Sangrientas protestas en Egipto: Suman 525 muertos

Univision.com | Aug 14, 2013 | 2:37 PM
Jornada sangrienta en... Jornada sangrienta en...
3 Pausar Auto Play

El día más sangriento en décadas ocurrió tras la salida del derrocado presidente Mohamed Mursi.

Más de dos mil heridos

Policías antidisturbios apoyados por vehículos blindados, topadoras y helicópteros barrieron el miércoles dos campamentos de los partidarios del derrocado presidente Mohamed Morsi, lo que desencadenó batallas en las calles de El Cairo y otras ciudades egipcias.
“El Ministerio de Sanidad informó este jueves de que al menos 525 personas murieron y 3,717 resulta”
El Ministerio de Sanidad informó este jueves de que al menos 525 personas murieron y 3,717 resultaron heridas en los disturbios del miércoles en Egipto
Fue el mayor número de muertos en una sola jornada desde el levantamiento de 18 días que derrocó al autócrata Hosni Mubarak en 2011.
El vicepresidente Mohamed ElBaradei, premio Nobel de la Paz y líder reformista en el gobierno interino, renunció en protesta por los asaltos, mientras que el gobierno apoyado por los militares impuso un mes de estado de excepción y toque de queda nocturno.
The Associated Press indica que los enfrentamientos estallaron en otras partes de la capital y otras provincias en momentos en que la ira islamista se propagó por la represión a las sentadas de los partidarios islamistas de Morsi, que ya cumplían seis semanas y dividieron a Egipto.
La Presidencia egipcia decretó el estado de emergencia en todo el país durante un mes a partir de las 16:00 hora local (14:00 GMT), tras los disturbios.
En tanto, el primer ministro egipcio, Hazem el Beblaui, aseguró que la policía demostró en esta jornada "la máxima contención", pese a las cifras de muerte.
En una declaraciones en la televisión estatal, Beblaui dijo que la decisión de decretar el estado de emergencia fue "muy difícil" de tomar, pero obligatoria ante la escalada de la violencia, informó Efe.
Según un comunicado de la Presidencia, leído en la televisión estatal, la decisión del estado de emergencia fue adoptada debido al "peligro" que se cierne sobre "la seguridad y el orden en los territorios del país".
El presidente interino egipcio, Adli Mansur, encargó a las fuerzas armadas, con la ayuda de la policía, adoptar las "medidas necesarias" ante esta situación.
Las autoridades denunciaron "actos intencionados de destrucción y ataques contra instalaciones públicas y privadas y la muerte de ciudadanos a manos de grupos radicales".
Esta medida de excepción ha contado con la aprobación del Consejo de Ministros.
Decenas de personas murieron este miércoles durante el asalto de las fuerzas de seguridad a las acampadas de protesta de los seguidores del depuesto presidente egipcio Mohamed Mursi en El Cairo.
Van 525 muertos
Las autoridades informaron de al menos 525 muertos y 3,717 heridos durante el asalto policial a las acampadas.
El mayor número de víctimas se ha registrado en la provincia de Miniya, en el sur, y en la plaza cairota de Rabea al Adauiya, donde los seguidores del depuesto presidente Mohamed Mursi están acampados.
También ha habido muertos y heridos en las provincias de Beheira y Daqahiliya (norte), en Suez (este), Luxor (sur) y Alejandría (norte), entre otras.
Los disturbios se han extendido por distintas partes del país después de que la policía iniciara esta mañana una operación para desmantelar las acampadas de los seguidores del depuesto presidente Mohamed Mursi en las plazas de Rabea al Adauiya y de Al Nahda, en El Cairo.
En Miniya, varias iglesias han sido atacadas durante los altercados en esta provincia, de cuya responsabilidad las autoridades y las islamistas se acusan mutuamente, según la agencia Efe.
Carros blindados y helicópteros desalojan a manifestantes
Los plantones que fueron desalojados violentamente en El Cairo eran dos: uno a las afueras de la mezquita Rabaa al-Adawiya y el otro en la plaza Nahda, cerca de la universidad de El Cairo, ambos en la capital egipcia.
Los campamentos se habían instalado desde que el expresidente Mursi (quien había sido elegido democráticamente en julio de 2012) fue depuesto el 3 de julio del presente año.
La televisión estatal informó que a las acampadas se dirigieron carros blindados del Ejército, mientras que allí varias excavadoras destrozaban las tiendas de campaña de los manifestantes.
Las acciones en tierra fueron apoyadas desde el aire por helicópteros, mientras ambos sitios se encontraban cubiertos por una nube de gas lacrimógeno, señalaron reportes de sitios árabes de noticias con presencia en ambos lugares, de acuerdo con Notimex.

