Visten esculturas en Río de Janeiro por visita de Francisco

EFE | Jul 18, 2013 | 3:37 PM
RÍO DE JANEIRO - Las esculturas hechas de arena de la mujer brasileña en la playa de Copacabana, en Río de Janeiro, están más recatadas por respeto a la próxima visita del papa Francisco y ahora “usan” faldas en lugar de los minúsculos bikinis.
Fue el propio autor, Ubiratan dos Santos, quien decidió cambiar su obra con motivo de la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), a la que asistirá el Pontífice la próxima semana.
Dos Santos trabaja hace 20 años con la arena de la playa carioca más famosa esculpiendo las formas de la mujer “perfecta”, como dijo a Efe.
Anteriormente había otro escultor en la playa, pero Dos Santos no creía que sus esculturas representaran a la mujer “verdadera”. “Quería esculpir la mujer perfecta. Aquella a la que miramos y nos gusta”, explicó.
Sin embargo, la visita del Pontífice a la ciudad hizo que el artista repensara la obra y decidiera hacer que sus creaciones fueran un poco mejor comportadas.
“Sería una falta de respeto que el Papa estuviera en la playa y viera las mujeres en biquini”, considera Santos. “Creí que sería mejor cubrirlas por respeto”, añadió.
Una sorpresa entre la arena
Quien caminaba por el paseo marítimo se sorprendía. “Creo que es importante porque quita un poco ese símbolo de la sexualidad de las mujeres”, analiza la turista Ângela Marques.
Junto a su hija, ella aprovechó la oportunidad para hacer fotos a las obras de arte de arena ubicadas en la playa.
Dos Santos no se limitó a esculpir una falda sobre la tanga por respeto al papa Francisco, sino que destruyó otras cinco figuras femeninas y dejó tan solo una como ejemplo.
“Antes eran seis mujeres, y estoy pensando en sacar a la ‘mártir’”, cuenta el artista, que ha apodado así a la única que queda.
La obra contrasta con todo el conjunto de esculturas en homenaje a la JMJ que él elaboró en la mismo área con arena y agua del mar.
Hay una representación del papa Francisco, otra del Cristo Redentor y una de la Señora de Aparecida, patrona de Brasil, aunque también se puede ver una escultura del difunto Raul Seixas, un cantante de rock brasileño, que tampoco parece estar acorde con el conjunto católico.
“Destruí las esculturas ayer”, revela Santos sin que demuestre cualquier tipo de remordimiento, tal vez porque solo le toma cerca de 20 minutos esculpir mujeres de arena.
En cambio tardó cuatro horas para hacer la figura del Pontífice, recordó.
Hasta el inicio de la Jornada Mundial de la Juventud, que tendrá lugar del 23 al 28 de julio en Río de Janeiro, Dos Santos ya habrá decidido si mantiene a la mujer con falda o si ni siquiera ella sobrevive.
©EFE
Commentarios