Falleció José Salgar, maestro de Gabriel García Márquez

The Associated Press | Jul 23, 2013 | 10:19 AM

Siempre en la trinchera del periodismo

BOGOTÁ, Colombia - José Salgar, el veterano periodista que se preciaba de haberle enseñado periodismo al Nobel de Literatura Gabriel García Márquez, falleció en Bogotá, informaron sus familiares. Tenía 92 años.
“El murió el domingo, hacia las seis de la tarde, en su casa del barrio El Chicó… y murió de los achaques propios de la vejez”, explicó telefónicamente a The Associated Press Daniel Salgar, nieto de José Salgar, quien se inició como periodista en 1934 en el diario bogotano El Espectador.
Salgar deja seis hijos y sus exequias se cumplirán en la capital colombiana, precisó Daniel Salgar.
“Hace unos meses a don José le encontraron un tumor en la cabeza. Llegó enterito (de salud) hasta la última semana y ya en la última semana se deterioró mucho”, agregó Fidel Cano, actual director de El Espectador.
“Sus orígenes en el oficio son apasionantes. Sobre todo para los reporteros de hoy, que no concebimos trabajar sin celular, computador, internet. Hacia 1934, a sus 13 años, el ‘Mono Salgar’ fundía el plomo con el que se imprimía el diario a las 4:00 a.m. Luego pasó a recibir llamadas y tomar notas, después fue redactor, jefe de redacción, subdirector, hasta que llegó a la dirección” entre finales de 1997 y principios de 1998, escribió Daniel Salgar cuando su abuelo cumplió 90 años.
En concepto de Cano, “buena parte de El Espectador se debe a don José, sobre todo en el último tiempo. Haber manejado esa famosa redacción de los años 50 con Gabo (García Márquez), Guillermo Cano, con (Eduardo) Zalamea no debió ser nada fácil y muestra su liderazgo como maestro de periodistas”.
En los años 80 Salgar y Guillermo Cano, entonces director de El Espectador, se pusieron al frente desde el diario a denunciar a los narcotraficantes, sobre todo a los del cartel de Medellín del extinto capo Pablo Escobar.
Cano fue asesinado en diciembre de 1986. Tres años después el narcotráfico hizo explotar una bomba en las instalaciones de El Espectador. Entonces Salgar, insistió Cano, “se echa a hombros el periódico e insiste en que el periódico tiene que informar sobre la noticia que lo afecta y logra sacar una edición de 16 páginas”.
A principios de los años 50 el periodista Salgar recibió, en calidad de jefe de redacción de El Espectador, al que más adelante se convertiría en uno de los mejores escritores de habla hispana de todos los tiempos: Gabriel García Márquez.
En noviembre del año pasado, cuando en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, México, fue presentada la obra Gabo, periodista, Salgar figuró como uno de sus autores.
El artículo de Salgar aborda hechos desconocidos del reportaje “Relato de náufrago” que García Márquez escribió en 1955 por entregas para El Espectador, sobre la historia de Luis Alejandro Velasco y cómo este logró sobrevivir durante 10 días en alta mar en el Caribe.
“Es el momento en que García Márquez estaba tratando de inyectarle calor Caribe al periodismo bogotano, que le parecía muy frío”, explicó hace ocho meses Salgar en entrevista telefónica con la AP
 “Entonces Gabo llegó a aprender periodismo conmigo porque decía que la literatura no daba nada de plata y que el periodismo al menos le daba un puesto permanente”, agregó Salgar, quien para esa época era jefe del entonces naciente escritor.
Cuando el náufrago Velasco llegó al país, recordó Salgar, “la noticia era demasiado fría y ya había pasado, pero se llegó a un momento en que (en El Espectador) se le dijo a Gabo: ‘Póngale usted cosas, sin desvirtuar la verdad, con un poco las arandelas literarias que usted ha aprendido y con el color Caribe que usted quiere meterle al periodismo bogotano’ ”.
Entonces, agregó, García Márquez “comenzó una serie extraordinaria (porque) empezó a sacarle a este tipo (Velasco) una cantidad de cosas que no había dicho. Por ejemplo, que el barco había naufragado porque llevaba contrabando, un barco oficial”.
Para la época en la que García Márquez escribió “Relato de náufrago”, el país vivía bajo la dictadura de Gustavo Rojas Pinilla, un general con corte populista que gobernó a Colombia entre 1953 y 1957.
Según Salgar, la publicación de la serie sobre la historia de Velasco contribuyó en parte a la caída del dictador, pese a que el Nobel tuvo que abandonar el país con rumbo a Europa “porque estaba amenazado”.
Salgar recordó la última conversación que tuvo con García Márquez. “Fue cuando me llamó para felicitarme por mis 90 años”, dijo. “Esa conversación fue muy cálida (y ambos concluimos) que no había pasado nada en 60 años”.
©The Associated Press
Comentarios