Padre e hijo desean regresar a vivir a la selva de Vietnam

EFE | Aug 14, 2013 | 10:37 PM
Luego del insólito hallazgo en la selva de Vietnam de un padre y su hijo perdidos durante 40 años, ahora los hombres piden volver a la jungla ya que dicen no adaptarse a la civilización.
“Ho Van Than, de 82 años y su hijo Ho Van Lang, de 43, extrañan vivir aislados y pidieron a las aut”
Ho Van Than, de 82 años y su hijo Ho Van Lang, de 43, extrañan vivir aislados y pidieron a las autoridades que les permitan regresar a su hogar en el corazón de la selva.
Según informaron, el anciano se niega a hablar excepto para rogar su vuelta a la choza en la que vivía con su hijo en la densa jungla de la provincia de Quang Nai, en el centro del país.
Demasiado débil por su avanzada edad y la malnutrición, Thanh no pudo oponer resistencia cuando las autoridades se los llevaron de su choza a la civilización.
El anciano, que no habla el idioma nacional vietnamita sino el de la minoría étnica cor, quiere volver a su cabaña para ocuparse de la pequeña huerta de una hectárea en la que él y su hijo plantaban maíz, mandioca, caña de azúcar y tabaco.
No logra dormir
La prensa local indicó que Thanh, quien vivió sus primeros cuarenta años de vida en el mundo civilizado, quedó traumatizado por los bombardeos de la guerra y es incapaz de adaptarse a la vida en sociedad.
En tanto, a su hijo Ho Van Lang, quien estaba en la selva desde que tenía dos años, su inmersión acelerada en el mundo moderno también le resulta muy dificultosa y se convirtió en un fenómeno mediático del país asiático.
El hombre se pasa los días sentado en la vivienda donde se aloja fumando un cigarrillo detrás de otro y aseguran que no logra conciliar el sueño, por lo que duerme muy poco.
"Echo de menos la jungla, no quiero quedarme aquí. No entiendo por qué nos trajeron", le confesó a su primo, según el diario digital VnExpress.
Los hombres fueron hallados el miércoles pasado, después de que unos vecinos se adentraran en la selva en busca de leña y dieran con la cabaña que padre e hijo habían construido en un árbol. La última vez que se los había visto fue en 1973, cuando el hombre huyó hacia el bosque llevándose a su hijo después de que una mina destrozara su casa y matara a su mujer y a otros dos hijos.
©EFE
Commentarios