La marcha por los derechos civiles 50 años después

Univision.com | Aug 28, 2013 | 12:40 PM

Columna de opinion de Juan José Gutiérrez, presidente de la organización Vamos Unidos USA

Hace 50 años la sociedad norteamericana compartió un momento mágico. En 1963 todos los sectores progresistas del país, y con lideres de la talla del Dr. Martín Luther King, se congregaron en la Capital de la nación, para impulsar una legislación que hiciera realidad las promesas de oportunidad e igualdad a todos los ciudadanos del país. El pueblo congregado frente al Memorial al Presidente Abraham Lincoln recibió algo parecido a una descarga eléctrica de viva voz del Dr. Martín Luther King quien estremeció las conciencias con aquel inmortal discurso de “Tengo Un Sueño/ I Have A Dream”.
“Conmovidos por la masividad de aquella histórica marcha, 1964 paso a la historia como el año en qu”
Conmovidos por la masividad de aquella histórica marcha, 1964 paso a la historia como el año en que el Congreso Federal voto a favor de  aprobar la ley conocida como “La Acta De Los Derechos Civiles”. Esta acta, sin que nos quepa la menor duda, revolucionó a la sociedad norteamericana para bien de las mayorías del país y del mundo.
Por primera vez en la historia de la nación las minorías étnicas, y raciales, incluyéndose a las mujeres, se les dió acceso a la educación superior en todas las universidades del país. Después vendrían nuevas leyes como el “Acta De Los Derechos De Los Votantes/The Voting Rights Act” (1965); la “Acción Afirmativa” (1965) y otras leyes que en su conjunto pretendían nivelar los baches de la desigualdad prevalecientes en esta gran nación. Efectivamente, así como el discurso del Dr. King llevó como titulo “Tengo Un Sueño”, los cambios que se vislumbraban en el umbral del futuro de la nación se sentían como un sueño alucinante.
Es en esta época que se modifican las leyes de inmigración eliminándose de estas las restricciones que limitaban el ingreso legal al país de ciudadanos provenientes de cualquier país que no fuera europeo. Estos importantes cambios permitieron que se robustecieran las comunidades de los inmigrantes de origen latinoamericano a lo largo y ancho del país.
Sin embargo, en la medida en que con el paso del tiempo la demografía del país se transformaba a tal punto que al dia de hoy los latinos superamos a los Afro-Americanos como la primera minoría étnica y racial del país, estalló la más cruda intolerancia racial hacia nuestra comunidad por vastos sectores sociales del país.
La expresión más hostil y agresiva, en contra de nuestra comunidad se desató precisamente en California cuando en 1994 el exgobernador Pete Wilson, y el Partido Republicano, conspiraron para polarizar a la sociedad californiana utilizando a los inmigrantes latinos como chivo expiatoris por todos los males sociales, y económicos que aquejaban a la sociedad del estado en aquellos momentos.
De ahí surge la letanía de acusaciones maliciosas y hasta racistas, en contra de nuestras comunidades. Desde entonces, somos los culpables de todos los males habidos y por haber. El año de 1994 es recordado como el de la Proposición 187. Una propuesta política que buscaba criminalizar a los inmigrantes. Aunque nuestra comunidad dio una batalla no exenta de heroísmo al final de la contienda perdimos dicha batalla pero se generó una sensación en nuestras comunidades de que ganamos la batalla por la dignidad.
Desde entonces, estamos enfrascados en una lucha por lograr la reforma migratoria con un camino a la ciudadanía. Nuestra lucha, así como la que dieron en los 60, el Dr. Martín Luther King, el reverendo Jesse Jackson, el Dr. Julian Bond, el congresista John Lewis, Malcom X, y tantos patriotas más ha sido dura y muy reñida. Hoy nos encontramos más cerca de la meta que en ningún otro momento reciente de nuestra histórica lucha.
No me cabe la menor duda de que el mejor tributo que la sociedad norteamericana le puede extender a la memoria de quienes han estado dando su vida, y a quienes literalmente la dieron, luchando por la igualdad de todos en todos los renglones sociales y por la paz mundial, sería que a este 2013 lo convirtiéramos en el año en que el Congreso aprueba y el Presidente firma la “Reforma Migratoria Con Un Camino A La Ciudadanía”. Nada enaltecería más al Pueblo Norteamericano que conmemorar el cincuentavo aniversario, y el significado histórico de la Marcha en Washington de 1963 que la aprobación de una Reforma Migratoria. La aprobación de esta ley, pasaría a la historia como prueba irrebatible que la antorcha libertaria que se encendió aquel Agosto de 1963 sigue ardiendo.
©Univision.com
Commentarios