Senadores republicanos advierten que se acaba el tiempo para la reforma miratoria

Univision.com | Aug 29, 2013 | 9:05 AM

El Congreso regresa el 9 de septiembre tras receso de verano de cinco semanas

El plan de reforma migratoria con camino a la ciudadanía para millones de indocumentados fue defendido por dos senadores republicanos que integran el bipartidista Grupo de los Ocho, quienes además advirtieron que se acaba el tiempo en el Congreso.
“¿Crees que su opinión influya? Opina en nuestro Foro.”
John McCain y Jeff Flake, ambos de Arizona, dijeron que el proyecto de ley S. 744 aprobado por el pleno del Senado a finales de junio (con 68 votos a favor y 32 en contra) permitirá controlar el 90% de la seguridad en la frontera con México. Y que si ello no ocurre en un plazo de cinco años, se añadirán otros $2 mil millones al presupuesto de seguridad.
McCain y Flake acudieron a una conversación sobre inmigración organizada por el diario The Arizona Republic en Mesa. Ambos legisladores respondieron a preguntas de periodistas e invitados al evento.
El plan S. 744, basado en un fuerte componente de seguridad, incluye un camino a la ciudadanía para indocumentados que están en Estados Unidos desde antes del 31 de diciembre de 2011 y carecen de antecedentes criminales.
Una vez entregadas las huellas digitales al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y cancelada una multa, los beneficiarios (estimados entre 8 y 9 millones de indocumentados) entrarán en un estado de residencia provisional por espacio de 10 años, al término de los cuales podrán pedir la residencia. Tres años más tarde la ciudadanía.
Junto a otros dos republicanos y cuatro demócratas, el Grupo de los Ocho batalló siete meses para conseguir la aprobación del proyecto.
Inquietos por el atraso
Tanto McCain como Flake dijeron que aunque les preocupa el retraso del debate de la reforma migratoria en la Cámara de Representantes, piensan que hay suficiente respaldo para aprobar un proyecto con vía a la ciudadanía, tema al que se resiste el liderazgo republicano de la Cámara.
En junio el presidente del Congreso, John Boehner, advirtió que la Cámara de Representantes no debatiría el proyecto de ley del Senado. También anunció la vigencia de la regla Hastert (determina que el pleno solo debate iniciativas apoyadas por la mayoría de la mayoría) y que discutirían la reforma por partes con énfasis en el tema de la seguridad en las fronteras.
Para que se cumpla la regla Hastert los republicanos necesitan 118 de los 234 votos en la Cámara para enviar un proyecto a la discusión del pleno. Legisladores demócratas han dicho que entre 50 y 60 republicanos favorecen un plan como el del senado: El escenario puede congelar el debate por tiempo indefinido.
El liderazgo demócrata, a su vez, reitera que cuenta con 195 votos más el respaldo republicano, y que la suma sobrepasa los 218 apoyos mínimos necesarios para aprobar una ley en el pleno.
"En mi opinión, esta legislación (2013) debe contener un camino hacia la ciudadanía", dijo McCain. "Se trata de un camino extremadamente largo para obtener la ciudadanía que es parte de esta ley (el proyecto del Senado). Sí, entraron ilegalmente en el país, pero pagarán un precio muy alto".
Línea dura
En una entrevista separada, el congresista republicano Paul Gosar (republicano de Arizona), dijo que un proyecto de ley como el aprobado por el Senado no pasará y si la Cámara considera un proyecto de ley igual como l S. 744 correrá peligro el liderazgo del partido, reportó The Associated Press.
Gosar advirtió que si el liderazgo de su partido trata de empujar el proyecto del Senado en la Cámara, “le costará el puesto".
Organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes, que cuentan con el apoyo de los sectores religioso, empresarial, agrario, la Cámara de Comercio y el área de la industria de alta tecnología, entre otros, presionan al liderazgo republicano para que baje la regla Hastert y abra la puerta al debate en la Cámara de Representantes.
Los senadores respondieron varias preguntas hechas por defensores y detractores de la reforma migratoria. Una de ellas trató sobre el tema de los empleos y si el proyecto de ley del Senado afectaría a los trabajadores estadounidenses. McCain dijo que según cálculos federales, el proyecto S. 744 ayudará a la economía y fomentará el crecimiento del mercado laboral.
"No puedo imaginar que aportar 11 millones de trabajadores esforzados a nuestra economía no ayudará", insistió McCain.
Días antes de ser aprobado, el plan del Senado incluyó una enmienda que asigna más de $30 mil millones que serán utilizados en la construcción de vallas fronterizas con una extensión total de 700 millas (1,100 kilómetros) y la inversión en nuevos equipos tales como aviones no tripulados, radares y monitores antisísmicos.
Agrega la contratación de más de 20 mil agentes a la Patrulla Fronteriza y un sistema biométrico para rastrear a los extranjeros que ingresan y salen de Estados Unidos.
El Grupo de los Siete
Al plan aprobado en el Senado, la vigencia de la regla Hastert y el debate fraccionado de la reforma, la segunda semana de septiembre se sumará la entrega de un proyecto de ley que escribe en secreto el Grupo de los Siete, integrado por cuatro demócratas y tres republicanos.
El proyecto incluiría una vía de legalización para indocumentados que lleven un tiempo en el país, carezcan de antecedentes criminales y se declaren culpables de haber violado leyes estadounidenses.
Quienes sean autorizados entrarán en un estado de libertad condicional por cinco años. Al término de ese tiempo podrán pedir la residencia, que recibirán cinco años más tarde. Cinco años después de recibir la green card podrán tramitar la ciudadanía.
El presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, Bob Goodlatte, ha dicho que no respaldará ningún tipo de iniciativa que incluya la ciudadanía para los indocumentados.
La Casa Blanca ha reiterado que la opción legislativa pasa por la aprobación de una reforma migratoria legalice a millones de indocumentados e incluya el camino de la naturalización.
©Univision.com
Comentarios