Dreamers arrestados en Arizona logran primer paso hacia el asilo en Estados Unidos

Univision.com | Aug 06, 2013 | 3:01 PM

Podrían ser liberados pronto mientras el gobierno federal resuelve solicitudes

Las solicitudes de asilo de los nueve dreamers detenidos por las autoridades de inmigración en Arizona avanzaron el lunes cuando el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) aprobó tentativamente los argumentos.
“Seis de los nueve inmigrantes mexicanos residían ilegalmente en el país y salieron para intentar v”
Seis de los nueve inmigrantes mexicanos residían ilegalmente en el país y salieron para intentar volver a entrar desde México como parte de una protesta contra las deportaciones.
El resto habían sido deportados e intentaron regresar sin autorización cuando fueron detenidos en la frontera.
La aprobación preliminar de asilo es muy inusual, porque normalmente el gobierno estadounidense no otorga asilo a ciudadanos mexicanos, reportó The Associated Press.
Poco antes de la confirmación hecha por el gobierno estadounidense, La Alianza Nacional de Jóvenes Inmigrantes (NIYA, por sus siglas en inglés) dijo a UnivisionNoticias.com que “estamos esperando saber el estatus de los últimos dos, Lizbeth Mateo y Marco Saavedra. El ICE ha determinado que los siete otros tienen temor creíble”.Christopher Bentley, uno de los voceros de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS), agencia que tramita las peticiones de asilo, dijo minutos más tarde que la dependencia llegó a la conclusión que los jóvenes arrestados tenían un "temor fundado" de ser perseguidos si eran regresados a México.
El arresto
Los nueve dreamers fueron detenidos el 22 de julio en Nogales, Arizona y solicitaron asilo por razones humanitarias. Las peticiones fueron desestimadas por el gobierno estadounidense dando paso a que sus abogados presentaran nuevas solicitudes de asilo por temor creíble de regresar a su país de origen, México.
“Todavía todos están en la prisión de Eloy”, agregó NIYA. “Lulu Martinez y Maria Peniche están en celdas privadas, o como dice el ICE, en ‘segregación disciplinaria’”.
La protesta tenía como objetivo llamar la atención sobre la política de deportaciones del gobierno del presidente Barack Obama, que en los últimos cuatro años fiscales rompió récords sucesivos de deportaciones. El último, en 2012, con casi 410 mil expulsiones.
Récords de deportaciones
El DHS asegura que la mayoría de los deportados tenía antecedentes criminales, pero organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes reiteran que entre seis y siete de cada 10 expulsados no tenía antecedentes criminales que pusieran en riesgo la seguridad nacional de Estados Unidos.
Durante la primera administración de Obama (2009-2013) el DHS ha deportado a más de 1,6 millón de indocumentados, a un promedio de 1,200 diarios.
De acuerdo con estadísticas publicadas por el Center for Immigration Studies (CIS), el número de extranjeros expulsados entre el 1 de octubre de 2012 y el 31 de marzo de 2013 fue de 159,667. Durante el mismo período en el año fiscal 2012 la cifra fue de 197.748.
Optimismo moderado
La Alianza dijo tener la esperanza de que los dreamers sean liberados “pronto”, pero advirtió que “en verdad no lo sabemos. Hay mucha gente que pasa meses en la prisión esperando para una cita en Corte”.
El fallo a las peticiones de asilo podría demorar años, dijo The Associated Press.
En caso de ser liberados, los nueve dreamers tendrán derecho a gestionar un permiso de trabajo temporal ante la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS).
Si el DHS confirma el asilo, los nueve permanecerán legalmente en Estados Unidos y, al término de un año desde que las solicitudes fueron aprobadas, tendrán derecho a gestionar la residencia legal permanente. Cinco años después podrán pedir la ciudadanía.
Reforma migratoria
La protesta también buscaba presionar a la Cámara de Representantes para que apruebe una reforma migratoria siguiendo los pasos del Senado, que a finales de junio votó a favor de un proyecto que incluye una vía hacia la ciudadanía para indocumentados que carecen de antecedentes criminales prueben estar en el país desde antes del 31 de diciembre de 2011.
El presidente del Congreso, John Boehner (republicano de Iowa) puso como regla el apoyo de “la mayoría de la mayoría” para debatir cualquier proyecto en el pleno; es decir, 118 de los 234 que integran la bancada.
De ellos, entre 60 y 70 quieren una reforma como la del Senado y el resto se opone.
Para aprobar la reforma migratoria en el pleno se necesitan 218 votos. Los demócratas aseguran contar con 195 respaldos más los 60 0 70 apoyos republicanos. La regla de Boehner tiene detenido el proceso.
©Univision.com
Commentarios