Los hispanos son el grupo étnico menos feliz de Estados Unidos

Univision.com | Jul 30, 2013 | 12:39 PM

La idea del sueño americano refleja diferencias fundamentales entre América Latina y Estados Unidos

Por: Jordi Oliveres
Los hispanos en Estados Unidos son el grupo étnico menos feliz del país de acuerdo a una encuesta interactiva Harris (“Harris Poll Happiness Index”)  publicada a fines de mayo. Harris realizó el cálculo usando las respuestas de 2,345 adultos a quienes se les preguntó si se identificaban con 10 frases, como “Tengo relaciones positivas con los miembros de mi familia” o “Mi trabajo me frustra”, que se asocian con emociones positivas o negativas. Los resultados podrían parecer sorprendentes, ya que a pesar de la pobreza en la región, muchos países latinoamericanos aparecen de manera consistente entre los más felices del mundo en las encuestas sobre el bienestar y la satisfacción con la vida, un fenómeno conocido como “la paradoja latinoamericana”. Pero gracias a investigaciones hechas recientemente, cada vez se sabe más sobre los factores que contribuyen a la felicidad, y esto permite especular sobre por qué las personas de algunos de los países más felices del mundo son las menos felices al llegar a otro. “Es muy importante la posición relativa”, dijo el Dr. Mariano Rojas, vicepresidente de la Sociedad Internacional para Estudios de Calidad de Vida. Los estudios sobre la felicidad han encontrado que la igualdad de estatus se relaciona más al bienestar que el ingreso. En otras palabras, es mejor ganar $5 en una comunidad donde todos ganan $5 o $6 que ganar $10 donde todos ganan $50. Menos ricos en EEUU Según Dan Buettner, un autor que ha explorado algunas de los lugares más felices del mundo (Dinamarca, Singapur y México, entre otros), muchos de los hispanos en Estados Unidos dejaron sus países de origen en búsqueda de un salario más alto al que ganaban en casa. Y aunque muchos de ellos efectivamente  aumentan su ingreso de forma objetiva al cruzar el Río Bravo, su posición relativa en la sociedad pasa de una cercana al promedio en su país de origen a una muy baja en Estados Unidos. “Pensamos que tener más dinero nos va a traer más felicidad”, dijo Buettner. “Pero una vez que tienes un techo, comida, tus necesidades básicas, el dinero se correlaciona muy poco con la felicidad.” Según Buettner, muchos estudios han encontrado que a partir de ese punto un aumento en el ingreso no necesariamente es proporcional a un aumento en el bienestar. “Es sabido que sin importar cuánto gane una persona, puede estar decepcionada si sus aspiraciones son todavía más altas”, dijo el Dr. Ed Diener, profesor de psicología en la Universidad de Illinois y una de las autoridades mundiales en el estudio de la felicidad. “Entonces aún si todos los hispanos tuvieran trabajo y estuvieran bien económicamente, podrían estar decepcionados si esperaban progresar más rápido en Estados Unidos”.
Sueños marchitos Las aspiraciones de los hispanos en Estados Unidos varían a nivel individual, pero el deterioro de la movilidad social en este país puede haber decepcionado a aquellos que llegaron en busca del famoso sueño americano. Un estudio del Pew Research Center (Wealth Gaps Rise to Record Highs Between Whites, Blacks, Hispanics) encontró que los hispanos fueron el grupo étnico más afectado por la crisis económica en Estados Unidos. Entre el 2005 y el 2009 la riqueza de los hispanos en este país disminuyó un 66 porciento. “Los que tienen sus empleos más en peligro son los más reemplazables, que son los menos educados, que generalmente son los hispanos”, dijo el Dr. Gerardo Leyva, director de Investigación del Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática de México (INEGI). Según Rojas, la idea del sueño americano refleja diferencias fundamentales entre América Latina y Estados Unidos. “Estados Unidos valora mucho la parte material de la vida…, es un país donde el estatus de una persona depende más de lo que puede comprar”, dijo. “En América Latina la cultura es más relacional y uno no necesita riqueza para sentirse competente y para sentirse de valor, porque el aprecio de la familia y amigos es muy importante”. Sean familia o amigos, el migrante deja atrás a sus seres queridos, y esto puede disminuir su felicidad. “Sabemos por los estudios de felicidad en todo el mundo que las relaciones con las personas son lo más importante para la felicidad”, dijo Leyva. “Ir a ganar más dinero a cambio de eso va a tener un precio sobre tu felicidad”.
Rojas señaló que además de los seres queridos, uno también deja atrás lugares repletos de recuerdos, que dan una sensación de pertenencia. Al emigrar, “uno llega a un lugar donde, por lo menos al inicio, para cualquier lado que ve no siente una conexión afectiva con el pasado”, dijo.
Cambios de peso La falta de esta conexión afectiva con el entorno puede generar un sentimiento de exclusión, dijo Rojas. Y el debate que se ha dado en los últimos años sobre la reforma migratoria puede exacerbar esta sensación, porque subraya la diferencia entre los hispanos y el resto de la sociedad americana. Distinto es el caso de las generaciones de hispanos que nacen en Estados Unidos y crean sus redes sociales y familiares en este país. Un estudio del Pew Research Center (“Second Generation Americans: A portrait of the adult children of immigrants”) publicado a principios de este año encontró que los adultos hispanos de segunda generación en Estados Unidos ganan más dinero que sus padres, tienen una probabilidad más alta de ir a la universidad y de ser dueños de sus casas, y es menos probable que vivan en la pobreza. Pese a ello, la mitad de la población hispana en Estados Unidos es de primera generación, y es probable que representen a una parte importante de los encuestados por Harris. “Cuando hay un tema de migración… es como un jardinero que saca a una pequeña planta de donde está y la pone en otro lado”, dijo Rojas. “Después de un tiempo echa raíces y crece, pero generalmente al principio se marchita.”
©Univision.com
Comentarios