Obama anuncia suspensión de ejercicios militares con Egipto

Univision.com | Aug 15, 2013 | 10:50 AM

Reacciones ante el estallido de violencia

El presidente de EEUU, Barack Obama, anunció la suspensión de unos ejercicios militares conjuntos previstos para el próximo mes con Egipto y la evaluación de otras medidas ante el estallido de violencia en ese país, que ha dejado al menos 525 muertos.
“"El pueblo egipcio merece algo mejor que lo que hemos visto en los últimos días.”
"El pueblo egipcio merece algo mejor que lo que hemos visto en los últimos días. El ciclo de violencia debe detenerse", dijo Obama en una declaración en audio desde la isla de Martha's Vineyard (Massachusetts), donde se encuentra de vacaciones, informó la agencia Efe.
Obama alertó que Egipto se encuentra en "un camino muy peligroso", pero no suspendió los 1,300 millones de dólares en concepto de ayuda militar que Estado Unidos destina cada año a su aliado, alegando la relación de décadas que les une y señaló que son los egipcios los que deben elegir su futuro, acotó la Agencia France Press.
No toma partido
Obama aseguró además que su país "no puede determinar el futuro de Egipto" y "no toma partido" por ninguna de las partes en la crisis que ha dejado ya más de 500 muertos.
"EEUU no puede determinar el futuro de Egipto. Esa es una tarea para el pueblo egipcio", afirmó Obama desde la isla de Martha's Vineyard (Massachusetts) donde pasa sus vacaciones, a lo que añadió que su gobierno "no toma partido por ningún partido político o figura política".
"Sé que es tentador que dentro de Egipto se culpe a Estados Unidos u Occidente o algún otro actor externo sobre lo que salió mal. Hemos sido culpados por los seguidores de (Mohamed) Mursi, hemos sido culpados por el otro lado como si fuéramos seguidores de Mursi. Ese enfoque no ayudará a los egipcios a lograr el futuro que se merecen", argumentó el presidente.
"Esta mañana hemos notificado al Gobierno egipcio que cancelamos nuestros ejercicios militares bienales con Egipto, que estaban previstos para el próximo mes", indicó.
El mandatario condenó "rotundamente los pasos tomados por el Gobierno interino y las fuerzas de seguridad" para reprimir las protestas, y recordó que la cooperación con Egipto está "en el interés de seguridad nacional" de EEUU.
"Pero la cooperación tradicional no puede continuar como de costumbre cuando se está matando a civiles en las calles y se están coartando los derechos", agregó.
"A continuación, he pedido a mi equipo de seguridad nacional que evalúe las implicaciones de las acciones tomadas por el Gobierno interino y futuros pasos que podamos dar si es necesario respecto a la relación entre Estados Unidos y Egipto", indicó.
Fuentes del Pentágono confirmaron el miércoles a Efe que evaluaban la cancelación de los ejercicios militares, que supone la segunda medida estadounidense ante la inestabilidad en Egipto, tras la suspensión el mes pasado del envío de cuatro aviones caza F-16 al país.
Tras el derrocamiento del presidente Mohamed Mursi el pasado 3 de julio por los militares, EE.UU reflexionó durante más de tres semanas sobre si calificar o no lo sucedido como un "golpe", algo que habría forzado a suspender la entrega de unos 1,500 millones de dólares en ayuda al país.
Una situación compleja
Finalmente, el Departamento de Estado anunció el 26 de julio que no tomaría ninguna decisión al respecto, al considerar que no beneficiaría al "interés nacional" de EEUU cancelar su ayuda al país, destinada en buena parte a fortalecer la frontera con Israel.
Obama subrayó la "complejidad" de la situación que rodeó el derrocamiento de Mursi, que "fue elegido presidente en unas elecciones democráticas, pero su Gobierno no era inclusivo y no respetaba las opiniones de todos los egipcios".
"Sabemos que muchos egipcios, millones de egipcios, quizá incluso una mayoría de egipcios pedían un cambio de rumbo", aseguró.
"Y aunque no creemos que la fuerza sea la forma de resolver las diferencias políticas, tras la intervención de los militares hace una semanas seguía habiendo una oportunidad para la reconciliación y una oportunidad de buscar un camino democrático", añadió.
"En su lugar, hemos visto cómo tomaban un camino más peligroso", apuntó.
Previamente, el medio detalló que se tenía prevista la intervención del mandatario, interrumpiendo su asueto. El Secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, condenó desde el miércoles los actos de violencia en Egipto como un "grave golpe" a los esfuerzos de reconciliación en el país y urgió a levantar el estado de emergencia "lo antes posible", ante la preocupación de que se use para sustentar nuevos arrestos arbitrarios de manifestantes.
Kerry compareció ante la prensa para expresar su "rotunda condena a la violencia" que ha dejado al menos 525 muertos y 3,717 heridos, según el recuento oficial.
Egipto, un aliado vital para Estados Unidos en la región, se arriesga a hundirse aún más en el caos tras la salida de Mursi a manos de las Fuerzas Armadas egipcias, que lo mantienen detenido, y las posteriores protestas de sus seguidores que han sido atajadas con una dura represión, acotó Efe.
Urgen medidas concretas
En tanto, los medios de comunicación estadounidenses amanecieron el jueves con críticas ante la “pasiva respuesta” de Estados Unidos frente a la represión violenta de manifestantes en Egipto, según reportó la agencia Notimex.
Los editoriales de algunos de los principales diarios coincidieron en evidenciar la limitada influencia que EEUU ejerce sobre la junta militar que gobierna de facto un país al que destina millones de dólares en ayuda que, según estimaron, debe ser suspendida.
Obama no solo “debe distanciarse de la destructiva agenda de los generales de Egipto”, sino también suspender la asistencia económica que es, en buena parte, destinada a las fuerzas armadas, citó la agencia a The New York Times.
En tanto, The Washington Post acentuó la forma reservada en que la administración de Obama ha respondido a la crisis en Egipto, desde el derrocamiento de Mohammed Mursi.
“Por esas decisiones, la administración Obama es cómplice en la nueva, horrífica y sangrienta represión lanzada el miércoles por el gobierno de facto contra miles de manifestantes acompañados en dos plazas de El Cairo.

