Caminata por la reforma migratoria cumple siete días y se dirige a Bakersfield

Univision.com | Aug 18, 2013 | 9:31 AM

Once activistas, que representan a los 11 millones de indocumentados, se dirigen rumbo a estratégico enclave republicano

Los once activistas que el 12 de agosto iniciaron la caminata de 21 días por la reforma migratoria, arribaron el domingo a la jornada siete y pidieron a la población inmigrante sumarse a la Campaña de Ciudadanía para los indocumentados.
“El grupo, que arrancó el Sacramento, recorrerá un total de 285 millas (456 kilómetros) y tiene com”
El grupo, que arrancó el Sacramento, recorrerá un total de 285 millas (456 kilómetros) y tiene como objetivo presionar a los republicanos de la Cámara de Representantes para que aprueben un proyecto de reforma migratoria que permita legalizar a los 11 millones de indocumentados y que puedan optar por la ciudadanía estadounidense.
La caminata culminará el Bakersfield, destrito del congresista Kevin McCarthy, el tercer republicano de la Cámara de Representantes, encargado de contar los votos en el pleno. Los manifestantes pedirán a McCarthy que apoye el debate en el pleno y convenza al Presidente del Congreso, John Boehner, para que retire la regla Hastert.
La regla Hastert señala que el pleno sólo conocerá proyectos que cuenten con el respaldo de la mayoría de la mayoría. De los 234 republicanos de la Cámara, unos 50 o 60 apoyan una reforma migratoria como la aprobada por el Senado en junio (23 de ellos emitieron un comunicado). Sumados a los 195 demócratas, reúnen el numero de votos suficientes para aprobar una ley. Pero la regla Hastert tiene detenida la votación.
La marcha es parte de las más de 300 actividades que desarrollarán entre el 5 de agosto y el 9 de septiembre, fechas del receso de verano del Congreso.
Por qué el movimiento
El movimiento por la reforma migratoria con ciudadanía surgió a raíz de la negativa de la Cámara, liderada por los republicanos, a debatir un plan de reforma como el aprobado por el senado a finales de junio, que se basa en un fuerte componente de seguridad fronteriza e incluye una vía de legalización para indocumentados que carecen de antecedentes penales y viven en Estados Unidos desde antes del 312 de diciembre de 2011.
Antes de ser aprobado con 68 votos a favor y 32 en contra, Boehner advirtió la vigencia de la regla Hastert y que debatirían su propia versión.
En los trece días de caminata los peregrinos han reiterado que dos tercios de los 11 millones de indocumentados que calificarían para una reforma migratoria como la del Senado (plan S. 744 aprobado a finales de junio) “han estado en el país por más de una década” y destacan que, de acuerdo a encuestas publicadas por varios medios tras la reelección de Obama para un segundo mandato de cuatro años (en noviembre del año pasado), la mayoría de los estadounidenses aprueban una reforma migratoria que incluya una vía hacia la ciudadanía.
El grupo de organizaciones considera que la ciudadanía “es la única respuesta moral al sistema de inmigración actual que se encuentra roto, que ha separado, y separa familias, y devasta a la comunidad inmigrante”.
No pierden las esperanzas
El grupo PICO National Network, que lidera la caminata, dijo que la campaña avanza conforme la agenda. El domingo pasado, en el día siete del evento, los 11 peregrinos fueron recibidos por al menos 1,000 feligreses católicos que portaban un estandarte de la Virgen de Guadalupe.
"Nuestra esperanza y nuestra fe en la reforma de la inmigración siempre ha sido inspirado por la fe en la dignidad humana y la palabra de Dios y la fuerza de Dios, la sabiduría y la caridad inmensa", dijo el Obispo Jaime Soto al darle la bendición. “Creemos que este camino es un camino de fe y el viaje de la esperanza", agregó el religioso.
La caminata también advierte sobre el fantasma de las deportaciones. Durante la primera administración del Presidente Barack Obama el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) expulsó a más de 1,5 millones de indocumentados. Tanto activistas por los derechos de los inmigrantes como el gobierno han señalado que la reforma migratoria frenaría las expulsiones y daría la oportunidad a millones de sin papeles a regularizar sus permanencias.
El gobierno agrega que sin reforma migratoria está obligado a hacer cumplir la actual ley de inmigración que, asegura, debe ser cambiada.
Unos 400 mil inmigrantes indocumentados permanecen en cárceles de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE) en proceso de deportación.
La reforma ideal
La caravana también ha sido bendecida por iglesias de otras denominaciones cristianas, quienes trabajan juntas para convencer al Congreso sobre la necesidad de aprobar una reforma migratoria justa.
En febrero, los líderes cristianos lanzaron un llamado a demócratas y republicanos para que aprueben una reforma migratoria que permita la legalización de los indocumentados. “Cada día en nuestras congregaciones y comunidades, somos testigos de los efectos de un sistema que continúa con la separación de familias y la explotación, el abuso y hasta la muerte de inmigrantes. El sufrimiento debe cesar,” indicaron en una declaración.
Las iglesias piden una reforma migratoria que cumpla con las siguientes metas:
   - Un camino a la ciudadanía para los 11 millones de personas indocumentadas en los Estados Unidos.   - La prioridad de la reunificación familiar en cualquier reforma migratoria.   - Proteger la integridad de nuestras fronteras y proteger el proceso de protecciones ante la ley para inmigrantes y sus familias.   - Mejorar protecciones a las leyes que protegen a los refugiados y asilados.   - Revisar las políticas económicas internacionales para abordar las causas de la inmigración no autorizada. Los peregrinos
Entre los 11 peregrinos que realizan la caminata de 21 días se cuenta a Rogelio Buñuelos, un dreamer de 24 años de edad domiciliado en Orange, California. Buñuelos pide que los inmigrantes indocumentados se les permita integrarse en sus comunidades y con sus esfuerzos ayuden al engrandecimiento de Estados Unidos.
También se cuenta a los esposos Vicky y Enrique Bravo, miembros activos de la parroquia católica de Costa Mesa. La pareja lleva 22 años de matrimonio y tienen cuatro hijos. Llegaron a Estados Unidos en 1988 y formar parte activa en la campaña PICO. Son originarios de la Ciudad de México. Ambos dijeron que se involucraron en esta “batalla” para mantenerse juntos como familia al lado de sus hijos, todos ciudadanos estadounidenses.
Diana Campos, de 19 años, otra de las participantes en la caminata, llegó a Estados Unidos cuando tenía un año de edad. “Crecí y vivo como estadounidense”, asegura. Señala que la reforma migratoria le permitiría seguir estudiando y contribuyendo en Estados Unidos. Junto a ella camina Adriana Flores, quien ha vivido en el país durante 20 años y señala que el sueño americano se ha convertido en una pesadilla. “No me siento libre y vivo con miedo”, dice.
Otro de los caminantes es el doctor Gonzalo Santos, profesor de la Universidad Estatal de California en Bakersfield, en el Valle del Sur de San Joaquín. Santos juramentó este año como ciudadano estadounidense y se unió al movimiento a favor de una reforma migratoria con ciudadanía para los 11 millones de indocumentados.
©Univision.com
Comentarios