La tragedia de Santiago y el fantasma de Atocha

Univision.com | Jul 25, 2013 | 2:36 PM

Por Maria Arce (@maria_arce)

Los hierros retorcidos. Los rostros bañados en sangre. Gritos, llanto, dolor. El tren yace inerte sobre las vías. Sus vagones, destrozados. Los cuerpos en fila al costado del tren. Están cubiertos con mantas. La vista aérea es desoladora. Los rescatistas trabajan contrarreloj. Los hospitales colapsan y el luto se apodera de España. Nadie entiende tanto horror. El terrible cuadro  puede ser el de ayer en Santiago de Compostela, pero también revive la sombra del atentado de Atocha en 2004.
Las imágenes que llegan desde Galicia estremecen y a quienes hemos vivido el atentado del 11 de marzo de 2004 de cerca nos erizan la piel. La tragedia vuelve a sacudir España y a los corazones de quienes somos hispanos y tenemos nuestras más profundas raíces en aquella tierra. 
El gobierno español también ve la similitud en las imágenes y se apresura a informar que la muerte en las vías de Santiago de Compostela no fue producida por un atentado terrorista. Las escenas son tan parecidas.
España llora como lloró hace casi una década. En el 11-M en Madrid murieron 191 personas. En el 24-J en A Grandeira al menos 80. La cifra aun puede ser peor. 36 heridos están gravísimos. En 2004 fueron 10 bombas que estallaron en serie las que destrozaron las vidas de españoles y ciudadanos de todas partes del mundo. En 2013, el tren se transforma en una bomba de tiempo y todo indica que el exceso de velocidad fue lo que truncó el destino  de –además de españoles-  mexicanos, estadounidenses y  dominicanos. Nacionales de esos países ya figuran entre la lista de fallecidos.  El resto se conocerá esta noche. 
Santiago y Galicia de luto. España llora como el 11 de marzo de 2004.  Y es entonces cuando accidentes como el de ayer que son evitables –por eso son accidentes- se vuelven tan devastadores como un atentado terrorista. A final de cuentas las secuelas son las mismas. Cientos de vidas arruinadas. Miles de corazones quebrados en todo el mundo. Y una pregunta que vuelve como un fantasma. ¿Por qué?
©Univision.com
Comentarios