Millones de niños son las víctimas del conflicto en Siria

EFE | Aug 23, 2013 | 1:12 PM

Huyen de la violencia

La guerra civil en Siria ha llevado a más de seis millones de niños a una situación de sufrimiento extremo, con 3.1 millones de menores afectados por el conflicto, otros dos millones desplazados internos y un millón refugiados en algún país vecino, informaron organismos de la ONU.
“¿Cómo se podría ayudar a estos niños? Opina en nuestros Foros.”
Tras anunciarse la "vergonzosa marca" alcanzada de un millón de niños que han abandonado Siria con sus familias -aunque muchos lo han hecho solos- para refugiarse en alguno de los países vecinos, el alto comisionado de la ONU para los refugiados, Antonio Guterres, dijo que ésta será una generación marcada por el trauma y la rabia.
Más de 3,500 niños han atravesado las fronteras no acompañados o separados de sus familias.
Según los datos de su organismo -responsable del registro y de la concesión del estatus internacional de refugiado-, el 75% de los menores refugiados tienen menos de once años.
Guterres reconoció que a pesar de los esfuerzos del suyo y de varios otros organismos humanitarios "no se está haciendo lo suficiente" para brindar a los niños el apoyo psicológico y material que necesitan.
Precisó que del millón de niños refugiados se ha proporcionado ayuda psicológica a unos 167 mil, una cifra que a pesar de ser muy elevada deja de lado a otros cientos de miles de niños víctimas de la guerra.
La directora ejecutiva adjunta de UNICEF, Yoka Brandt, recordó que hace exactamente un año había 70 mil niños refugiados y que en ese entonces nada hacia presagiar que la violencia escalaría a tal extremo que arrojaría a un total de dos millones de personas fuera de Siria.
El daño físico, el estrés, el miedo y el trauma son sólo una parte de los sufrimientos que los niños están experimentando en este conflicto.
Condena internacional
A ellos se agregan los riesgos de ser víctimas de trabajo forzoso, matrimonios precoces, explotación sexual y tráfico de personas.
Brandt declaró también que treinta meses después de haberse iniciado el conflicto armado en Siria, las familias que decidieron acoger a familiares, amigos o, por solidaridad, a los recién llegados de ese país han agotado sus medios para salir adelante.
El deterioro de la situación en estas comunidades de acogida es un elemento adicional de estrés que pone en riesgo a los niños, opinó la representante del UNICEF, el brazo de protección de la infancia de Naciones Unidas.
A una pregunta de dónde colocaría el punto a partir del cual el número y situación de los refugiados será imposible de sostener, Guterres respondió que hace un año, ante la misma pregunta, hubiera respondido que el límite estaba muy por debajo de la realidad actual.
Por otra parte, reconoció que se han detectado casos de reclutamiento forzoso, tanto de niños como de adultos, en ciertos campamentos de refugiados, sobre todo en el de Zatari (Jordania), que con una población de 120.000 personas se ha convertido rápidamente en el segundo más grande del mundo.
Este problema también se ha hecho patente en Irak, indicó.
El alto comisionado dijo que otro problema "que no se puede minimizar" es el de la violencia sexual, sobre lo que es imposible recopilar estadísticas fiables debido a que se trata de un tema tabú que las mujeres prefieren ocultar por vergüenza.
Un aspecto que ayudaría a atajar este problema, indicó Guterres, sería aumentar la presencia de policías femeninas en los campamentos de refugiados.

Obama preocupado por supuestas armas químicas

El posible uso de armas químicas en el conflicto de Siria es "muy preocupante, un acontecimiento claramente grave", dijo el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en una entrevista con CNN difundida.
El presidente aconsejó cautela a quienes "tienen la noción, un tanto exagerada, de que, de alguna manera, Estados Unidos puede resolver problemas que son muy complejos", y demandan una intervención en los conflictos de Siria y de Egipto.
El Gobierno de Estados Unidos, añadió, sigue recabando información sobre el supuesto uso de armas químicas por parte del régimen sirio y dijo que, si se confirma esa denuncia, afectaría a "algunos asuntos centrales de la seguridad nacional y la necesidad de proteger a nuestros aliados en la región".
La rebelde Coalición Nacional Siria (CNFROS) denunció que al menos 1.300 personas murieron el miércoles en un ataque lanzado por el régimen de Bachar al Asad en la zona de Guta Oriental, a las fueras de Damasco, acusaciones que fueron negadas por las autoridades sirias de manera inmediata.
"Los estadounidenses esperan que yo, como presidente, reflexione seriamente sobre qué haremos y cuáles son nuestros intereses nacionales de largo plazo", continuó Obama.
"Hay quienes demandan una acción inmediata pero eso puede resultar en situaciones en las que nos empantanamos en intervenciones muy costosas", dijo el presidente.
"Hay reglas de las relaciones internacionales que debemos tomar en consideración", añadió. "Por otra parte todavía estamos en guerra en Afganistán, y también debemos tomar esto en cuenta".
¿Hay salida?
Al ser preguntado sobre Egipto, Obama señaló que el tiempo para la búsqueda de una solución política y la reconciliación en ese país "se acaba".
Tras ser depuesto el presidente Mohamed Mursi, el pasado 3 de julio, Estados Unidos "trató de alentar a los militares para que buscaran una reconciliación", señaló.
"Pero no aprovecharon la oportunidad", añadió el presidente estadounidense.
Obama indicó que la decisión de Washington sobre la suspensión de la ayuda militar a Egipto "quizá no pueda revertir lo que ese gobierno ha hecho".
"Por otra parte, tenemos que ser muy cuidadosos para que no se tenga la idea de que Estados Unidos está ayudando y es cómplice" del gobierno egipcio, agregó.
"Lo que sí debemos hacer es una evaluación fundamental de las relaciones regionales de Estados Unidos, y el hecho de que nos preocupa el pueblo egipcio", dijo Obama.
©EFE
Comentarios