La antirreforma migratoria

Univision.com | Sep 15, 2013 | 10:44 AM
Alerta por proyecto ‘... Alerta por proyecto ‘...
3 Pausar Auto Play

Los activistas que defienden los derechos de los inmigrantes enfrentan una nueva batalla en la Cámara de Representantes.

Crecen preocupaciones por proyecto que convertiría en agentes de inmigración a las policías locales

El fallo emitido en julio de 2012 por la Corte Suprema de Justicia, sobre la polémica ley de Arizona, tranquilizó a millones en Estados Unidos. Pero las preocupaciones volvieron en junio y se agravaron la semana pasada, ante la posibilidad de que el pleno de la Cámara de Representantes debata una iniciativa de ley que otorga poderes especiales a las policías locales para detener a indocumentados.
“Se trata de la iniciativa SAFE Act (HR 2278) del congresista republicano de Carolina del Sur, Trey”
Se trata de la iniciativa SAFE Act (HR 2278) del congresista republicano de Carolina del Sur, Trey Gowdy, aprobada por el Comité Judicial de la Cámara. La enmienda forma parte de una estrategia ultraconservadora que batalla por bloquear el debate de una reforma migratoria como la del Senado, que incluye la ciudadanía para los sin papeles, y discutir varios proyectos simultáneos que solo tratan de seguridad nacional.
“La medida SAFE Act es una especie de ‘Frankenstein’ con piezas de las más nefastas propuestas antiinmigrantes”, dijo recientemente en una columna de opinión Maribel Hastings, asesora ejecutiva de America’s Voice. “Tiene el fin de criminalizar indocumentados y revivir iniciativas que, a nivel estatal, han demostrado su ineficiencia en lidiar con el fenómeno migratorio y que incluso han sido frenadas por tribunales”.
Pese al historial adverso, el interés por este tipo de medidas no desaparece. Y tampoco toma en consideración el dictamen de la Corte Suprema el verano pasado, cuando desestimó tres de cuatro controversiales medidas contenidas en el texto original de la SB 1070 de Arizona:
   - Apartado muéstreme sus documentos. Exigía a todo agente del orden público de Arizona (policías estatales y municipales) verificar el estado migratorio de todo individuo que sea detenido bajo cualquier otra ley vigente. También si el agente tenía “sospecha razonable” que el individuo se tratara de un inmigrante indocumentado.   - Apartado lleva tus papeles contigo. Convertía en delito bajo la ley de Arizona (criminalizaba) el que una persona no llevara consigo una identificación que probara que se encontrara viviendo legalmente en Estados Unidos.   - Apartado que criminalizaba el empleo o trabajo no autorizado por el gobierno federal. Punto crítico
Sin embargo, los magistrados de la Corte Suprema de Justicia dejaron vigente la Sección B de la SB 1070, que  faculta a las policías realizar arrestos. Basta con que un agente tenga “causa probable” de creer que un individuo ha cometido un crimen que lo convierta en sujeto de ser deportado de Estados Unidos.
El otorgamiento de poderes extraordinarios a las policías para detener indocumentados y con ello ser puestos en proceso de deportación, fue incluida en el proyecto de ley HR 4437 aprobado por la Cámara de Representantes el 15 de diciembre de 2005, iniciativa que desató las masivas protestas migratorias de la primavera de 2006.
Las movilizaciones, que se inspiraron en el movimiento por los derechos civiles de la década de los sesenta encabezados por Martin Luther King, Jr., se desarrollaron en momentos en que un Comité de Conferencia armonizaba dos versiones de reforma migratoria, la HR 4437 y un proyecto del Senado que legalizaba a millones de extranjeros sin papeles de permanencia legal en Estados Unidos.
En junio de ese año el Comité fue cancelado por el entonces liderazgo republicano, que adujo razones de seguridad nacional.
Entre los auspiciadores del SAFE Act se encuentra el autor de la HR 4437, congresista republicano por Wisconsin James Sensenbrenner, recordó Hastings.
La antirreforma
Pero, ¿de qué se trata el SAF Act? El proyecto está basado en la seguridad fronteriza y el combate a la inmigración indocumentada. No incluye una vía de legalización para indocumentados, menos un camino a la ciudadanía como lo contempla el proyecto S. 744 aprobado por el Senado y que fue desestimado por la Cámara de Representantes, enfocada en debatir su propia iniciativa y por partes.
Asegura que refuerza la seguridad fronteriza, que forma parte de varios otros proyectos que serán discutidos por el Comité antes de ser anviados al pleno y que el objetivo es tratar los diversos problemas dentro del actual sistema migratorio que se encuentra roto.
Agrega que el tema de la población indocumentada es el componente critico de la reforma migratoria y que una manera de repararlo es concediendo a los estados, esto incluye a las municipalidades, la autoridad para hacer cumplir las leyes federales de inmigración.
Explica que refuerza la seguridad nacional mediante el aumento de la seguridad fronteriza y que uno de los propósitos es hacer más difícil el ingreso y permanencia en territorio estadounidense para los extranjeros que representan un riesgo para la seguridad nacional.