Tras desalojó impera el caos

Las protestas contra la operación policial para desmantelar las acampadas en El Cairo se han extendido por diversas partes del país, donde se están registrando enfrentamientos y disturbios, sin que por el momento se pueda confirmar la cifra total de víctimas, de acuerdo con la agencia Efe.
La violencia de las últimas horas convierte a la jornada de este miércoles en una de las más sangrientas en Egipto desde el golpe de Estado del pasado 3 de julio, cuando Mursi fue depuesto por el Ejército.
Trascendió que partidarios de Mohamed Mursi quemaro una iglesia en la localidad de Sohag, en el sur del país, durante una protesta contra la operación policial para desmantelar sus acampadas en El Cairo.
Los manifestantes lanzaron cócteles molotov contra el templo para incendiarlo y quemaron varios coches de la policía, informó la agencia de noticias estatal Mena.
Los islamistas gritaron lemas contra el Ejército, la policía y los coptos (cristianos egipcios).
Las fuerzas de seguridad se han desplegado de forma intensa en la zona y trata de controlar a los manifestantes.
Atacan comisarías y edificios gubernamentales
Asimismo, miembros de los Hermanos Musulmanes atacaron varias comisarías y edificios gubernamentales en distintas provincias del país, según medios oficiales.
Según esas fuentes, los islamistas entraron en la comisaría del Uarrá en el distrito cairota de Imbaba, donde han prendido fuego y retienen al oficial de policía al mando, también informaron que liberaron a los presos que estaban en la comisaría.
En Beheira (norte), los manifestantes partidarios del depuesto presidente Mohamed Mursi destruyeron el edificio de la gobernación provincial; mientras que, en Garbiya (norte), intentaron irrumpir en otra comisaría y en la sede de la gobernación.
En Fayum, al sur de El Cairo, los seguidores de Mursi entraron en otra sede policial, en la que causaron un incendio.
En previsión de más ataques, la policía en la provincia de Al Qaliubiya, al norte de la capital, ha empezado a trasladar a los presos de las comisarías a cárceles.
Iglesias no han sido ajenas
También varias iglesias fueron atacadas durante los disturbios desencadenados tras la operación policial para desmantelar las acampadas de los islamistas en El Cairo.
Las informaciones son confusas sobre la autoría de esos ataques, ya que los medios de comunicación estatales acusan a los seguidores del depuesto presidente Mohamed Mursi, mientras que los Hermanos Musulmanes aseguran que sus partidarios no son responsables de los asaltos, indica Efe.
La agencia de noticias estatal Mena señaló que los partidarios de Mursi han arrojado cócteles molotov contra la iglesia de Mar Mina en la localidad de Minia, en el sur, lo que causó el incendio del centro médico y de la farmacia del templo.
También irrumpieron en las iglesias de la Virgen y de San Pablo en la localidad de Al Moaz, en la provincia de Minia, donde dispararon indiscriminadamente contra los ciudadanos.
Otra iglesia blanco de ataques fue una en Sohag, también en el sur del país, que fue incendiada al recibir el impacto de cócteles molotov.
En la ciudad meridional de Asiut, el templo de Al Malak fue asaltado y un almacén dependiente de la iglesia y una biblioteca de libros cristianos fueron incendiados.
Cientos de personas también atacaron la iglesia de Mar Girgis en Asiut, en la que irrumpieron, obligando a unas monjas a huir por la azotea del templo, según Mena.
La mayoría de los ataques se registraron en el sur de Egipto, pero también hubo uno en la península del Sinaí, donde fue incendiada la iglesia de Mar Girgis en la ciudad de Al Araish.
