Imputaron por homicidio a conductor de tren siniestrado en España

Univision.com | Jul 27, 2013 | 1:08 PM

Francisco José Garzón, de 52 años

El maquinista del tren que descarriló en Santiago de Compostela (noroeste) fue trasladado ya a una comisaría de esa localidad, donde fue formalmente imputado por un supuesto delito de homicidio por imprudencia.
Fue el ministro español del Interior, Jorge Fernández Díaz, quien hizo el anuncio en la misma comisaría a la que previamente había sido trasladado Francisco José Garzón, de 52 años, quien poco antes había recibido el alta médica, informó la agencia Efe.
Garzón, que se niega a prestar declaración y rechazó ayuda psicológica, será puesto a disposición del juez antes de las 18:00 horas GMT del domingo, que es cuando culminan las 72 horas en las que, según la legislación española, puede estar detenido por la Policía.
"Es público y notorio que se ha negado a declarar (ante la policía). Está en su derecho a no declarar y a cambiar de opinión", dijo el ministro del Interior quien poco antes, durante la visita al lugar del accidente, justificó la detención del maquinista en los "indicios" de su responsabilidad en el accidente que costó la vida a 78 personas el pasado miércoles por la noche.
Fernández Díaz se unió a las voces de los directivos de la compañía ferroviaria (Renfe) y de la gestora de las líneas (Adif), quienes ya apuntaron la responsabilidad del maquinista.
Poco después del suceso, en una conversación telefónica con un alto cargo político de la región de Galicia, Garzón había dicho que circulaba a 190 kilómetros por hora en un tramo en el que la velocidad máxima era ochenta, precisa Efe.
Hallaron caja negra
Por su parte, la ministra de Fomento, Ana Pastor, aseguró que la caja negra del tren continúa bajo custodia policial y, por el momento, su contenido no ha trascendido.
Pastor defendió el sistema de seguridad de los trenes españoles, de los que aseguró que cumplen con el ordenamiento comunitario y subrayó que los operarios ferroviarios tienen la obligación de cumplirlo.
'Hay indicios racionales'
En tanto, el ministro español del Interior, Jorge Fernández Díaz, afirmó que Francisco José Garzón Amo, fue detenido "porque hay indicios racionales" para pensar en que tenga responsabilidad, informó por su parte Notimex.
"Evidentemente está detenido por la Policía porque qué duda cabe en que hay indicios racionales para considerar que pueda tener una eventual responsabilidad en lo sucedido", dijo tras llegar al lugar del accidente, la localidad de Angrois, muy cerca de Santiago de Compostela.
Responsabilidad, dijo, que deberá determinar en todo caso el juez y la investigación abierta por el Ministerio de Fomento y por las autoridades técnicas competentes para este tipo de accidente.
Fernández Díaz anotó que las investigaciones, tanto la judicial como la técnica que desarrolla la comisión de accidentes dependiente del Ministerio de Fomento, permanecen abiertas.
Preocupación por 31 heridos
Por otro lado, un total de 71 personas heridas en el accidente siguen hospitalizadas, de las que los casos más preocupantes son los de 31 que están diagnosticados como críticos, informaron las autoridades sanitarias de Galicia, según precisó Efe en otro parte informativo.
De los casos críticos veintiocho son adultos y otros tres menores de edad.
De la cifra total de heridos ingresados en diversos hospitales gallegos hay nacionales de Argentina, Venezuela, Colombia, Perú, Estados Unidos y Reino Unido, aparte de españoles, que son mayoría.
Actualmente quedan 71 en diversos centros sanitarios de Galicia.
Emoción y lágrimas
Tres días despues de la peor tragedia ferroviaria en décadas en España, los habitantes de Santiago de Compostela y de toda Galicia, acudieron al lugar del siniestro, muchos con lágrimas en los ojos, para rezar en silencio o simplemente por curiosidad, indicó a su vez la Agencia France Press.
"Nos imaginábamos que ya estaba todo limpio y acabamos de ver que el primer convoy está todavía allí. Te da así un poco de escalofrío pensar todo lo que se pudo haber vivido aquí, en ese día y esa noche terrible" del miércoles, dice Celia Rosende, apuntando a lo lejos hacia la máquina del tren de morro alargado y parabrisas completamente roto, que sigue sobre las vías.
Esta empleada de la universidad de Santiago de Compostela se ha detenido en el lugar del accidente con su esposo y una pareja de amigos camino del centro de Santiago. Su madre, de 81 años, se ha quedado en el coche: "la abuela no quiere verlo", dice.
Parejas, grupos de amigos, familias con niños: hay un goteo continuo de gente que acude desde el jueves para ver los restos de la tragedia desde el pequeño puente sobre las vías, en el que se han colocado cuatro ramos de flores.
"Santiago somos todos, somos un pueblo pequeño con gente grande", se puede leer en uno de ellos, en un homenaje a los vecinos del barrio santiagués de Angrois, que fueron los primeros en ayudar a las víctimas del accidente.
Siguiendo un pequeño camino, la gente puede acercarse hasta ver prácticamente desde encima la locomotora que sigue tirada en las vías. En la verja que impide pasar hasta ella, se han colgado también otros ramos.
'Es horrible, horrible'
En el lugar del desastre, un trozo de vagón ha sido colocado en un tren de mercancías aparcado a su lado y, detrás, protegida por cordones policiales, continúa la enorme grúa que desde el jueves ha estado sacando vagones siniestrados de la vía.
"Es horrible, horrible", murmura María Lourdes Torreira, de 56 años, con lágrimas en los ojos.
"Si yo llego aquí y veo a la gente tirada me da algo. Hay que tener mucho pecho para venir aquí y ayudar", añadió, recordando una tragedia que ha causado 78 muertos.
Justo cuando la lluvia hace su aparición, haciendo todavía más sombrío el lugar del accidente, una pareja de treintañeros silenciosos buscan un lugar donde cobijarse.
Visiblemente afectados, explican que trabajan juntos en una empresa de pompas fúnebres y, por eso, prefieren no dar su nombre. Les llamaron el miércoles por la noche para trabajar sin descanso "hasta ayer (viernes) por la noche", explica la mujer, de manera lacónica.
"Aún no lo hemos asimilado", añade, antes de marcharse cogidos de la mano.
©Univision.com
Commentarios