zona, prometieron arreglar el camino y la fecha no lo han arreglado, por eso, tenemos la duda”.
Por el momento las autoridades han prometido apoyo a las viudas para que puedan sacar adelante a sus hijos. Sin embargo aún se desconoce cómo serán entregados los apoyos.
©Univision.com
Commentarios