Pemex, el debate por un 'gigante obsoleto'

Univision.com | Aug 18, 2013 | 1:26 PM

Discusión en México por la reforma energética

Mientras México se alista para discutir la reforma energética propuesta por el presidente Enrique Peña Nieto, las voces dentro y fuera del país se han alzado sin esperar para mostrar sus posturas.
“Uno de los primeros fue el diario español El País.”
Uno de los primeros fue el diario español El País. Y es que, dada la posibilidad de la incursión de capital privado en la importante paraestatal mexicana Pemex, la polémica comienza a levantarse con más fuerza, dividiendo desde hace tiempo a mexicanos y extranjeros.
“La estatal Pemex es un gigante obsoleto y afectado por la corrupción. Baste señalar que la producción petrolera se ha reducido en una cuarta parte en los últimos diez años. Y que México, que cuenta con enormes reservas de hidrocarburos, debe importar ya gas y gasolina”, editorializó el medio la semana pasada.
México, que cada año celebra como símbolo de orgullo patrio la expropiación petrolera, está tocado en una de sus fibras más sensibles por este tema. “Pero este bagaje sentimental ha acabado convirtiéndose en un lastre para el desarrollo”, detalló el diario.
La imagen de Lázaro Cárdenas
Y el héroe que expropió el petróleo el 18 de marzo de 1938 fue el entonces presidente mexicano Lázaro Cárdenas del Río.
Hoy, el hijo del venerado presidente de México afirmó que su padre estaría muy molesto ante la actual propuesta de reforma energética.
De hecho, ambos bandos en el acalorado debate sobre la iniciativa para abrir la industria petrolera de México al capital privado han aprovechado en sus posturas la imagen de Cárdenas, guardadas las proporciones el equivalente mexicano a Franklin D. Roosevelt, informa por su parte The Associated Press.
El presidente Enrique Peña Nieto ha emprendido una intensa campaña de anuncios por televisión en los que se destacan las imágenes de Cárdenas del Río, que expropió las empresas petroleras extranjeras y nacionalizó la industria cuando fue mandatario de 1934 a 1940.
Así como el presidente Franklin D. Roosevelt es famoso en Estados Unidos por contribuir a que el país saliera de la depresión mediante su programa de obras públicas conocido como "New Deal", Lázaro Cárdenas es recordado por entregar tierras a los campesinos y enfrentar a las petroleras internacionales que se llevaban en otros tiempos la mayor parte de la renta del crudo mexicano.
El hijo de Cárdenas del Río, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, y otros políticos izquierdistas afirman que el gobierno pretende reprivatizar la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex).
Peña Nieto rechaza lo rechaza, y destaca que la actual propuesta de reforma sólo permite a las empresas privadas tener contratos de utilidad compartida, más no les cede la propiedad del petróleo que es de la nación.
'Falaz y ofensiva'
Sin embargo, Cuauhtémoc Cárdenas, fundador del principal partido de izquierda, dijo el viernes que el gobierno insultaba con su proceder la memoria de su padre.
"Resulta falaz y ofensiva la utilización que el gobierno está haciendo de la figura de Lázaro Cárdenas para justificar e impulsar ante el pueblo de México su antipatriótica y entreguista propuesta de reforma energética", escribió el viernes en un editorial difundido en primera plana en el diario La Jornada.
Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano reconoce que Pemex tiene problemas, pero afirmó que la privatización no es la respuesta. El gobierno de Peña Nieto afirmó que no tenía comentarios sobre las discrepancias.
La expropiación petrolera que dispuso Cárdenas del Río fue la decisión más popular de un presidente mexicano en el siglo XX, y la nacionalización conserva una inmensa popularidad en México.
La opinión de los mexicanos
De acuerdo con una encuesta entre 2,400 mexicanos que difundió en 2012 el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), 65 por ciento expresó su rechazo la participación del capital extranjero en la industria petrolera del país.
El sondeo tuvo un margen de error de dos puntos porcentuales, según el CIDE, un centro privado de estudios, con sede en la Ciudad de México.
Así las cosas, Peña Nieto literalmente reclutó a Lázaro Cárdenas en la batalla cuesta arriba para lograr un cambio de actitud.
En un mensaje televisivo, un narrador destaca las virtudes de la reforma ante la baja de la extracción petrolera en México y la incapacidad de Pemex para explorar reservas en aguas profundas, mientras se muestran imágenes de fondo de Cárdenas del Río en la década de 1930.
Lázaro Cárdenas del Río no es precisamente un ícono fotogénico. En un paralelismo con D. Roosevelt que utilizaba una silla de ruedas, Cárdenas del Río tenía un defecto físico: la falta casi completa de mentón.
Como sea, la imagen de Cárdenas del Río destaca en los mensajes del gobierno y en los de la izquierda, que se opone a las reformas.
La campaña de Peña Nieto
Peña Nieto apela a la precisión histórica mientras impulsa su reforma: Cárdenas del Río permitió a compañías privadas trabajar bajo contrato en la industria petrolera incluso después de la nacionalización.
El gobierno hace hincapié en que sólo quiere eliminar la prohibición total a la participación del capital privado en las actividades de perforación y refinación que se insertó en la constitución a principios de la década de 1960.
Pero esta explicación no pone fin a las objeciones. Elena Poniatowska, quizá la escritora viva más famosa de México, dijo a la prensa local que "en mi opinión, yo creo que (Peña Nieto) no tiene porqué invocarlo (a Cárdenas del Río) tampoco. Yo creo que se quiere apoyar en él y que eso es legítimo, si él lo quiere hacer, pero no creo que sea válido".
Como sucede con frecuencia, la realidad ha pasado a segundo plano con respecto a la percepción y el efecto.
"Yo creo que ha sido una operación política bastante hábil del gobierno de Peña Nieto, el apropiarse del mito digamos de Cárdenas, que es un mito que se supone que pertenece sólo a la izquierda", dijo el analista político Roger Bartra.
"Estamos hablando de un mito y todo este problema de la modernización de Pemex se topa con el mito de que el petróleo es parte de esa sustancia esencial de lo mexicano", apuntó.
Sin embargo, se han vuelto evidentes las grietas en el mito: la extracción petrolera ha declinado 25% en la última década; México importa gran parte de la gasolina y gas natural que consume, y el país podría convertirse en importador de energía si las cosas siguen igual.
"Si la izquierda insiste en un debate del tipo mitológico pues yo creo que va a perder", expresó Bartra.