Expertos coinciden con la prensa

Expertos consultados por Efe afirmaron que, además de condenar enérgicamente la ola de violencia en Egipto, el Gobierno de Estados Unidos debe de tomar medidas concretas como la suspensión de la ayuda a ese país.
Tanto el secretario de Estado, John Kerry, como la Casa Blanca urgieron a evitar la violencia y suspender el estado de emergencia durante un mes decretado por las autoridades egipcias.
"Estados Unidos se opone rotundamente a la vuelta a un estado de ley de emergencia y creemos que debe acabar lo antes posible", dijo Kerry en una sorpresiva comparecencia en el Departamento de Estado.
Los sucesos de las últimas horas "son deplorables y van en contra de las aspiraciones egipcias para la paz, la inclusión y una genuina democracia", dijo Kerry, haciéndose eco del llamado de la Casa Blanca a que Egipto "respete los derechos humanos básicos".
Desde la isla de Martha's Vineyard, en Massachusetts, donde el presidente Barack Obama pasa las vacaciones con su familia, un portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, pidió a las partes a que "resuelvan sus diferencias pacíficamente".
Sin precisar medidas de presión adicionales contra Egipto, Earnest señaló que el Gobierno de Obama sigue "revisando", como lo hace "de forma regular", su asistencia hacia ese país.
Histórica ayuda
Desde 1979, tras la firma del tratado de paz egipcio-israelí, EEUU ha dado a Egipto un promedio anual de 2,000 millones de dólares en ayuda militar y económica, que ve como una inversión necesaria para la estabilidad regional.
Varios analistas insistieron en que EEUU debe presionar más al Gobierno interino de El Cairo, que tomó las riendas del poder tras el derrocamiento de Mohamed Mursi el 3 de julio pasado, incluso condicionando su ayuda exterior.
"EEUU debe tomar medidas concretas para poner fin a la violencia y restablecer la democracia. El apoyo tácito que hemos dado al golpe -sí, fue un golpe- envía el mensaje de que la democracia es para todos menos para los musulmanes", dijo Ibrahim Hooper, director de comunicaciones del Consejo de Relaciones Estadounidense-Islámicas (CAIR, en inglés), la mayor organización cívica musulmana estadounidense.
"Como mínimo, debe decir a los líderes del golpe que si no restablecen la democracia y frenan las matanzas, no van a recibir un céntimo más de la ayuda estadounidense", enfatizó.
'Posición ambigua'
Khalil al-Anani, analista del Instituto para Oriente Medio, consideró que la "posición ambigua" de EEUU respecto al golpe "solo alienta a la junta a destruir el naciente experimento democrático en Egipto".
"Si Estados Unidos no toma medidas prácticas contra el derramamiento de sangre, sus intereses correrían peligro no solo en Egipto sino en toda la región. Estas acciones podrían incluir el reconocimiento del golpe; la suspensión de la ayuda, y el cese de la cooperación militar, pero dudo de que las pueda tomar", subrayó.
Shadi Hamid, de la Institución Brookings, lamentó en su cuenta de Twitter que EEUU "tuvo varias oportunidades de demostrar que sus amenazas de suspender la ayuda eran creíbles, pero cada vez dio marcha atrás" y que su política actual "tiene un precio".
En todo caso, Hamid cree que suspender el toque de queda sin resolver el problema político de fondo no frenará la violencia.
Por su parte, el analista Marc Lynch comentó en la revista Foreign Policy que la Casa Blanca debería de "cancelar toda la ayuda a Egipto, mantener cerrada la embajada de El Cairo y dejar de tratar al régimen militar como un gobierno legítimo".
El Departamento de Estado anunció el 26 de julio que no tomaría ninguna decisión sobre si lo ocurrido en Egipto fue o no un golpe militar, al considerar que no beneficiaría al "interés nacional" de EE.UU cancelar su ayuda a Egipto, destinada en buena parte a fortalecer la frontera con Israel.
Jim Phillips, experto en Oriente Medio de la conservadora Fundación Heritage, dijo hoy a Efe que EE.UU. tiene poca influencia sobre el nuevo gobierno egipcio y trata de usar su ayuda como palanca pero, aún así, la eliminación de esa ayuda "reduciría más su influencia y hasta empeoraría la situación en Egipto".
"No le corresponde a EEUU restablecer el imperio de la ley, eso dependerá de los egipcios, que deben forjar un consenso nacional que conduzca a una negociación política y un renovado esfuerzo hacia la transición democrática", enfatizó.
©Univision.com
Comentarios