Militares venezolanos enviaron más de 52 toneladas de cocaína a México

Univision.com | Aug 22, 2013 | 5:19 PM

Por Casto Ocando, Univisión Investiga.

El ex militar venezolano que fue agregado esta semana a la lista de los capos de la droga por el gobierno de Estados Unidos, afronta desde el 2011 cargos por haber facilitado el envío de 50 toneladas de cocaína a México, desde Venezuela,  junto con otro ex oficial de la Guardia Nacional y una bróker aduanera de ese país, según documentos de una corte de Nueva York.
“Los militares venezolanos Vassyly Villarroel Ramírez, alias “Mauro”, y Rafael Villasana Fernández”
Los militares venezolanos Vassyly Villarroel Ramírez, alias “Mauro”, y Rafael Villasana Fernández fueron señalados por autoridades federales por proteger los cargamentos de cocaína introducidos a Venezuela desde Colombia, con destino a México y Estados Unidos.
La droga era controlada por los capos colombianos Daniel Barrera, alias “El Loco”, y Javier Antonio Calle Serna, alias “Comba”, ambos asociados a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y a grupos paramilitares.
Una tercera persona, la agente aduanal venezolana Adriana Suppa Peñate, alias “La Gorda”, también fue acusada de participar en la red de envío de cocaína a México, según las autoridades federales.
Tanto Villarroel como Villasana y Suppa se encuentran actualmente fugitivos y tienen órdenes de arresto en su contra emitidas por un juez federal.
Tanto Villarroel como Villasana se encargaban de que los cargamentos, que eran transportados en vehículos oficiales a través de territorio venezolano, llegaran al Aeropuerto Internacional de Maiquetía y a las instalaciones portuarias de Puerto Cabello, para ser enviados a México.
En las operaciones también participó el mexicano José Gerardo Álvarez Vásquez, alias “El Indio”, un capo vinculado a los carteles de Sinaloa y Beltrán Leyva.
La red exportó poco más de 52 toneladas del alcaloide en un período cercano a seis años, según las indagaciones federales.
Tanto “El Loco” como “Comba” se encuentran bajo custodia federal en Estados Unidos. Alias “El Indio” se encuentra detenido en México, esperando una potencial extradición a Estados Unidos, donde es requerido por la Justicia.
De acuerdo a las investigaciones federales, los oficiales venezolanos también prestaban protección al retorno del dinero producto de la venta de la cocaína desde México a Venezuela.
Como consecuencia de su participación en la red de narcotráfico, Vassyly Villarroel fue incluido este miércoles en la lista de Capos de la Droga del Departamento del Tesoro, una medida que abarca también el congelamiento de cuentas bancarias y propiedades que pueda tener en territorio norteamericano.
Villarroel es el último caso de una creciente lista de militares venezolanos acusados por Estados Unidos como cooperadores o facilitadores del narcotráfico en Venezuela, y designados como Capos de la Droga por el Departamento del Tesoro. En la lista figuran también los generales Hugo Carvajal, Henry Rangel Silva y Clíver Alcalá, actualmente funcionarios del gobierno venezolano.
Facilidades en puertos y aeropuertos
Las investigaciones federales se iniciaron en 2008, luego que la agencia antidrogas norteamericana DEA identificó a Villarroel y Villasana como parte de una red de militares que cooperaban con el narcotráfico en Venezuela desde 2004.
De acuerdo a fuentes consultadas por Univisión, las autoridades venezolanas detuvieron a Villarroel a mediados de octubre de 2008, después de recibir una alerta de una agencia de Inteligencia extranjera que conocía de los movimientos del militar. Tras el operativo, llevado a cabo por la Dirección de Inteligencia Militar (DIM), fueron encontradas 30 panelas de cocaína y armamentos de distinto calibre en una de las propiedades de Villarroel en el oriente venezolano.
Además de la droga, las autoridades confiscaron un club campestre y una finca, propiedades en las localidades de El Tigre y Lecherías, estado Anzoátegui. También encontraron fusiles y cartuchos de alto calibre, y un total de 34 vehículos y 62 caballos.
La fiscalía venezolana acusó entonces a Villarroel y a su hermana Soviesky Villarroel Ramírez, de tráfico de drogas y legitimación de capitales.
El 30 de marzo de 2011, la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York introdujo una acusación formal contra Villarroel, Villasana y Suppa, pero mantuvo la acusación en secreto.
Los fiscales responsabilizaron a los venezolanos de contribuir a la exportación de “miles” de kilos de cocaína desde Colombia hasta Estados Unidos, pasando por Venezuela y México.
El ex capitán Villarroel hizo arreglos para que la droga pasara a través de territorio venezolano usando “vehículos del gobierno, incluyendo camiones y carros”, indicó la acusación.
Una parte importante de la droga salía de Puerto Cabello gracias a los arreglos de Suppa, que actuaba como agente aduanal para garantizar que los contenedores con la droga salieran adecuadamente de aguas venezolanas y arribaran en México.
Antecedentes penales
Tanto Suppa como Villasana tienen antecedentes penales en Venezuela, de acuerdo a documentos revisados por Univisión Investiga.
Suppa fue mencionada en el escrito del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, en la que se oficializaba la petición de extradición del narcotraficante venezolano Walid Makled, al gobierno de Bogotá. En el documento, Suppa aparece mencionada como propietaria de un camión o rastra que había sido utilizada para transportar un contenedor usado para el transporte de cocaína.
Rafael Villasana, por su parte, aparece implicado en la muerte del joven recluta de la Guardia Nacional Johan Ortiz, que se encontraba en entrenamiento en un campamento militar en una zona rural en el estado fronterizo de Táchira, en un episodio ocurrido en febrero de 1998.
De acuerdo a las investigaciones, Ortiz murió tras recibir varios disparos durante una práctica de tiro en la que participaron varios oficiales de la Guardia Nacional, entre ellos Villasana.
Familiares del joven Ortiz han denunciado el retardo procesal del caso, y una serie de irregularidades en el nombramiento de fiscales y jueces, razón por la cual llevaron el caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en Costa Rica.
©Univision.com
Comentarios