Un año después de DACA, dreamers presionan por la reforma migratoria

Univision.com | Aug 15, 2013 | 8:40 AM

SIGUIENTE:

Mas de 400 mil solicitudes han sido aprobados por el gobierno y muchos estudiantes han salido de las sombras.

Más de 537 mil indocumentados han frenado sus deportaciones y ahora claman por una solución permanente

A un año de la entrada en vigor de la Acción Diferida (DACA, por sus siglas e inglés), jóvenes indocumentados que ingresaron siendo niños a Estados Unidos no pierden la esperanza de que el Congreso apruebe una reforma migratoria en 2013.
““Unos 500 mil han enviado sus solicitudes”, dijo a NoticiasUnivision.”
“Unos 500 mil han enviado sus solicitudes”, dijo a NoticiasUnivision.com Gabriela Pacheco, una de las principales activistas del movimiento Bridge Proyect. “Estimamos que 1.7 millones califican para recibir el amparo”, agregó.
La Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) reporta que al 13 de junio recibió 557.412 solicitudes, rechazó 19.750 y aprobó 400,562.
La Acción Diferida entró en vigor el 15 de agosto de 2012. El alivio administrativo beneficia a jóvenes indocumentados menores de 31 años que ingresaron al país antes de cumplir los 16 y carecen de antecedentes criminales y no representan un peligro a la seguridad nacional, explica el Departamento de Seguridad Interna (DHS).
El reglamento indica que aquellos que fueron traídos a Estados Unidos siendo menores sin responsabilidad propia y que cumplen con otros criterios específicos, son consideradas para que se les detenga la deportación o evitar el comienzo de los procesos de expulsión del país.
DACA otorga además un permiso de trabajo temporal y los beneficiarios pueden gestionar una licencia de manejar.
Los favorecidos
Las primeras proyecciones del DHS indicaban que 800 mil dreamers calificaban para el programa, pero pocas semanas después la cifra fue ampliada a 1.7 millones.
“Pero no todos han enviado la solicitud”, dijo Pacheco. “El principal problema es económico. No todo el mundo tiene el dinero para costear el trámite”.
La solicitud para acogerse al amparo (Formulario I-821D) requiere el pago de $85 para la toma de huellas digitales y el Formulario I-765 (Permiso de trabajo) tiene un costo de $380.
Una segunda dificultad mencionada por Pacheco “es demostrar que el dreamers ha estado viviendo en los últimos cinco años de forma consecutiva en Estados Unidos. Eso es un problema. Los indocumentados no tienen cuenta de banco, no tienen papeles, no tienen cómo enseñar que estuvieron y están aquí. Ha sido complicado conseguir esos documentos que digan una fecha, un nombre”.
De las 557.412 solicitudes enviadas, 408.759 corresponden a mexicanos, 20.744 a salvadoreños y 13.945 hondureños, detalló la USCIS.
La reforma migratoria
Los dreamers están conscientes que el amparo es provisional y por eso batallan para que el Congreso debata y apruebe una reforma migratoria que no sólo los incluya a ellos, sino al resto de indocumentados.
Miles de jóvenes en todo el país se unieron a movimientos y organizaciones nacionales que, junto con sindicalistas, religiosos, empresarios y políticos presionan a demócratas y republicanos en ambas cámaras del Congreso para que avancen una legislación amplia que incluya una vía de legalización para 11 millones de sin papeles.
El 27 de junio el Senado aprobó un plan con una vía hacia la ciudadanía para los indocumentados. Poco antes, el liderazgo republicano de la Cámara de Representantes anunció que debatiría su propia iniciativa.
El presidente del Congreso, John Boehner (republicano de Ohio), impuso además la regla Hastert, que sólo permite llevar al pleno aquellas iniciativas de ley que tengan el respaldo de la mayoría de la mayoría, es decir 118 de los 234 miembros de la bancada en la Cámara.