Añade mejoras a la seguridad en visados para individuos de países de alto riesgo e insiste en que protege a las comunidades de criminales extranjeros peligrosos.
Respaldado por Goodlatte
“Definitivamente queremos tomar todas las medidas”, dijo en agosto a Univision el congresista Bob Goodlatte (Virginia), presidente del Comité Judicial de la Cámara de Represenantes en referencia a un debate por pedazos de la reforma a las leyes de inmigración. “Lo que nos gustaría hacer es resolver las tres áreas principales de la reforma migratoria: inmigración legal, ejecución de la ley y la búsqueda de la condición jurídica adecuada para las personas que no están aquí legalmente”.
Dijo además que espera llevar los pedazos de reforma aprobados al pleno “y tomar pasos adicionales”, entre ellas medidas de seguridad fronteriza y control de la inmigración indocumentada.
La semana pasada el diario The Washington Post dijo que Goodlatte es el principal obstáculo para un voto en el pleno de la reforma migratoria. Y agregó que el presidente del Comité Judicial se ha dedicado a aprobar una reforma migratoria por pedazos sin posibilidad de ser promulgados, y que el único objetivo de esta estrategia es negar un camino a la ciudadanía para los 11 millones de indocumentados que viven en el país.
“Cuando se trata de retrasos, negación y engaño, el señor Goodlatte es ejemplar”, sentenció el diario.
El congresista Gowdy, cuando se aprobó el SAFE Act, dijo que "garantizar la seguridad pública y la protección de la seguridad nacional debe ser el objetivo primordial de la reforma migratoria”. Y aseguró que “la Ley SAFE representa un enfoque de sentido común para la aplicación de las leyes de nuestra nación”.
La postura de Obama
La Casa Blanca responde que la vía a la ciudadanía para los indocumentados es una reforma migratoria con “sentido común, una postura que comparten iglesias, sindicatos, la Cámara de Comercio, agricultores, el sector de alta tecnología, medios y organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes en Estados Unidos.
“Si los republicanos quieren aprobar el SAFE Act, para nosotros es inaceptable”, dijo al Noticiero Univision Frank Sharry, drector ejecutivo de America’s Voice. “No puede incluir una medida tan tóxica”.
SAFE Act se contrapone al plan aprobado por el Senado en junio. El proyecto S. 744 incluye una enmienda que asigna $40 mil millones adicionales para mejorar la seguridad fronteriza, dinero que será empleado en la contratación de casi 20 mil nuevos agentes para la Border Patrol, 700 millas de muro fronterizo, construcción de un programa biométrico para control de ingreso y salidas de extranjeros de Estados Unidos, instalación de un muro digital de alta tecnología e implementación obligatoria del E-Verify, entre otros.
También incluye un camino a la ciudadanía para indocumentados que están en Estados Unidos desde antes del 31 de diciembre de 2011 y carecen de antecedentes criminales. Quienes califiquen deberán entregar sus huellas digitales al DHS y entrar en un estado de residente provisorio por 10 años. Durante ese tiempo podrán trabajar y recibir un permiso de salida y reingreso al país.
Al término de ese plazo podrán gestionar la residencia permanente (green card) y tres años más tarde solicitar la ciudadanía.
El voto hispano
“Si no aprobamos la reforma migratoria, si no sacamos el tema de la mesa de una forma razonable y práctica, no importa quién compita (como aspirante republicano) en 2016, estaremos en una espiral de muerte demográfica como partido”, ha advertido el senador Lindsey Graham (republicano de Carolina del Sur), uno de los integrantes del Grupo de los Ocho que redactó el proyecto S. 744 que la Cámara de Representantes se resiste a debatir y enviar al plano para un voto.
En la elección presidencial 2012 el presidente Obama recibió más del 70% de los 12.2 millones de votos latinos registrados en las urnas y el tema de la reforma migratoria fue clave.
Uno de los argumentos republicanos para retener la reforma migratoria es la vigencia de la regla Hastert, anunciada en junio por el presidente del Congreso, John Boehner (republicano de Ohio). La medida exige que el pleno solo debata proyectos que cuenten con el apoyo de la mayoríia de la mayoría, es decir 118 de los 234 votos republicanos.
Los demócratas aseguran que tienen 195 de los 201 votos y suman entre 40 y 60 apoyos republicanos. El resultado sobrepasa los 218 mínimos necesarios para aprobar una ley en el pleno.
El senador Bob Menéndez (demócrata de Nueva Jersey) dijo el domingo en el programa Al Punto de la cadena Univision que las miradas de todos quienes apoyan la reforma migratoria con ciudadanía deben estar puestas sobre Boehner. Y que la presión resultará en que tome la decisión de enviar al pleno un proyecto de ley comprensivo que legalice a los 11 millones de indocumentados.
©Univision.com
Commentarios