'Tenemos los votos para la reforma, sólo necesitamos la votación'

EFE | Jul 31, 2013 | 7:16 PM

Luis Gutiérrez afirma que hay 'docenas' de apoyos republicanos

El congresista demócrata por Illinois Luis Gutiérrez aseguró el miércoles que la reforma migratoria integral cuenta con "docenas" de apoyos republicanos en la Cámara de Representantes, por lo que lo único necesario para que ésta salga adelante es que se proceda a su votación.
"He hablado con docenas de congresistas republicanos que apoyan la reforma migratoria integral, como Paul Ryan (Wisconsin) o Mike Coffman (Colorado), pero debemos lograr una votación", indicó Gutiérrez, quien, además, garantizó que, si ésta tuviera lugar a día de hoy, 195 de los 201 legisladores demócratas de la Cámara votarían por un texto similar al aprobado en el Senado.
Estos 195 votos, junto a los de las docenas de republicanos que el congresista hispano asegura que apoyan la reforma, son los que, a su juicio, permitirían alcanzar los 218 votos necesarios para que la medida pueda ser aprobada en la Cámara Baja.
'Verano por la reforma migratoria'
Gutiérrez hizo estas declaraciones en el acto de presentación de la campaña "Verano de la Reforma Migratoria", impulsado por la Alianza para la Ciudadanía y por la que se llevarán a cabo más de 360 eventos en hasta 52 distritos distintos del Congreso en todo el país para presionar a favor de la reforma.
El objetivo de la campaña es "mantener la presión" sobre los congresistas republicanos con respecto a este asunto durante el receso de agosto -que empieza el próximo lunes-, de modo que estos mediten su posición en vistas al regreso a la actividad parlamentaria en septiembre y a la presumible votación sobre la reforma.
"Vamos a recordar agosto como un mes fundamental para la reforma migratoria", dijo Gutiérrez, quien, junto al representante demócrata por Texas Joaquín Castro, apoyó la medida e hizo acto de presencia en su presentación.
"Rechazamos crear una clase de estadounidenses de segunda, por eso exigimos la ciudadanía", destacó Castro en su parlamento ante los medios en las dependencias del Congreso.
Las acciones se centrarán en aquellos distritos electorales representados por congresistas reacios o que no han mostrado su apoyo a la reforma y se materializarán en peregrinaciones, visitas a representantes, reuniones, encuentros, actividades al aire libre e incluso anuncios en medios hispanos.
En busca de firmas por la reforma
Paralelamente, tratarán colectar durante este mes de agosto hasta medio millón de firmas a favor de que se apruebe la reforma, según indicó Clarissa Martínez, directora de Acción Social e Inmigración del Consejo Nacional de La Raza, una de las organizaciones impulsoras de la campaña.
"Estamos en un momento muy crítico y debemos asegurarnos que contribuimos a crear la coalición de la victoria. Grupos de todo el espectro político, tanto progresistas como conservadores, sindicatos, grupos religiosos y empleados agrícolas tomaremos parte de estos eventos", apuntó la activista hispana.
Otra de las acciones destacadas que se presentaron fue la celebración de una "peregrinación" a pie de 22 días que cubrirá los casi 500 kilómetros que separan los municipios californianos de Sacramento y Bakersfield, ciudad donde reside y a la que representa en la Cámara el republicano Kevin McCarthy.
"Este es el principio de un largo verano para los legisladores. Los republicanos de la Cámara se llevarán una gran sorpresa, porque les estaremos esperando en sus casas cuando lleguen", apuntó en tono jocoso Eliseo Medina, secretario y tesorero de la Unión Internacional de Empleados de Servicios.
"No nos temblará el pulso a la hora de dar nombres, porque en 2014 hay elecciones legislativas y nuestra comunidad está muy pendientes de la decisión que tomen sus legisladores en esta cuestión", remachó Medina.
La reforma migratoria afrontará en septiembre -cuando la Cámara retome la actividad- un período decisivo para que pueda ser aprobada antes de final de año, puesto que, tras la aprobación de la propuesta del Senado el pasado mes de junio, la pelota ha quedado ahora sobre el tejado de la Cámara, controlada por los republicanos.
©EFE
Commentarios