La colonia Guerrero, entre la violencia, la solidaridad y la fiesta

Univision.com | Aug 27, 2013 | 7:00 AM

SIGUIENTE:

Cantinflas y Paquita la del Barrio, entre otros famosos vivieron en este popular barrio de la Ciudad de México.

Por Luz Adriana Santacruz Carrillo, desde Ciudad de México

Un viejo dicho asegura que quien no conoce la colonia Guerrero no conoce México. Cierto o no, este barrio, uno de los más antiguos del DF cumple en agosto 140 años mientras se debate diariamente entre la peligrosidad de sus calles y la unidad y la solidaridad de sus vecinos que, pese a cualquier efervescencia, se sienten orgullosos de vivir ahí.
“Una colonia emblemática.”
Una colonia emblemática
Basta con darse una vuelta por las largas calles de esta famosa colonia para darse cuenta que las viejas tradiciones de esta ciudad que, con la proliferación de condominios, se han ido perdiendo aquí se mantienen intactas. Una de ellas es la unidad.
“En los barrios se genera una relación muy cercana.  Las relaciones son horizontales no como en las colonias nuevas que ahora todo es mucho más privado. Aquí la identidad tiene que ver con el compadrazgo”, comenta a NoticiasUnivision.com, Jermán Argueta, cronista y antropólogo.
La basura decora las calles de Guerrero como si fuera un tapiz. En la plaza de San Hipólito, uno de sus principales puntos de encuentro, el verde de las bancas contrasta con los vagabundos y borrachos que se tiran a dormir o a tomar sol en cada una de las bancas afuera de la iglesia. Las sexoservidoras, con ropa muy ajustada y maquillaje llamativo, hacen señas a cada varón que pasa para que las inviten a uno de los hoteles que rodean la misma plaza.
Para la gente que vive en las zonas más nuevas del Distrito Federal es un panorama desolador pero para los lugareños de la Guerrero es su realidad. Y a mucha honra.
“Estuve 10 años en Estados Unidos y cuando te vas sabes que es por necesidad porque no me fui por hobbie. Me fui a trabajar. Fui muy feliz allá 10 años. Nos fuimos hasta Minnesota. Yo añoraba con regresar a mi colonia y ver a mis amigos, a mi familia. No cambiaría mi vida desde que he vivido aquí de chiquita. He sido muy feliz. No hay como tu  país, ni los frijoles te saben igual”, cuenta a NoticiasUnivision.com María Aurora Miguel Enríquez. Vive en la Guerrero desde hace 62 años.
Estadísticas de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) indican que la delegación Cuauhtémoc, perímetro del que forma parte la colonia Guerrero, tiene el segundo lugar en incidencia de delitos, siendo solo superada por la zona de Benito Juárez, al sur de la capital mexicana.
“Las colonias como la Guerrero son de mucha pobreza. Puede haber gente pobre que se dedique en algún momento a ser delincuente pero también los hay en las colonias residenciales y son peores que los que viven en la Guerrero”, explica Argueta.
También la PGJDF dio a conocer los nombres de las 25 colonias que han acumulado mayor incidencia delictiva de los últimos tiempos. La colonia Guerrero ocupa el lugar número nueve de esta lista.
“Se dice que siempre ha tenido fama porque roban, por los pleitos. Yo me siento muy orgullosa de vivir aquí. Estoy orgullosa de la gloriosa colonia Guerrero”, dice María Aurora.
'El Caníbal de la Guerrero
Para Don Armando Hernández la realidad es distinta. Es oriundo de este barrio ubicado en la zona centro de la Ciudad de México y toda su vida ha trabajado como comerciante, algo que heredó de sus padres.
“Camino a las 2 de la mañana y nunca me ha pasado nada. Ha cambiado mucho pero no nada más para mal sino también para bien porque han cerrado muchos cabarets. Lo que más me preocupa de aquí es la basura, pero la gente de aquí es buena gente. De niño iba a pagar la luz en el tren, salía de la colonia y daba toda la vuelta. Salíamos en las mañanas a trabajar con mi papá en estas calles. Mi vivencia de niños fue maravillosa”, explica a NoticiasUnivision.com Don Armando.
Delincuentes comunes y algunos que se han hecho famosos han vivido en esta colonia. Es ese el caso de José Luis Calva, mejor conocido como el  ‘Caníbal de la Guerrero’ o ‘El Poeta Caníbal’, quien sorprendió a todos después de que encontraron el cuerpo descuartizado de su novia. Luego, fue ligado a más actos de canibalismo y de tortura. Se suicidó en el interior de una cárcel en octubre de 2007.
“Los peores criminales son los que están en la política, no los que están en los barrios. Matan por pobreza, ignorancia, a veces por locura pero los peores delincuentes no están en las colonias populares”, asegura Argueta.
Esta misma inseguridad es la que ha fomentado que entre los vecinos haya una profunda solidaridad, que en los tiempos actuales, es difícil de encontrar.
“En donde vivo, hace muchos años, la azotea no tenía puerta y venían siguiendo a unas personas. Se les hizo fácil brincarse pero uno de ellos se cayó. Al oír el golpe y los gritos, porque vivíamos puras mujeres ahí, los vecinos vinieron a apoyarnos. Al vecino de enfrente la pasó igual. Los jóvenes vecinos lo apoyaron y sacaron al hombre que estaba en su casa. Yo no cambio mi colonia, la quiero mucho, casi toda una vida viviendo aquí”, explica Esther Marín González, ama de casa.

En las malas...pero también en las buenas

Pero no sólo para defenderse son cercanos. No faltan las fiestas donde el punto de reunión siempre es el patio central.
“Los barrios de pueblo, de las ciudades, las colonias antiguas tienen una vida intensa a partir de la convivencia. No dejan de ser barrios bravos porque también hay una marginalidad y lo mismo pueden surgir boxeadores o delincuentes que también llegan a ser famosos y que han ocupado las cárceles por asesinatos sonados”, comenta Argueta.
Tepache, una de las bebidas fermentadas más populares de México que está hecha con maíz; rompope, un licor de huevo con vainilla, canela, almendra molida, leche, azúcar y licor y el tequila, un destilado, son las bebidas de preferencia para las fiestas.
Para la comida las tostadas, tortillas fritas a las que se les agregan diferentes guisos; los tacos, tortillas de harina de trigo con diferentes alimentos; y el pozole, una especie de sopa hecha a base de granos de maíz, son los antojitos mexicanos de ocasión.
La música predilecta es la salsa, la cumbia y la ranchera, con la que -bebida en mano- todos los vecinos cantan a coro y muestran sus mejores pasos.
“Lo que más me gusta es que aquí no te mueres de hambre y sobre todo encuentras amor en la gente, en las fiestas, hasta los perros andan disfrazados, eso es lo que encuentras en esta colonia”, explica María Aurora.
A los colonos de la Guerrero no les importa si viven rodeados de basura, si su zona está catalogada como una de las más peligrosas de la Ciudad de México o si tienen que soportar a los borrachitos y prostitutas del lugar, para ellos, sólo hay una Guerrero. Y es su casa.
©Univision.com
Commentarios