Impacta en Londres la muerte de un becario por trabajar tres días seguidos

EFE | Aug 21, 2013 | 7:47 PM
Un joven alemán de 21 años que hacía prácticas en el banco de inversión Bank Of America Merrill Lynch, en Londres, fue hallado muerto en su habitación después de haber trabajado sin parar durante 72 horas.
“El becario, identificado como Moritz Erhardt estaba a punto de finalizar siete semanas de practica”
El becario, identificado como Moritz Erhardt estaba a punto de finalizar siete semanas de practicas con esa entidad en la capital británica cuando se desplomó en su domicilio tras haber trabajado sin descanso hasta las 06:00 horas durante tres jornadas consecutivas.
Sus compañeros de piso encontraron en la ducha el cuerpo sin vida de Erhardt, y aunque las circunstancias de la muerte aún se desconocen, la policía no considera el suceso como sospechoso, según indica el periódico The Independent.
La muerte del joven -que podría padecer epilepsia- ha suscitado preocupación ante las jornadas maratonicas de trabajo que supuestamente llevan a cabo los becarios en los bancos de inversión de la City londinense.
Alrededor de 300 becarios que hacen prácticas para varios bancos se hospedan durante los veranos en una residencia de estudiantes en el barrio de Bethnal Green, en el este de Londres, entre siete y diez semanas.
Compiten por trabajos muy bien remunerados 
Uno de ellos dijo al rotativo que aquellos que hacen las prácticas en la división bancaria de inversión afrontan las jornadas más duras.
"Todos trabajamos muchas horas pero los que regularmente se quedan hasta las tres o cuatro horas de la madrugada son los que están en banca de inversión", indicó ese becario.
Este estudiante agregó que puesto que las prácticas duran "como máximo diez semanas", existe una "aceptación general".
"Ves a gente con los ojos vidriosos y bebiendo cafeína para aguantar pero nadie se queja porque las recompensas potenciales son enormes. Competimos por trabajos muy bien pagados", explicó.
Al respecto el Bank Of America Merrill Lynch señaló al diario que no podía hacer comentarios sobre las horas que Erhardt llevaba trabajando.
©EFE
Commentarios