La postura de Boehner es criticada por el United We Dream Network, un grupo de dreamers que batalla por la reforma migratoria. “Le vamos a hacer la vida imposible a Boehner”, dijeron representantes de la organización durante una visita a la redacción del Noticiero Univision. Los jóvenes quieren que el presidente del Congreso quite la regla Hastert y envíe un plan de reforma al pleno.
De acuerdo el conteo de la red, entre 40 y 50 republicanos más 195 demócratas respaldan debatir una reforma migratoria que incluya una vía de legalización para indocumentados, número suficiente de votos para que el proyecto se convierta en ley.
Los congresistas demócratas Luis Gutiérrez (Illinois) y Joe García (Florida) confirmaron la cifra de respaldos republicanos.
Reforma por partes
Si bien los dreamers favorecen la aprobación de un plan como el aprobado en junio por el Senado, no se oponen al debate en la Cámara de una propuesta fraccionada tal y como presiona el ala ultraconservadora del Partido Republicano.
United We Dream Network descarta por completo que la Cámara vaya a aprobar el plan del Senado y anticipa que el debate fraccionado seguirá avanzando, y espera que una de las partes incluya el camino a la ciudadanía para los indocumentados.
Pacheco dijo que el clima que se vive en el Congreso es favorable al debate y confía en que habrá una decisión en el curso de 2013. “Pensamos que la ciudadanía es muy importante, pero más importante es que saquen a las familias de las sombras”, dijo.
Agregó que la reforma migratoria debe otorgar u permiso de trabajo a los indocumentados y concederles un permiso de viaje para que puedan salir del país y visitar a sus familiares, y luego reingresar. “Después seguiremos empujando por la ciudadanía”.
“Hay clima para llegar, no a todo lo que queremos, pero estamos en esto, batallando por la reforma migratoria”, dijo.
El programa
La Acción Diferida fue anunciada a principios de junio del año pasado y entró en vigor dos meses después, el 15 de agosto.
El DHS reiteró que existe un requisito clave: los beneficiarios de la medida deben estar físicamente en Estados Unidos. Si no pueden probar que han estado físicamente presentes en el país por un período no menor de cinco años” (al 15 de junio de 2012), no calificarán.
La USCIS, agencia que procesa las solicitudes, recuerda que la Acción Diferida es temporal, no otorga residencia legal permanente y tampoco incluye un camino hacia la ciudadanía estadounidense.
Los cinco requisitos mínimos para calificar al beneficio son los siguientes:
   - Entró a Estados Unidos siendo menor de 16 años de edad;   - Ha residido ininterrumpidamente en Estados Unidos durante al menos cinco años antes del 15 de junio de 2012 y está presente en Estados Unidos al 15 de junio de 2012;   - Asiste a la escuela, se ha graduado de la enseñanza secundaria, ha obtenido un certificado de desarrollo de educación general, o es un veterano que ha sido dado de alta con honores de los Guardacostas o las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos;   - No ha sido condenado por un delito mayor, un delito menor significativo, múltiples delitos menores ni representa una amenaza para la seguridad nacional o la seguridad pública;   - No es mayor de 30 años de edad.
Advertencia de viaje
La Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA) recordó a los dreamers que reciban el beneficio administrativo que no salgan del país porque se activa de inmediato la denominada Ley del Castigo.
La Ley del Castigo fue aprobada por el Congreso en 1996 y señala que aquellos indocumentados que permanecen más de 180 días sin papeles de estadía legal en Estados Unidos, deberán cumplir una sanción de tres años fuera del país, y aquellos que permanecen más de un año deberán permanecer fuera 10 años antes de poder regresar previo trámite de un perdón consular.
AILA dijo que dreamers deben ser "cuidadosos" con el llenado de los formularios y la información que envíe a la USCIS, y que en caso de cualquier duda consulten a un abogado especializado en las leyes de inmigración y con licencia para representar casos ante la USCIS.
©Univision.com
Comentarios