Los principales partidos difieren

En tanto, los tres principales partidos políticos de México mantienen posturas divergentes y confrontadas sobre cómo se debe reformar el sector energético del país, pero coinciden en que los cambios en materia petrolera, en la explotación de gas natural y en generación eléctrica, son inaplazables.
El primero en airear su plan energético fue el conservador Partido Acción Nacional (PAN), el pasado 18 de julio, y pidió modificar los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución, así como de las leyes secundarias que regulan el sector energético.
Para inyectar recursos en Petróleos Mexicanos (Pemex) y modernizarla, el partido quería autorizar concesiones de explotación petrolera a empresas del sector aunque con el Estado manteniendo la propiedad de los hidrocarburos.
El 12 de agosto el presidente Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), aireó el plan del Gobierno, que rechaza las concesiones pero permite crear "contratos de utilidad compartida" con empresas privadas para compartir riesgos en yacimientos no convencionales.
La meta es elevar la producción de crudo de los 2.5 millones de barriles diarios de crudo a 3 millones en 2018 y 3.5 millones o más hacia 2025, que sería un nivel histórico.
En materia de gas natural México pretende pasar de producir 5,700 millones de los pies cúbicos diarios actuales a 8,000 millones en 2018 y 10,400 millones en 2025.
Modificaciones a la Constitución
El medio para lograrlo es modificar dos artículos de la Constitución, el 27 y 28.
El PRD, que mañana presentará los detalles de su plan, se opone con firmeza a los cambios constitucionales alegando que la iniciativa de reforma de Peña Nieto tiene "toda la esencia" de una privatización.
En entrevista con Efe el académico de la Universidad Iberoamericana (UIA) Alberto Montoya Martín del Campo, se muestra muy crítico con Peña Nieto porque "regresa el reloj de la historia de México cien años" al otorgar a los inversores privados algunos derechos sobre la riqueza energética mexicana.
Considera que el petróleo, el recurso clave de la reforma, fue un instrumento fundamental de desarrollo para su país gracias a la expropiación del sector en 1938.
Recuerda que este recurso "hoy es la columna vertebral de toda la economía" pues "aporta durante los últimos 30 años entre el 30-40%, en algunos años llegó al 50 por ciento, de cada peso del gasto público" y "el "el 95-97% de las divisas del Banco de México".
Por último el académico cree que el debate que se avecina en México "no es un asunto ideológico" sino "de sobrevivencia económica y, por lo tanto, de posibilidad de mantenerse como una nación con independencia para participar en su propio desarrollo y en una economía global".
'El mayor reto'
Montoya considera que el PRI "tiene los votos" suficientes para, con sus aliados, aprobar la reforma pero cree probable que la decisión "no tendrá legitimidad" ante la ciudadanía y puede acarrearle problemas al Gobierno.
Para Juan Pardinas, director del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), "el mayor reto" de la reforma energética es que "el petróleo deje ser parte de los símbolos nacionales y se convierta en una materia prima" y "patrimonio geológico del pueblo mexicano".
"Es fundamental porque no estás discutiendo el honor de la patria" sino "qué haces con una materia prima que tiene determinado precio en el mercado internacional, que tiene costos y complejidades tecnológicas para accesarla, de qué manera lo haces de manera más eficiente", apuntó en declaraciones a Efe.
Respecto las críticas de algunos analistas privados que consideran que la iniciativa de Peña Nieto se queda corta, pide analizar de dónde parten las críticas.
"Si lo ves desde una óptica internacional, si comparas lo que ha hecho Colombia, lo que ha hecho Brasil, efectivamente, nos quedamos cortos. Si lo comparas con la historia mexicana de los últimos setenta años, creo que es un avance muy importante. La severidad del juicio depende del contexto de la mirada", añade. 
©Univision.com
Comentarios