En el corazón de Varginha, la favela que visitará Francisco

Univision.com | Jul 18, 2013 | 2:20 PM

Un momento esperado

Varginha se viste de fiesta. El Papa Francisco llega a Río de Janeiro y sus vecinos se preparan con todo para recibir el pontífice. Esta favela que acaba de ser pacificada fue elegida por los organizadores de la Jornada Mundial de la Juventud para ser visitada por Jorge Bergoglio la semana próxima.
Ubicada en el Complejo de Manguinhos, en la zona norte de la ciudad, la favela ya fue inspeccionada por el equipo de seguridad del Vaticano que dio el ok para que el Papa de misa. A Francisco lo espera una modesta capilla, la de São Jerônimo Emilliani, donde cada domingo se reúnen los creyentes. El pontífice argentino llegará en helicóptero y se bajará en una cancha de fútbol que hay enfrente a la capilla, donde los chicos juegan a la pelota.
Varginha es una comunidad de vecinos pequeña que se creó en la década de 1940 por inmigrantes que venían de Minas Gerais y de los Estados del nordeste de Brasil. Levantaron sus casas en un terreno abandonado de la Empresa de Correos y Telégrafos. Según datos del censo 2010, viven allí unas 1200 personas. Está situada en lo que se conoce como la “Franja de Gaza” de Río, así bautizada por la cantidad de enfrentamientos armados violentos que continuamente ocurrían entre policías y traficantes.
El padre Marcio Queiroz, cura de Varginha, cree que la elección de esta favela corresponde a la imagen del nuevo jefe de la Iglesia católica: “Tal vez se sintió muy identificado con esta favela. Una pequeña comunidad pobre”, dominada por una vía de tren gris. En su Buenos Aires natal, Jorge Bergoglio visitaba asiduamente las favelas de la capital argentina.
Según Everaldo Oliveira, responsable del recibimiento del Papa en Varginha, “Francisco recorrerá a pie los 200 metros que hay entre la iglesia y la cancha de fútbol. En el trayecto se detendrá en la casa de ocho habitantes, como un padre que visita a sus hijos”.
A pesar de la llegada de la Unidad de Policía Pacificadora a principio de 2013, la favela aun guarda resquicios de los tiempos de violencia. Todavía es muy reciente la intervención del Ejército y la Policía que permitió desactivar las redes de narcotraficantes que estaban allí instaladas. Desde enero pasado, al igual que en otra decena de favelas, las 'unidades de pacificación' de la Policía patrullan Varginha como parte de un plan de seguridad nacional. Según los vecinos, los narcos no han abandonado del todo la zona, aunque son más discretos y se mueven en las sombras.
Esta no es la primera vez que los vecinos de Varginha reciben la visita de una personalidad de la Iglesia católica. En 1972, la Madre Teresa de Calcuta en su visita a Brasil, caminó por las calles de la favela y visitó algunas casas de los vecinos. A partir de ahí, la comunidad abrió un espacio para que las hermanas de la caridad realizaran sus obras, como la catequesis de niños y visitas a las familias.
Ahora, con la visita del Papa el jueves 25 de julio, los vecinos esperan que la situación mejore. "Recibir al Papa es una bendición, pero espero que la comunidad mejore. Esa calle fue asfaltada en 1982 y nunca más", dijo el carpintero José da Costa, de 67 años, en referencia a la calle principal que está llena de baches (huecos). Junto a su esposa María de Souza, de 63 años, espera la llegada de cinco familiares que quieren ver de cerca a Francisco, según le contó al diario Estadao. "Siempre que vino el Papa, fuimos a verlo. Ahora él viene a nosotros. Es una alegría muy grande”, dijo María emocionada.
Pedro Batista de Souza es dueño de un puesto de venta de verduras en la favela. También tiene esperanza que con la visita de Francisco mejore la calidad de vida de los vecinos. “La gente precisa muchas cosas: cloacas, asfalto, veredas, más presión en el agua, que es muy débil, un pequeño parque para que los niños jueguen".
Según la Prefectura de la zona norte de Rio de Janeiro, una fuerza de tareas está trabajando a todo pulmón para mejorar el alumbrado, la limpieza y el estado de las calles de cara a la visita del Pontífice.
Además del Papa, unos 60 jóvenes de las villas –como llaman a las favelas en Argentina-  de Buenos Aires viajarán para compartir un encuentro fraternal y palpitar la visita de Francisco.  El grupo llevará  consigo una imagen de la Virgen de Luján, la santa patrona de los argentinos, idéntica a la que Bergolgio tiene en la Casa Santa Marta donde vive, para ofrendársela a los vecinos de Varginha. No será el único regalo. Los jóvenes esperan poder compartir con los afavelados las experiencias que han vivido junto al Papa. Jorge Bergolgio los visitaba con frecuencia en las villas cuando era arzobispo de Buenos Aires.
©Univision.com
Commentarios