Arranca en California caminata de 21 días por la reforma migratoria

Univision.com | Aug 12, 2013 | 8:52 AM

Once activistas y religiosos recorrerán 285 millas para presionar a los republicanos que aprueben plan con ciudadanía

Este lunes arranca en Sacramento, California, la caminata de 21 días que tiene como objetivo convencer a los republicanos de la Cámara de Representantes para que voten un proyecto de reforma migratoria como el aprobado por el Senado a finales de junio. Los organizadores señalaron que los participantes recorrerán 285 millas (456 kilómetros).
“Especial interactivo: La Huella Digital: reforma migratoria, ¿sueño o pesadilla?.”
Los organizadores indicaron que la marcha es parte de las más de 300 actividades que desarrollarán durante el receso de verano que tienen como objetivo presionar a la Cámara para que apruebe una ley que incluya una vía a la ciudadanía para los 11 millones de indocumentados. El receso inició el 5 de agosto y finaliza el 9 de septiembre.
El movimiento surgió a raíz de la negativa de la Cámara de Representantes, liderada por los republicanos, a debatir un plan de reforma como el aprobado por el senado a finales de junio, que se basa en un fuerte componente de seguridad fronteriza e incluye una vía de legalización para indocumentados que carecen de antecedentes penales y viven en Estados Unidos desde antes del 312 de diciembre de 2011.
Antes de ser aprobado con 68 votos a favor y 32 en contra, el presidente del Congreso, John Boehner (republicano de Ohio) advirtió que la Cámara debatiría su propia iniciativa y anunció la vigencia de la regla Hastert, medida que sólo permite debatir en el pleno proyectos que cuenten con el respaldo de la mayoría de la mayoría.
Caminata de 21 días
Mientras la Cámara decide durante el receso qué hará cuando regrese el 9 de septiembre, los organizadores de la Caravana no se detienen.
Este lunes 12 de agosto 11 peregrinos, que representan a los 11 millones de indocumentados, comenzarán una caminata de 285 millas (de Sacramento a Bakersfield, en California) para pedir una reforma con camino a la ciudadanía. La protesta, integrada por activistas y religiosos, demorará 21 días y finalizará frente a las oficinas del congresista Kevin McCarthy (republicano de California), hombre clave en la Cámara y quien cuenta los votos para asegurar el cumplimiento de la regla Hastert.
La Caravana señaló que dos tercios de los 11 millones de indocumentados que calificarían para una reforma migratoria como la del Senado “han estado en el país por más de una década” y destacó que, de acuerdo a encuestas publicadas por varios medios tras la reelección de Obama para un segundo mandato de cuatro años, la mayoría de los estadounidenses aprueban una reforma migratoria que incluya la ciudadanía.
El grupo de organizaciones considera que la ciudadanía “es la única respuesta moral al sistema de inmigración actual que se encuentra roto, que ha separado, y separa familias, y devasta a la comunidad inmigrante”.
Suma de votos
La Cámara está compuesta por 234 republicanos y 201 demócratas. Para cumplir con la regla Hastert se necesitan 118 votos y una iniciativa como la del Senado tiene menos votos de los exigidos por Boehner.
Esta semana el congresista Luis Gutiérrez (demócrata de Illinois) dijo al noticiero Univision que cuentan con el respaldo de entre 40 y 50 republicanos para debatir una propuesta de reforma migratoria que incluya una vía de legalización para millones de indocumentados. A mediados de julio el legislador Joe García (demócrata de Florida) le dijo a UnivisionNoticias.com que el número de respaldos era entre 60 y 70.
Si bien el número no alcanza para cumplir con la regla Hastert, tanto Gutiérrez como García señalaron que si a los 195 votos demócratas se suman los apoyos republicanos, un proyecto de reforma migratoria como el del Senado sería aprobado sin contratiempos en el pleno de la Cámara, donde se requieren 218 de los 435 votos.
Como no existe el número de votos para llevar un proyecto al pleno, el ala ultraconservadora del Partido Republicano batalla por debatir la reforma por partes. Uno de los principales congresistas que lideran la estrategia, Bob Goodlatte (republicano de Virginia), presidente del Comité Judicial, dijo la semana pasada en el programa Al Punto con el periodista Jorge Ramos que seguirá adelante y resaltó que a la fecha ya se han debatido y aprobado al menos seis enmiendas tanto en el Comité como en el pleno.
La reforma republicana
Una de las medidas mencionada por Goodlatte criminaliza la estadía indocumentada, un acto que sigue siendo una falta de carácter civil no penal, y otra elimina los fondos del programa Acción Diferida (DACA, por sus siglas en inglés) que detiene las órdenes de deportación de 1.7 millones de jóvenes indocumentados conocidos como dreamers y les concede un permiso de trabajo temporal.
DACA fue anunciado por la secretaria del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Janet Napolitano, en junio del año pasado y entró en vigor dos meses más tarde, el 15 de agosto. Los dreamers son jóvenes estudiantes sin papeles de estadía legal que ingresaron siendo niños a Estados Unidos. El programa sólo cubre a indocumentados menores de 31 años de edad.
La resistencia del liderazgo republicano a seguir los pasos del Senado alimentó el surgimiento de la Caravana durante el receso de verano. Aseguran que no se detendrán hasta que el Congreso apruebe una ley amplia.
La primera semana
Durante la primera semana de actividades, sindicalistas, religiosos, activistas y políticos llevaron a cabo una protesta de desobediencia civil frente al Capitolio donde se registraron más de 30 arrestos.
En otro evento, decenas de activistas acudieron a la oficina de Carthy para que convenza al liderazgo de su partido y permita el envío de un proyecto amplio al pleno.
Simultáneamente, el Grupo de los Siete -integrado por tres legisladores demócratas y cuatro republicanos- da los últimos toques a una propuesta de ley redactada en secreto. El plan sería entregado la segunda semana de septiembre e incluye una vía hacia la legalización para millones de indocumentados.
Filtrado a finales de julio al diario The Washington Post, el plan incluye una medida que obligaría a los sin papeles a reconocer que violaron leyes de Estados Unidos e ingresar en un estado de libertad condicional o probatoria durante cinco años antes de poder tramitar la residencia permanente.
La tarjeta verde o green card les sería entregada en un plazo de cinco años. Los beneficiarios deberán esperar otros cinco años para ser elegibles a la ciudadanía estadounidense.
Activistas han señalado que respaldarían una reforma migratoria por partes “siempre y cuando una de ellas incluya la ciudadanía para los indocumentados”.
El viernes Obama, durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca, reiteró que la reforma migratoria sería beneficiosa y urgió a los republicanos de la Cámara de Representantes a que aprueben una reforma migratoria con camino a la legalización de los millones de indocumentados que viven en el país.
©Univision.com
Comentarios