En su página web, los Hermanos Musulmanes, grupo al que perteneció Mursi hasta que accedió a la presidencia, negó que sus seguidores hayan atacado iglesias y achacó la responsabilidad de esos asaltos a "baltaguiya" (matones).
La condena de otros países
La violencia provocó la condena de otros países de mayoría musulmana, así como también de Occidente. El secretario de Estado norteamericano John Kerry dijo que se había asestado un "duro golpe" a los esfuerzos de reconciliación política en Egipto.
El asalto para tomar el control de los lugares de dos sentadas se produjo después de días de advertencias por parte de la administración provisional que reemplazó a Morsi después de que fue derrocado en un golpe el 3 de julio. Los campamentos en lados opuestos de la capital comenzaron a finales de junio para mostrar apoyo a Morsi. Los manifestantes, muchos de ellos de la Hermandad Musulmana de Morsi, exigían su restablecimiento.
El campamento más pequeño fue despejado con relativa rapidez, pero la policía tardó horas en tomar el control del lugar de la principal sentada, que está cerca de la mezquita Rabá al-Adawiya, que ha sido el epicentro de la campaña a favor de Morsi.
Varios altos dirigentes de la Hermandad Musulmana que eran buscados por las autoridades fueron detenidos cuando la policía irrumpió en el campamento cerca de la mezquita, de acuerdo con funcionarios de seguridad y la televisión estatal. Entre los detenidos están los líderes de la Hermandad Mohamed el-Beltagy y Essam el-Erian, y el clérigo radical Safwat Hegazy, todos requeridos por la fiscalía para responder a las acusaciones de incitación a la violencia y de conspirar para matar a manifestantes adversos a Morsi.
La policía desmanteló el lugar principal cerca de la mezquita en el distrito oriental de Ciudad Nasr, dijo la agencia oficial de noticias MENA. Un reportero de la AP vio a cientos de manifestantes mientras abandonaban el sitio de la protesta y llevaban sus pertenencias personales.
El humo obstruía el cielo sobre El Cairo y ardían incendios en las calles, que estaban llenas de varas y lonas carbonizadas después de que las llamas consumieron varias carpas.
Al imponer el estado de emergencia, el gobierno ordenó a las fuerzas armadas apoyar a la policía para restaurar la ley y el orden y proteger las instalaciones estatales. El toque de queda nocturno afecta a El Cairo y 10 provincias.
El Banco Central de Egipto ordenó a los bancos comerciales cerrar sus sucursales en las zonas afectadas por el caos. Las emblemáticas pirámides de Giza y el Museo Egipcio también fueron cerrados a los visitantes durante el día como medida de precaución, según el Ministerio de Antigüedades.
Una amarga disputa
La agitación fue el más reciente capítulo de una amarga disputa entre los partidarios de Morsi y el liderazgo interino que asumió el mando en el país más poblado del mundo árabe. Los militares derrocaron a Morsi después de que millones de egipcios se congregaron en las calles a finales de junio para exigir su renuncia, acusándolo de dar a la Hermandad una influencia indebida y no implementar reformas vitales ni impulsar la economía en crisis, recuerda The Associated Press.
El golpe provocó protestas similares de partidarios de Morsi después de que él y otros líderes de la Hermandad fueron detenidos en momentos en que las divisiones se profundizaban, lo que asestó un duro golpe a las esperanzas de poner fin a la confusión que siguió a la revolución de 2011 contra Mubarak.
Morsi ha estado detenido en un lugar no revelado. Otros líderes de la Hermandad han sido acusados de incitar a la violencia o conspirar en el asesinato de manifestantes.
©Univision.com
Commentarios